Search

Datos sobre el linfoma - Puntos de vista de médicos expertos

última fecha actualizada: 05-Apr-2022

20 minutos de lectura

El sistema linfático es una red de ganglios linfáticos y arterias que transportan líquido linfático por todo el cuerpo. Los fluidos linfáticos incluyen glóbulos blancos que combaten las infecciones. Los ganglios linfáticos funcionan como filtros, recolectando y eliminando gérmenes y virus para evitar que la enfermedad se propague.

Si bien el sistema linfático normalmente defiende su cuerpo, los linfocitos, que son células linfáticas, pueden volverse malignos. Los linfomas son el término médico para las neoplasias malignas que afectan el sistema linfático.

Los linfomas, o tumores del sistema linfático, representan casi la mitad de todos los cánceres de la sangre diagnosticados cada año. Este sistema, que se compone de ganglios linfáticos en el cuello, las axilas, la ingle, el pecho y el vientre, elimina los desechos de su cuerpo y crea células inmunes. Las células de linfoma se forman cuando los linfocitos anormales, un tipo de glóbulo blanco que combate las infecciones, proliferan y se acumulan en los ganglios linfáticos. Estas células malignas debilitan su sistema inmunológico con el tiempo.

El linfoma es una categoría de neoplasias de linfocitos malignos con más de 90 subtipos. El linfoma es una neoplasia maligna que comienza en las células del sistema inmunitario del cuerpo.

 

Significado del linfoma

Los linfomas son cánceres que se originan en el sistema linfático (las diferentes glándulas linfáticas de todo el cuerpo) cuando proliferan los glóbulos blancos aberrantes. Los linfomas son el sexto tipo de cáncer más frecuente en el mundo.

Hay dos tipos de linfoma, cada uno de los cuales se disemina y se trata de manera diferente:

  • Linfoma no Hodgkin (que representa aproximadamente el 90% de los linfomas)
  • Linfoma de Hodgkin (que tiene una apariencia característica en las biopsias).

Saber qué forma de linfoma tiene es fundamental, ya que influye en sus opciones de tratamiento y pronóstico (pronóstico). Si no está seguro de qué tipo tiene, consulte a su médico para que pueda recibir la información correcta.

 

Más de 70 formas de cáncer son clasificadas como linfomas por los médicos. Los linfomas pueden afectar cualquier parte del sistema linfático, incluidos los siguientes:

  • médula ósea
  • timo
  • bazo
  • amígdalas
  • ganglio linfático

 

¿Cuáles son los diferentes tipos de cáncer de la sangre?

Las neoplasias malignas de la sangre (a veces conocidas como cánceres "hematológicos") incluyen linfoma, leucemia y mieloma. Aunque ciertas formas de linfoma y leucemia son idénticas, la mayoría de ellas crecen de manera diferente. Se comportan y también son tratados de manera diferente.

  • El linfoma afecta a los linfocitos. Las células anormales se desarrollan en los ganglios linfáticos u órganos del sistema linfático.
  • La leucemia es un cáncer que ataca a los glóbulos blancos, particularmente a los linfocitos. Las células aberrantes se forman en la médula ósea o la circulación.
  • Mieloma: afecta a un tipo específico de glóbulo blanco conocido como célula plasmática.

 

Etiología

Se han encontrado diferentes variables ambientales, virales y genéticas que predisponen al linfoma.

