Search

Depresión

última fecha actualizada: 03-Jun-2022

15 minutos de lectura


¿Qué es la depresión?

Muchas personas que experimentan depresión no se dan cuenta de inmediato. Pero los signos más comunes de la depresión son la pérdida de interés y placer en las actividades diarias, la falta de energía, la dificultad para concentrarse, también la culpa excesiva y los sentimientos de inutilidad. Algunas personas también pueden experimentar insomnio o sueño excesivo, pérdida o aumento de peso significativo. Otros signos observables son la falta de interés en la apariencia y la falta de higiene. Si no se trata, uno de los principales factores de riesgo de la depresión es el suicidio.

Aunque sentirse deprimido a veces es normal y ciertos eventos pueden volvernos tristes de vez en cuando, la depresión es sentirnos deprimidos en forma constante y de manera que  interfiere con la vida diaria, afecta a las relaciones sociales y puede afectar también a nuestra vida profesional.

La depresión es un trastorno mental común, con más de 264 millones de personas de todas las edades que la padecen, en todo el mundo. Según la Organización Mundial de la Salud, la depresión es una de las principales causas de discapacidad en todo el mundo.

 

Síntomas de la depresión en las mujeres

Las mujeres  se ven más afectadas por la depresión que los hombres. Las mujeres deprimidas experimentan síntomas tales como: irritabilidad, sentirse vacía o ansiosa, movimientos o reacciones más lentas, disminución de la energía, fatiga (también conocida como "niebla mental"), cambios en el apetito y el peso, dolores de cabeza, dificultad para dormir, despertarse temprano, incapacidad para tomar decisiones o dificultad para tomarlas También tienden a retirarse de los compromisos o actividades sociales.

La depresión también causa síntomas físicos, como dolores corporales, dolores de cabeza, aumento de calambres, problemas digestivos y puede empeorar la artritis, las enfermedades cardiovasculares, el asma, la diabetes y el cáncer. Algunas fuentes sugieren que la depresión puede causar problemas en la piel, como la psoriasis. Además, a veces los problemas de tiroides pueden desencadenar la depresión.

Síntomas de depresión en los hombres

Los hombres pueden sufrir de más estigma en torno a la depresión debido a la expectativa social de ser fuertes y no mostrar emociones o signos de debilidad. Los hombres deprimidos experimentan síntomas tales como: inquietud, ira y agresividad, sentirse desesperado o triste, ya no estar interesado en actividades que solían traer placer, consumo excesivo de drogas, deseo sexual reducido, dificultad para completar tareas, retrasos de la respuesta en las conversaciones, somnolencia excesiva, insomnio, fatiga.

Algunos de los síntomas físicos que experimentan las mujeres también pueden ser experimentados por los hombres. Se encontró que experimentan más problemas digestivos y dificultad en el rendimiento sexual.

Depresión en adolescentes y niños

La depresión también está presente entre los niños y adolescentes y aquellos que la experimentan manifiestan los mismos síntomas que los adultos. Los sentimientos de incompetencia, desesperación y tristeza intensa pueden ser más frecuentes entre ellos. Además, una disminución en el rendimiento escolar puede indicar que un adolescente está deprimido. Algunos niños o adolescentes son considerados perezosos y es importante notar las señales y no descartarlas. Otros signos son el retraimiento social y los arrebatos emocionales. Si no se trata, la depresión puede hacer que la enfermedad empeore y persista en la edad adulta. Los psicólogos especializados en psicología infantil pueden hacer un diagnóstico adecuado y proporcionar la ayuda que necesitan.

 

Tipos de depresión

Dependiendo de la gravedad de los síntomas, la depresión se puede clasificar como trastorno depresivo mayor o trastorno depresivo persistente. El trastorno depresivo mayor es el tipo más grave de depresión y el diagnóstico clínico del mismo se basa en experimentar, durante un período de dos semanas, cinco o más de los síntomas que mencionamos anteriormente. Los pensamientos recurrentes de muerte o suicidio también pueden ser un síntoma preocupante. El trastorno depresivo persistente es una forma más leve, pero también crónica, de depresión que no debe dejarse sin tratar. Para que se haga el diagnóstico clínico, la persona tiene que experimentar síntomas durante al menos dos años.