  • Exposición ocupacional: herbicidas, pesticidas
  • Organismos infecciosos: Helicobacter pylori (linfoma MALT), Borrelia burgdorferi, Chlamydia psittaci, Campylobacter jejuni, virus linfotrópico de células T humanas (leucemia/linfoma de células T adultas), hepatitis C (linfoma linfoplasmacítico, linfoma difuso de células B grandes y linfoma de la zona marginal) y herpesvirus humano 8 son (linfoma de derrame primario y enfermedad de Castleman). La estimulación crónica del tejido linfoide aumenta la posibilidad de desarrollo de linfoma. La infección persistente con virus como el virus de Epstein Barr y el CMV también predispone al desarrollo de linfoma.
  • Inmunodeficiencia: La infección por VIH, los pacientes trasplantados y las personas que sufren de enfermedades de inmunodeficiencia hereditaria también están en riesgo (inmunodeficiencia combinada grave e inmunodeficiencia variable común).
  • Drogas: Los inhibidores del factor alfa de necrosis tumoral se han relacionado con el linfoma de células T en particular. La inmunosupresión crónica aumenta la probabilidad de linfoma en pacientes posteriores al trasplante (tanto en trasplante de órganos sólidos como en receptores de trasplante de médula ósea).
  • Enfermedades autoinmunes: La enfermedad inflamatoria intestinal (linfoma relacionado con la enteropatía), la artritis reumatoide y el síndrome de Sjögren son ejemplos de enfermedades autoinmunes (linfoma difuso de células B grandes)
  • Ubicación geográfica: La incidencia de linfoma extraganglionar de células T/NK es alta en el sur de Asia y algunas regiones de América Latina.

 

Epidemiología

De 2009 a 2013, la incidencia de linfoma en los Estados Unidos fue de 22 / 100,000, lo que representa aproximadamente el 5% de todas las neoplasias malignas; se duplicó entre 1970 y 1990 y ha sido constante a partir de entonces. La edad promedio en el momento del diagnóstico es de 63 años. A los cinco años, se proyecta que la supervivencia general será del 72 por ciento, y está mejorando.

Los linfomas se dividen en dos tipos: linfoma de Hodgkin (LH), que representa el 10% de los casos, y linfoma no Hodgkin (LNH), que representa el 90% de los casos.

El LH se subdivide en tipos clásicos y no clásicos, mientras que el LNH se subdivide en tipos de células B, células T y asesinas naturales (NK).

El linfoma se clasifica clínicamente como agresivo (grado alto) o indolente (grado bajo) (grado bajo). En general, el linfoma no Hodgkin es común en la edad de 65 a 74 años, la edad media es de 67 años.

 

Fisiopatología del cáncer de linfoma

Diferentes tensiones, incluidos los estímulos infecciosos, inflamatorios y tóxicos, interactúan de manera complicada con la composición genética del huésped humano para causar linfomagénesis. Un concepto generalmente reconocido de linfomagénesis es que los tratamientos inmunosupresores a largo plazo hacen que el sistema inmunitario innato sea menos capaz de detectar y destruir las células cancerosas o evitar infecciones que podrían conducir al cáncer.

El linfoma no Hodgkin se desarrolla a partir de células B, células T o células asesinas naturales como resultado de la translocación cromosómica o la mutación/deleción. La translocación cromosómica activa los proto-oncogenes, mientras que la deleción o mutación cromosómica inactiva los genes supresores de tumores.

 

Síntomas del linfoma

  • Hodgkin

Por lo general, se manifiesta como linfadenopatía agrandada superficial e indolora, que incluye cadenas de ganglios linfáticos adyacentes de manera predecible a medida que la enfermedad progresa. La propagación hematógena con invasión vascular ocurre más adelante en el curso de la enfermedad. Solo el 3-7 por ciento de los individuos tienen enfermedad infradiafragmática aislada, mientras que la mayoría de los pacientes tienen una enfermedad supradiafragmática.

En ausencia de síntomas, del 60 al 70 por ciento de los pacientes tienen linfadenopatía cervical y / o supraclavicular, el 30 por ciento tiene una enfermedad axilar y del 50 al 60 por ciento tienen afectación mediastínica detectada en la radiografía. Aunque los ganglios linfáticos paraaórticos están involucrados en la enfermedad infra diafragmática, la afectación de los órganos abdominales es poco frecuente.

Solo el 10-15% de los pacientes con LH desarrollan enfermedad extraganglionar, siendo los huesos, la médula ósea, los pulmones y el hígado los órganos más afectados. Aunque la afectación del SNC es poco común, la adenopatía paraaórtica que se extiende al espacio epidural puede causar síntomas neurológicos.