La depresión puede estar presente en el trastorno bipolar, una enfermedad mental grave caracterizada por emociones intensas y a menudo impredecibles. Aunque no todas las personas con trastorno bipolar se deprimen, algunas pueden experimentar estados depresivos intensos y/ o largos períodos de depresión. A veces, cuando una persona con trastorno bipolar experimenta un episodio maníaco, el episodio depresivo puede volverse más difícil. Es importante que se realice un diagnóstico adecuado en este caso, porque el plan de tratamiento y la medicación difieren.

El trastorno afectivo estacional (SAD) es un tipo de depresión que está relacionada con el cambio estacional. Las personas que experimentan este tipo de depresión, sus síntomas comienzan en el otoño y terminan en algún momento del invierno. Con menos frecuencia, el trastorno afectivo estacional puede comenzar al comienzo de la primavera o el verano. Este trastorno está más presente en los adultos más jóvenes que en los mayores y sus causas son vagas. Algunos factores que contribuyen al trastorno afectivo estacional incluyen los niveles de serotonina, que son más bajos cuando hay luz solar reducida, los niveles de melatonina, que desempeñan un papel en el patrón de sueño y el estado de ánimo y el ritmo circadiano, que puede perturbarse cuando el nivel de luz solar se reduce en las estaciones más frías. Vivir lejos del ecuador es otro factor, ya que este trastorno parece ser más común entre ellos. La disminución de la luz solar durante el invierno y los días más largos durante el verano son la causa principal, digamos, de este tipo de depresión.

Las mujeres pueden experimentar depresión posparto. Se considera que es una complicación de dar a luz con signos y síntomas de depresión que pueden variar de leves a graves. Puede interferir con la capacidad de cuidar al bebé recién nacido y manejar otras tareas diarias. Los síntomas suelen aparecer después de dar a luz, pero pueden comenzar antes, siendo menos notorios. La depresión posparto tiene más que ver con un desequilibrio hormonal y una consecuencia desafortunada de dar a luz que con un problema de moral débil o falta de habilidades de maternidad.  El tratamiento inmediato puede ayudar a manejarlo y la terapia puede ayudar a hacer un vínculo más fuerte con el bebé.

Las mujeres también pueden experimentar trastorno disfórico premenstrual, una forma más grave de síndrome premenstrual. Sus causas exactas son desconocidas pero es una reacción anormal a los cambios hormonales que ocurren durante el ciclo menstrual. Las mujeres más afectadas son aquellas con antecedentes de síndrome premenstrual o depresión posparto. El trastorno puede interrumpir las responsabilidades de la vida diaria y problemas para interactuar en el trabajo y en las relaciones. También se puede diagnosticar erróneamente como hipertiroidismo, trastorno de depresión o trastorno de ansiedad. Lo mejor es consultar a un especialista, ya que puede manifestarse como retención de líquidos, problemas gastrointestinales, problemas de la piel, problemas respiratorios, problemas neurológicos y síntomas vasculares.

La depresión acompañada de psicosis o rasgos psicóticos es una forma menos común de depresión que no debe dejarse sin tratar. La depresión con rasgos psicóticos es una forma grave de depresión que incluye pensamientos o ideas persistentes que son incongruentes con la realidad de uno, sensación aguda de desesperación, culpa e inutilidad. La persona puede experimentar no solo ideas delirantes, sino también ver, escuchar, oler o sentir cosas que no son reales. Esto puede suceder en el trastorno depresivo mayor, pero no es solo una parte de este trastorno. Esto también podría incluir angustia ansiosa, rasgos melancólicos y, menos comunes, síntomas catatónicos.