Aproximadamente el 25% de los pacientes con LH no detectados previamente presentan síntomas sistémicos antes de la aparición de la linfadenopatía, conocidos como síntomas B (fiebre, sudores nocturnos empapados y pérdida de peso involuntaria). Tanto en las etapas tempranas como avanzadas de la enfermedad, la presencia de estos síntomas se asocia con un peor pronóstico.

Otros síntomas incluyen prurito severo y malestar inducido por el alcohol que ocurre minutos después de consumir alcohol y se localiza en áreas de linfadenopatía. También se han documentado algunos trastornos neurológicos poco comunes, como la degeneración cerebelosa y el síndrome de la persona rígida.

Las características del linfoma de Hodgkin incluyen las siguientes:

  • Linfadenopatía asintomática
  • Pérdida de peso inexplicable, fiebre inexplicable, sudores nocturnos
  • Dolor en el pecho, tos, dificultad para respirar
  • Prurito
  • Dolor en los sitios de la enfermedad ganglionar
  • Dolor de espalda o de huesos
  • La esclerosis nodular es un tipo de esclerosis nodular. El linfoma de Hodgkin (NSHL) tiene un componente hereditario significativo y se detecta con frecuencia en los miembros de la familia.
  • Linfadenopatía palpable e indolora en el área cervical, axila o inguinal
  • Afectación del anillo de Waldeyer (parte posterior de la garganta, incluidas las amígdalas), occipital (parte inferior posterior del cráneo) o región epitroclear (dentro de la parte superior del brazo en el codo)
  • Esplenomegalia y/o hepatomegalia
  • El síndrome de la vena cava superior puede desarrollarse en pacientes con linfadenopatía mediastínica masiva
  • Los trastornos paraneoplásicos, como la degeneración cerebelosa, la neuropatía, el síndrome de Guillain-Barré o la leucoencefalopatía multifocal, pueden causar síntomas o signos en el sistema nervioso central.

  • Linfoma no Hodgkin

La queja más típica es asintomática, creciendo masa ganglionar, ya sea central o periféricamente situada. El veinte por ciento de los pacientes tienen enfermedad en estadio I, aproximadamente el 40% tiene la enfermedad restringida a un lado del diafragma (estadio II), otro 20% tiene afectación por encima y por debajo del diafragma, y el 40% tiene una enfermedad extensa con afectación extraganglionar. El pulmón, el hígado, el riñón y la médula ósea son sitios comunes de diseminación extraganglionar.

Alrededor del 30% de los pacientes experimentarán síntomas B, así como síntomas menos específicos como malestar general y cansancio.

 

Linfoma en niños

Muchos de los mismos factores de riesgo para el linfoma en niños también existen en adultos, sin embargo, algunos tipos de linfoma son más frecuentes en niños.

El linfoma de Hodgkin, por ejemplo, es más prevalente en niños de 15 años o menos, aunque la forma de LNH que ocurre en los jóvenes es generalmente agresiva y de rápido crecimiento.

Los niños con defectos del sistema inmunitario, como el VIH, o aquellos que usan medicamentos inmunosupresores tienen más probabilidades de desarrollar linfoma. Del mismo modo, los niños que han recibido radioterapia o quimioterapia tienen un mayor riesgo de contraer este tipo de cáncer.

 

Linfoma vs. leucemia

La leucemia y el linfoma son formas de cáncer de la sangre que se superponen a ciertos síntomas. Sin embargo, los dos tipos de cáncer se distinguen por sus orígenes, terapias y síntomas únicos.

 

Diagnóstico del linfoma

Tras la confirmación de un diagnóstico de linfoma mediante biopsia de tejido, la evaluación posterior implica determinar el tejido con mayor actividad de la enfermedad. Las tomografías PET/CT que detectan la absorción de fluorodesoxiglucosa radiomarcada (FDG) se utilizan para evaluar la actividad biológica del linfoma. La estadificación se realiza antes del inicio del tratamiento del linfoma.