 

Causas de la depresión

No hay un factor que pueda causar este trastorno; la depresión y otros problemas de salud mental son complejos y a menudo resultan de una interacción entre factores sociales, psicológicos y biológicos. A menudo, los eventos adversos de la vida pueden conducir a desarrollar depresión. Algunos de estos eventos incluyen desempleo, lesiones físicas, una ruptura y otros traumas psicológicos. El estrés y la disfunción pueden empeorar con el tiempo y la depresión en sí misma.

Los trastornos como la depresión también se han analizado desde una perspectiva médica. Se ha investigado mucho sobre la biología de la depresión y los genes que pueden hacer que ciertos individuos sean más vulnerables. Entonces, ¿puede la depresión ser genética? Sí, puede, pero los genes juegan un papel menor que el medio ambiente y otros factores. La depresión puede ser hereditaria, pero todavía hay mucha investigación por hacer. Además, tener un padre o hermano deprimido puede hacernos propensos a la depresión, incluso si el material genético es diferente. Esto podría explicarse por los sentimientos de impotencia o incapacidad para regular el estado mental de los demás o por reflejar su comportamiento.

Gracias a la tecnología, ahora sabemos más sobre la depresión que en los últimos siglos. La investigación ha demostrado que las áreas que juegan un papel importante en la depresión son el tálamo, el hipocampo y la amígdala. Esto ayuda a los científicos a comprender cómo se ven afectadas las funciones, incluida la memoria, y no sólo las regulaciones del estado de ánimo. El estrés es un factor clave que suprime la producción de nuevas neuronas en el hipocampo. Aquí es donde los antidepresivos podrían desempeñar un papel importante, mejorando la conexión entre las neuronas en el hipocampo.

Algunos de los neurotransmisores que desempeñan un papel en la depresión son: acetilcolina, mejora la memoria y participa en el aprendizaje y la recuperación de información; serotonina, que ayuda a regular el estado de ánimo, el sueño y el apetito; dopamina, esencial para el movimiento y la motivación; y la norepinefrina, involucrada en la recompensa y puede desencadenar ansiedad, que generalmente viene con algunas formas de depresión. Hay otros neurotransmisores involucrados en estados depresivos relacionados con la alegría o la calma.

La enfermedad tiroidea se diagnostica erróneamente a veces con otros problemas de salud mental, más comúnmente la depresión. Sin embargo, existe un fuerte vínculo entre el hipertiroidismo y la ansiedad, la depresión y la depresión bipolar. Los síntomas del hipertiroidismo son muy similares a los síntomas experimentados en la depresión.

Otros factores importantes que contribuyen a la depresión son los rasgos de personalidad y los factores ambientales. Las personas que son más pesimistas o tienen una baja autoestima son más propensas a desarrollar depresión. La exposición a la violencia, el abandono y la pobreza también puede hacer que las personas sean más vulnerables a la depresión.

 

Prueba y diagnóstico de la depresión

Si usted piensa que está experimentando síntomas de depresión debe tener cuidado al diagnosticarse a sí mismo. Un diagnóstico claro solo lo puede hacer un profesional, un psicólogo clínico y es importante para establecer las opciones de tratamiento. Si desea verificar si podría estar teniendo síntomas depresivos, puede hacerse una prueba en línea, pero asegúrese de que la prueba esté aprobada científicamente. Hay aplicaciones que tienen múltiples escalas para medir problemas psicológicos, como la depresión. Sin embargo, si usted o un ser querido está experimentando síntomas de depresión, se le aconsejará ayuda profesional. Mejorar puede tomar un tiempo, así que no se desanime.

 

Tratamiento de la depresión

Como vimos, la depresión y los síntomas depresivos difieren de persona a persona y también lo puede hacer el tratamiento. ¿Es curable la depresión? Una respuesta a esta pregunta es – La depresión puede ser tratada. Es difícil decir con certeza si una persona se recuperará completamente de un episodio depresivo o si nunca volverá a experimentar depresión. Pero ser consciente de los síntomas de uno y manejarlos tan pronto como aparecen, puede hacer un mundo de diferencia. Este es también el caso en los síntomas de recaída de la depresión después de experimentar formas de remisión.