La técnica de estadificación de Ann Arbor se utiliza para la estadificación clínica tanto del LH como del LNH. La presencia o ausencia de síntomas B (fiebre crónica, pérdida de peso de más del 10% del peso corporal durante seis meses o sudores nocturnos) se considera en la estadificación del linfoma. La lactato deshidrogenasa, los recuentos sanguíneos completos con diferencial, un panel metabólico completo y el ácido úrico se incluyen en el análisis de sangre.

Las pruebas de laboratorio incluyen las siguientes:

  • Estudios completos de recuento de células sanguíneas para anemia, linfopenia, neutrofilia o eosinofilia
  • Velocidad de sedimentación eritrocítica
  • Lactato deshidrogenasa
  • Creatinina sérica
  • Fosfatasa alcalina
  • La prueba del VIH es necesaria ya que los tratamientos antivirales pueden mejorar los resultados de la enfermedad en individuos VIH positivos; también se debe explorar la detección de la hepatitis B y C.
  • Los niveles de citoquinas (interleucina [IL]-6, IL-10) y CD25 soluble (receptor de IL-2) en la sangre se correlacionan con la carga tumoral, los síntomas sistémicos y el pronóstico.

Los estudios por imágenes incluyen los siguientes:

  • Radiografías simples: El estándar de oro para medir la masa mediastínica en relación con el diámetro torácico en radiografías de tórax posteroanterior y lateral sigue siendo la medición de la masa mediastínica en proporción al diámetro torácico.
  • Tomografía computarizada: La tomografía computarizada ha suplantado en gran medida la radiografía de tórax; Los posibles hallazgos anormales en las tomografías computarizadas del tórax, el abdomen y la pelvis incluyen ganglios linfáticos agrandados, hepatomegalia y / o esplenomegalia, nódulos o infiltrados pulmonares y derrames pleurales.
  • Tomografía por emisión de positrones: esencial para la estadificación inicial del linfoma de Hodgkin

Un examen histológico siempre es necesario para identificar el linfoma de Hodgkin, y se sugiere una biopsia de ganglio linfático por escisión por esta razón. Para escenificar al paciente, se utilizan varias investigaciones por imágenes.

 

Tratamiento del linfoma

Los principios generales de tratamiento incluyen los siguientes:

  • Radioterapia
  • Quimioterapia de inducción
  • Quimioterapia de rescate
  • Trasplante de células madre hematopoyéticas
  • Hodgkin

El estándar de atención convencional es la terapia de modalidad combinada, que incluye quimioterapia con conjugados anticuerpo-fármaco y radiación. La mayoría de los pacientes con LH son quimiosensibles, y la tasa de supervivencia general es del 86%.

ABVD es la terapia estándar en los Estados Unidos (US) (doxorrubicina, bleomicina, vinblastina y dacarbazina). El régimen BEACOPP (bleomicina, etopósido, doxorrubicina, ciclofosfamida, vincristina, procarbazina, prednisona) también se usa comúnmente.

Stanford V es un tercer régimen que se emplea (doxorrubicina, vinblastina, mecloretamina, vincristina, bleomicina, etopósido y prednisona). Los tres regímenes tuvieron tasas de respuesta comparables, con BEACOPP teniendo tasas de curación algo más altas que los otros dos, pero a expensas del aumento de la toxicidad, incluido el desarrollo de leucemia mieloide aguda secundaria / síndrome mielodisplásico y esterilidad.

Brentuximab vedotin (conjugado anticuerpo-fármaco dirigido CD30) fue autorizado por la FDA en 2018 para el tratamiento de primera línea del LH clásico en estadio III o IV junto con la quimioterapia AVD.

Debido al volumen de la enfermedad o la persistencia de PET/CT positivo después de la quimioterapia, la quimioterapia sistémica se aumenta con radiación local.

La repetición de imágenes, que consiste en una TOMOGRAFÍA PORO/TC, se utiliza para evaluar la respuesta a la terapia. Los criterios de deavullie se utilizan para evaluar los datos de PET/CT, con una señal menor o igual que la señal fisiológica del hígado siendo negativa (1-3) y la señal más grande que el hígado siendo positiva (4-5).