Existen tratamientos efectivos para la depresión moderada y severa, como la terapia cognitivo-conductual, la terapia psicodinámica, la psicoterapia experiencial. El apoyo de familiares y amigos también es importante. Los tratamientos psicosociales son eficaces para las formas leves de depresión, pero se sabe que los casos más graves de depresión se tratan eficazmente con una combinación de terapia y medicación. La terapia psicofarmacéutica también debe ser considerada si el proceso terapéutico no es seguido por ninguna muestra del éxito en el mejoramiento de los síntomas.

Hablar a través de sus pensamientos y sentimientos con un amigo no es lo mismo que hablar con un psicoterapeuta o entrar en terapia de grupo. La depresión puede ser remitida siguiendo una forma de terapia como: la terapia cognitivo-conductual (TCC), una forma de psicoterapia que es específica del problema, orientada a objetivos y se centra en los desafíos, pensamientos y comportamientos actuales y cómo se pueden cambiar para ser más efectivos; la terapia psicodinámica está diseñada para ayudar a las personas a explorar su gama de emociones, haciendo que los elementos inconscientes de la psiquis se presenten en su vida cotidiana; el psicodrama se utiliza generalmente para grupos y se basa en la recreación de las situaciones problemáticas de uno, enfrentando bloqueos pasados y anteriores.

Algunos casos graves de trastorno depresivo mayor son tratados mediante terapia electroconvulsiva (TEC), que consiste en administrar corrientes eléctricas que provocan una convulsión impactando los niveles de neurotransmisores en el cerebro después de ser dormido con una anestesia general. Los efectos secundarios incluyen pérdida de memoria a corto plazo.

Los antidepresivos y otros medicamentos no deben usarse para tratar a niños y adolescentes deprimidos, ya que tienen un mayor riesgo de experimentar efectos secundarios. Hay un montón de aplicaciones, líneas de ayuda y organizaciones que pueden ayudar a  las personas con diferentes síntomas de depresión. Además, su médico debe ser capaz de ponerlo en contacto con un psicólogo con licencia para el diagnóstico y las opciones de tratamiento. La ayuda para la depresión también puede ser encontrada por adultos jóvenes a través de su consejero universitario y muchas universidades ayudan a los estudiantes que experimentan síntomas preocupantes de depresión que afectan su productividad.

Con la mayoría de las personas que tienen acceso a Internet, las personas pueden conectarse en línea y encontrar fácilmente opciones de terapia, incluso sesiones en línea con profesionales con licencia. También podría considerar sesiones de terapia familiar o grupal. Hay otras alternativas disponibles y nos referiremos a algunas de ellas más adelante.

 

Medicación para la depresión

Los medicamentos para la depresión incluyen antidepresivos y, en casos más graves, pueden combinarse con antipsicóticos atípicos. Los antidepresivos llegaron a ser ampliamente utilizados en los últimos veinte años y se pueden emparejar en cinco tipos principales: los inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (SSRIs) y los inhibidores selectivos de la recaptación de noradrenalina(SNRIs), son los antidepresivos más comúnmente prescritos; los antidepresivos tricíclicos (ATC) también se prescriben para tratar la ansiedad, la fibromialgia y el dolor crónico; Los inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO) se prescriben comúnmente si los ISRS no han funcionado; La noradrenalina y los antidepresivos serotoninérgicos específicos (NASSA) se utilizan también para tratar los trastornos de ansiedad y algunos trastornos de la personalidad. Los antidepresivos como los ISRS se pueden combinar, como mencionamos anteriormente, con antipsicóticos atípicos en los que el principio activo es la olanzapina, la quetiapina o la risperidona.