Una nueva técnica que está surgiendo tanto en los Estados Unidos como en Europa es comenzar el tratamiento con ABVD, evaluar la respuesta a la quimioterapia con PET / TC repetida después de dos ciclos y luego escalar a BEACOPP solo para pacientes con una respuesta incompleta.

La evidencia reciente sugiere que si la respuesta de PET / CT a ABVD es satisfactoria, la bleomicina se puede eliminar de los ciclos posteriores sin afectar la respuesta o causar daño extrapulmonar.

Después de completar la terapia, los pacientes son examinados como parte de un programa de vigilancia a intervalos regulares para descartar el regreso de la enfermedad, que incluye una historia clínica y un examen físico, así como pruebas básicas de laboratorio, pero sin repetición de imágenes de rutina.

Debido a que muchos pacientes con LH son jóvenes y están curados, vivirán durante mucho tiempo después del tratamiento y deben ser monitoreados para detectar complicaciones relacionadas con el tratamiento, particularmente el desarrollo de cánceres secundarios dentro de campos de radiación anteriores, como cáncer de pulmón, mama o tiroides, así como enfermedad de las arterias coronarias.

Existen varios tratamientos de rescate disponibles para individuos con LH resistente o recidivente. La FDA también ha autorizado brentuximab vedotin como un agente de segunda línea. Si la terapia de rescate es efectiva, es seguida por quimioterapia de dosis alta y rescate autólogo de células madre. En situaciones en las que la enfermedad es totalmente resistente o recae después del rescate autólogo de células madre, los medicamentos en investigación en el marco de un ensayo clínico son apropiados, al igual que el trasplante alogénico de células madre en casos seleccionados.

 

Diagnóstico diferencial

  • Citomegalovirus (CMV)
  • Virus de Epstein-Barr (VEB) Mononucleosis infecciosa (Mono)
  • Medicina Física y Rehabilitación para el Lupus Eritematoso Sistémico
  • Sarcoidosis
  • Enfermedad del suero
  • Cáncer de pulmón de células pequeñas (CPCP)
  • Sífilis
  • Toxoplasmosis
  • Tuberculosis (TB)

 

Oncología Radioterápica

El tratamiento con radiación (RT) se utiliza con frecuencia después de la quimioterapia para una región residual y restringida de la linfadenopatía que es FDG ávida en la reenja de PET / CT en el LH típico. Algunos casos de LH con predominación de linfocitos nodulares se pueden tratar con RT sola.

En NHL, RT se puede utilizar en varios escenarios;

  • La RT se puede utilizar como una terapia de modalidad única para el LNH indolente en etapa temprana (etapa I o II de Ann Arbor) con una carga baja de la enfermedad.
  • Para el LNH más avanzado y/o agresivo, la RT se utiliza como tratamiento de consolidación después de la quimioterapia.

 

¿Se puede prevenir el linfoma?

No existe una técnica clara para evitar el linfoma porque se desconoce la etiología. Sin embargo, si sospecha que tiene linfoma, ser consciente de los factores de riesgo y los síntomas, así como hablar con su médico, son importantes para el diagnóstico y el tratamiento tempranos. Es especialmente importante estar atento a los síntomas y compartir su historial médico familiar con su médico si tiene antecedentes familiares de linfoma.

Si cree que tiene linfoma o está en riesgo de tenerlo, consulte a su médico sobre las opciones de detección y tratamiento. Es posible que lo envíen a un hematólogo, un especialista que se especializa en trastornos sanguíneos, según su condición física, genética e historial médico.

 

Pronóstico del linfoma

Los modelos de pronóstico clínico se crean para ayudar a los médicos a comunicar información pronóstica a los pacientes. Se han creado varios modelos, incluyendo la puntuación de pronóstico internacional HL, el IPI para DLBCL y el índice de pronóstico internacional FL (FLIPI) para el linfoma folicular. Una puntuación baja de IPI indica un mejor resultado, mientras que un valor de IPI alto predice un resultado más pobre.