Síntomas de abstinencia de medicamentos

Una de cada tres personas experimenta síntomas de abstinencia de los ISRS y los IRSN después de suspender el tratamiento, que duran entre dos semanas y dos meses, e incluyen ansiedad, sueños muy intensos, dolor abdominal, síntomas similares a los de la gripe, mareos, sensaciones de choque eléctrico en el cuerpo y pesadillas. Los síntomas de abstinencia de los ISRS están menos estudiados en el mundo científico que los medicamentos psiquiátricos recetados, como las benzodiazepinas. Otra cuestión relacionada con los síntomas de abstinencia es que la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) no exige a las empresas farmacéuticas que realicen estudios de abstinencia que examinen el impacto del fármaco una vez llegado el momento de suspenderlo.. Su médico debe estar disponible y abierto para responder a sus preguntas y ser consciente de que se le debe proporcionar un esquema de tratamiento del que hablará con su médico, a medida que los síntomas comienzan a desaparecer. Además, un inconveniente al tomar medicamentos antidepresivos como tratamiento para la depresión es que en las primeras semanas puede experimentar un empeoramiento de los síntomas. Algunos casos graves de síntomas de abstinencia que son menos comunes alarmaron a las compañías farmacéuticas en los últimos años. No obstante, la medicación funciona para la mayoría de las personas en el tratamiento de la depresión, pero es posible que desee considerar otras estrategias primero.

Tratamientos alternativos para la depresión

Hay muchas pruebas que dicen que el ejercicio puede ayudar a la depresión. Algunas personas prefieren hacer ejercicio en casa, mientras que otras pueden hacerlo sólo en grupo. El aspecto social de encontrar o ser remitido a una clase de ejercicio en grupo también puede ser un factor para superar la depresión. Empezar con poco y sin presionarse mucho es lo que mejor funciona.. Incluso simplemente caminar todos los días puede ayudar. Usted puede comenzar lentamente a apuntar más alto, tal vez intente treinta minutos de actividad física cuatro veces a la semana. Esto aumentará la producción de endorfinas, hormonas involucradas en la regulación del estado de ánimo. Dormir mucho y comer una dieta saludable y adecuada también son factores que no deben pasarse por alto cuando se trata de su salud mental. Se ha demostrado que la exposición a la luz blanca regula y mejora el estado de ánimo.

Otras actividades que se ha demostrado que mejoran el estado de ánimo son las actividades relacionadas con el arte. La terapia artística también es una forma de terapia que puede ser utilizada por niños o adultos y utiliza el proceso creativo, las colaboraciones grupales y el talento artístico para expresar, explorar y abordar conflictos no resueltos que pueden haberle llevado a experimentar síntomas de depresión. Las actividades más comunes en la terapia de arte son colorear y pintar para expresar emociones.

Hablar de sus sentimientos puede ser útil y usted puede comenzar por hacerlo con un amigo o un familiar. Algunas personas que experimentan depresión no se sienten cómodas haciendo eso porque pueden sentir que cargan a la otra persona o se sienten avergonzadas. La mayoría de las veces esto no es cierto, un amigo real escucharía y trataría de ser solidario. Evite a las personas altamente negativas y trate de participar en actividades agradables. Trate de evitar las drogas y el alcohol porque le dan una sensación de alivio sólo por un corto período de tiempo y el mal uso de sustancias empeora los síntomas depresivos en el tiempo.

Hay ciertos suplementos que pueden ayudar con la depresión, como la vitamina D o B o los ácidos grasos omega-3. Algunos suplementos herbales, aceites esenciales y tratamientos naturales no están aprobados por la FDA y como todo lo demás que desea poner en su cuerpo, debe probarlo cuidadosamente e informándose primero.

La terapia de masaje, sauna, acupuntura, meditación o yoga son otros tipos de actividades que aumentan significativamente el estado de ánimo y son buenas para la salud en general. Diferentes aplicaciones de meditación están disponibles para teléfonos inteligentes. Viajar también es una actividad importante cuando se trata de bienestar.

 

Conclusión

La depresión es real y no debe ser pasada por alto, especialmente por la familia y los amigos. Si desea cuidar de alguien que lucha con esta condición, hágalo de una manera suave y no lo sofoque. Encuentre lugares donde puedan obtener ayuda o pedirle que hagan actividades placenteras juntos. Si cree que sufre de depresión, encuentre la ayuda profesional que necesita si las cosas no están funcionando. Como se muestra arriba, hay un montón de opciones. Sea paciente.


Artículos

Otros artículos