El linfoma de Hodgkin, según la Sociedad de Leucemia y Linfoma, es una enfermedad muy curable. Las tasas de supervivencia tanto para el LNH como para el linfoma de Hodgkin están determinadas por la medida en que las células malignas se han diseminado y el tipo de neoplasia maligna.

La Sociedad Americana del Cáncer (ACS) informa que la tasa general de supervivencia a cinco años para los pacientes con LNH es del 70%, con una tasa de supervivencia del 60% a 10 años. El pronóstico para el linfoma de Hodgkin está determinado por su etapa.

La etapa 1 tiene una tasa de supervivencia a cinco años del 90%, mientras que la etapa 4 tiene una tasa de supervivencia a cinco años del 65%.

El Sistema Pronóstico Internacional (IPS) es el sistema pronóstico más utilizado, y emplea los siguientes factores para hacer predicciones. El Sistema Pronóstico Internacional (IPS) es el sistema pronóstico más utilizado, y emplea los siguientes factores para predecir el pronóstico:

  • Albúmina sérica inferior a 4 g/dL
  • Hemoglobina inferior a 10,5 g/dL
  • Sexo masculino
  • Edad de 45 años o más
  • Enfermedad en estadio IV (clasificación de Ann Arbor)
  • Recuento de glóbulos blancos (WBC) superior a 15.000/mm3
  • Recuento absoluto de linfocitos inferior a 600/mm3, inferior al 8% del recuento total de leucocitos, o ambos

 

Complicaciones

  • Complicaciones del LH

La encefalitis límbica (anticuerpos anti-metabotrópicos del receptor de glutamato 5 (mGluR5)), angiitis primaria del SNC, degeneración cerebelosa (anticuerpos anti-Tr), síndrome POEMS son todos ejemplos de trastornos paraneoplásicos (polineuropatía, organomegalia, endocrinopatía, trastorno de células plasmáticas monoclonales y cambios en la piel)

  • Complicaciones del LNH

Los linfomas indolentes, como el linfoma folicular y el linfoma de la zona marginal, pueden progresar a un LNH más agresivo, como el linfoma difuso de células B grandes.

  • Complicaciones de la quimioterapia

Las toxicidades asociadas con los regímenes de tratamiento incluyen las siguientes:

  1. Toxicidad hematológica: anemia, trombocitopenia, mayor riesgo de infección (neutropenia febril); o leucemia aguda
  2. Toxicidad pulmonar, Mayor riesgo de cáncer de pulmón o enfermedad pulmonar fibrótica, especialmente en fumadores, si se utiliza bleomicina o radiación torácica;
  3. Toxicidad cardíaca por la terapia con antraciclina; insuficiencia cardíaca congestiva por el tratamiento
  4. Infecciosa: Riesgo de infección a largo plazo por esplenectomía (rara vez realizada en la práctica contemporánea), inmunodeficiencia a largo plazo por los efectos del tratamiento
  5. Cáncer: En las mujeres jóvenes tratadas con radiación mediastínico, existe un mayor riesgo de neoplasias malignas secundarias, especialmente cáncer de mama; también hay una mayor probabilidad de sarcomas en los campos de radiación.
  6. Neurológico: Neuropatía inducida por quimioterapia, atrofia muscular
  7. Psiquiátrica: Depresión y ansiedad

  • Complicaciones de la radioterapia

La aterosclerosis acelerada, la fibrosis pericárdica, las segundas neoplasias malignas primarias (pulmón, tiroides, mama, sarcomas de tejidos blandos) y el hipotiroidismo son factores de riesgo.

 

Estadificación

Se utiliza una tomografía computarizada del abdomen y una muestra de médula ósea para evaluar la extensión de la neoplasia maligna. Cuando está disponible, una tomografía por tepción (PET) proporciona información adicional sobre la propagación a distancia, especialmente a los huesos. Las tomografías computarizadas revelan glándulas linfáticas más grandes, pero las tomografías PET muestran ganglios linfáticos metabólicamente anormalmente activos (aunque aún no pueden estar hinchados) y tal vez una prueba de estadificación más confiable.

 

Cuidados paliativos

En algunos casos de linfoma, su equipo médico puede discutir los cuidados paliativos con usted. Los cuidados paliativos buscan mejorar su calidad de vida al reducir los síntomas del cáncer en lugar de curarlos.

Los cuidados paliativos pueden reducir el dolor y ayudar a controlar otros síntomas, además de retrasar el desarrollo del cáncer. La radioterapia, la quimioterapia y otros tratamientos farmacológicos se pueden usar en el tratamiento.

 

Para asegurarnos de que obtenga una imagen completa y comprenda todo lo relacionado con el linfoma, invitamos al Doctor Eom, que es un médico líder en la Universidad Católica de Corea, Seoul St. Mary's Hospital, a abordar cualquier pregunta que pueda tener desde un punto de vista experimentado.

Entrevista:

1- ¿Qué es el linfoma?

El linfoma es un cáncer del sistema linfático, que es parte de la red de lucha contra los gérmenes de nuestro cuerpo. El linfoma se divide ampliamente en linfoma de Hodgkin y linfoma no Hodgkin. El linfoma no Hodgkin se divide en alrededor de 50 o más subtipos y simplemente están separados por un linfoma agresivo e indolente dependiendo de su comportamiento biológico.

2- ¿Qué es exactamente el linfoma de Hodgkin?

El linfoma de Hodgkin es un tipo de linfoma, que fue descrito y luego nombrado en honor al médico británico Thomas Hodgkin en el siglo 19. Este tipo de linfoma tiene una patología que se asemeja a las llamadas células de Reed Sternberg similares a las RS. En general, el linfoma de Hodgkin tiene un pronóstico favorable. Los linfomas distintos del linfoma no Hodgkin, es decir, el linfoma sin células de Sternberg, se denominan colectivamente linfoma no Hodgkin.

3- ¿Cuál es la diferencia entre linfoma agresivo e indolente?

El linfoma agresivo, también conocido como linfomas de alto grado, se define como un grupo de linfomas de rápido crecimiento. Dado que estos tumores tienden a progresar y diseminarse rápidamente, se requiere una intervención inmediata después del diagnóstico. De lo contrario, el paciente podría sobrevivir solo varios meses o un año o menos como máximo. Por otro lado, los linfomas indolentes son un tipo de linfomas que crece y se propaga lentamente y su curso clínico es muy lento, pasando varios años incluso sin ningún tratamiento.

4- Háblanos más sobre los linfomas ganglionares extra.

Sí, los linfomas ganglionares adicionales se refieren a linfomas, afectación en otros sitios además de los ganglios linfáticos. Casi cualquier tejido u órgano puede verse afectado por el linfoma, y los sitios anodales adicionales más comunes de afectación son el estómago, el sistema nervioso central, los pulmones, los huesos y la piel.

5- ¿Cuál es la etiología del linfoma?

No está claro qué causa el linfoma, pero se sabe que algunos factores de riesgo están asociados con estos dos, estos cánceres. Estos factores de riesgo incluyen inmunodeficiencia, enfermedad autoinmune, edad, algún tipo de infección viral como la infección de Epstein Barr y la exposición a productos químicos y radiación.

6- ¿Puedes contarnos ahora más sobre los síntomas del linfoma?

El linfoma no siempre puede causar síntomas, especialmente en su etapa temprana. A veces puede no causar ningún síntoma, hasta que crece bastante grande. Algunas personas pueden notar hinchazón de los ganglios linfáticos. Dado que hay ganglios linfáticos en todo el cuerpo, la hinchazón puede ocurrir en todas partes de nuestro cuerpo, pero generalmente en el cuello, la ingle, el abdomen y las axilas. Las inflamaciones a menudo son indoloas. Otros síntomas pueden incluir fiebre continua sin ninguna evidencia de infección, sudor nocturno, fiebre y escalofríos, pérdida de peso y disminución del apetito, y producción de fatiga o falta de energía, especialmente en casos avanzados.

7- ¿Cuáles son los principales métodos para diagnosticar el linfoma?

El método definitivo para el diagnóstico del linfoma es el examen patológico en el que se puede tomar una muestra de tejido y la presencia de células cancerosas es confirmada bajo el microscopio por un patólogo. Otros métodos como la tomografía computarizada y la tomografía por emisión de positrones (PET) son auxiliares en el diagnóstico del linfoma. Tales métodos son útiles para determinar la etapa de la enfermedad en lugar de un diagnóstico definitivo.

8- ¿Cuáles son las diferentes etapas que tiene el linfoma y cómo se caracteriza cada etapa?

El estadio del linfoma describe la extensión de la diseminación de los tumores utilizando los números romanos del uno al cuatro. La etapa uno se define si el cáncer se encuentra en una región de los ganglios linfáticos. Y la etapa dos es si el cáncer está en dos o más regiones de ganglios linfáticos en el mismo lado del diafragma. Las etapas tres y cuatro son enfermedades más propagadas. Si la enfermedad involucra áreas de ganglios linfáticos en ambos lados del diafragma, la enfermedad se define como la etapa tres. La enfermedad en estadio cuatro difiere si el cáncer se disemina por todo el cuerpo detrás del ganglio linfático. En este caso, la enfermedad a menudo, con mayor frecuencia se propaga al hígado, la médula ósea o los pulmones.

9- ¿Existen tácticas terapéuticas para el linfoma?

La modalidad principal para tratar el linfoma es la quimioterapia, que generalmente se administra en combinación. La radiación y la cirugía son métodos auxiliares para el tratamiento del linfoma. La radioterapia se puede administrar con intención curativa, especialmente en las primeras etapas de un cierto tipo de linfoma. La quimioterapia de dosis alta, seguida de un trasplante autólogo de células madre, se utiliza para linfomas recidivantes o agresivos con características de alto riesgo de recaída.

10- ¿Cuál es el pronóstico para los pacientes con linfoma?

El pronóstico para el linfoma es muy variable, dependiendo del subtipo de la enfermedad. Según un informe reciente, alrededor del 80% de los pacientes con linfoma no Hodgkin sobrevivieron a su cáncer durante un año o más después del diagnóstico. El 65% y el 55% de los pacientes sobrevivieron durante cinco y diez años o más, respectivamente, después de ser diagnosticados.

11- ¿Puede decirnos, una última pregunta sobre el linfoma, qué son las guías de práctica clínica y cómo pueden las personas prevenirlo?

Desafortunadamente, muchos de los factores de riesgo para el linfoma no Hodgkin están fuera del control directo de una persona. Los siguientes factores, sin embargo, pueden ser controlados. Esto incluye evitar comportamientos que aumenten la probabilidad de contraer infecciones por SIDA y hepatitis C, ya que ambos pueden debilitar el sistema inmunológico. Evitar la exposición innecesaria a la radiación, mantener un peso normal y comer alimentos saludables son importantes. En raras ocasiones, algunas mujeres desarrollan linfoma en el tejido cicatricial alrededor de los implantes mamarios. Por lo tanto, la decisión de obtener implantes mamarios debe estar bien pensada.

 

Conclusión

Los linfomas son un tipo de cáncer que afecta a nuestro sistema inmunológico. Representa alrededor del 5% de todas las neoplasias malignas. Puede tener un impacto tanto en los jóvenes como en los ancianos. Las fiebres persistentes, los sudores nocturnos empapados, la pérdida de peso involuntaria y el agrandamiento generalizado o localizado de los ganglios linfáticos son signos frecuentes de esta enfermedad.

Si se observa alguno de estos síntomas, el proveedor de atención primaria busca una consulta u opinión de hematología lo antes posible para garantizar el diagnóstico y tratamiento oportunos, ya que la detección temprana y el tratamiento de los linfomas da como resultado mayores tasas de supervivencia con las menores consecuencias.

Artículos

Otros artículos