Gastritis durante el embarazo

última fecha actualizada: 16-Jun-2022

15 minutos de lectura

Muchos cambios fisiológicos ocurren durante el embarazo, lo que puede causar una variedad de síntomas, incluyendo acidez estomacal, náuseas, vómitos y estreñimiento. El conocimiento de los trastornos relacionados con el embarazo es esencial, y con frecuencia se requiere la colaboración entre gastroenterólogos y obstetras, incluso si no están presentes en nuestra práctica diaria.

 

Enfermedades gastrointestinales  durante  el embarazo

Algunas de las preocupaciones más frecuentes durante el embarazo son los problemas gastrointestinales (GI). Algunas mujeres pueden sufrir problemas gastrointestinales después de quedar embarazadas. Los problemas gastrointestinales afectan principalmente el esófago, el estómago, el intestino delgado, el intestino grueso y el recto, pero también pueden afectar a otros órganos digestivos como el hígado, la vesícula biliar y el páncreas. Algunas mujeres pueden tener problemas gastrointestinales persistentes que pueden empeorar durante el embarazo y requieren atención especial.

La mayoría de las enfermedades gastrointestinales, incluyendo el reflujo gastroesofágico y la enfermedad inflamatoria intestinal, pueden empeorar con el embarazo. Además, los problemas gastrointestinales son muy frecuentes en las mujeres embarazadas. La dispepsia afecta al 50-90% de todos los pacientes Los síntomas incluyen náuseas y vómitos.

La mayoría de estos síntomas son el resultado de un cambio normal en la fisiología, que incluye alteraciones funcionales y estructurales. Estas alteraciones podrían dar lugar a nuevos síntomas, exacerbar la enfermedad preexistente u ocultar una condición potencialmente fatal. La incapacidad para lidiar con estos síntomas debido a la falta de experiencia puede ser fatal.

El médico debe ser capaz de decir si estos síntomas son síntomas normales del embarazo o signos de una condición potencialmente mortal como la preeclampsia. El médico también debe ser consciente de qué medicamentos son seguros de usar durante el embarazo, así como qué pruebas son seguras de realizar.

La ERGE es frecuente durante el embarazo, especialmente en el primer o segundo trimestre. Causa acidez estomacal o indigestión ácida al afectar el esfínter esofágico inferior, un músculo que conecta el esófago y el estómago.

 

Causas de problemas gastrointestinales durante el embarazo

Aunque numerosos problemas gastrointestinales son frecuentes, es posible que no haya tenido ninguno antes de quedar embarazada. Debido a que difieren, las razones también pueden ser diferentes. Las siguientes son algunas de las causas o factores de riesgo más comunes para problemas gastrointestinales durante el embarazo:

  • Mala alimentación
  • Cambios hormonales

Esto se debe a los niveles hormonales fluctuantes combinados con la presión que un feto en crecimiento ejerce sobre el cuerpo.

  • Trastornos de la motilidad gastrointestinal
  • Obesidad
  • Ciertos medicamentos
  • Trastornos de la tiroides
  • El bebé en crecimiento presionando su estómago
  • Los músculos entre el estómago y la garganta se relajan, lo que permite que el ácido estomacal vuelva a subir
  • Intolerancia o alergia alimentaria
  • Falta de ejercicio o actividad
  • Estrés
  • Antecedentes de uso excesivo de laxantes
  • Infección viral o bacteriana

 

Usted puede ser más propensa a tener indigestión o gastritis  en el embarazo si:

  • Ha estado embarazada antes
  • Ha sufrido de dispepsia antes de quedar embarazada.

Las mujeres que ya viven con gastritis sufrirán un agravamiento de la enfermedad durante el embarazo.

  • Usted está en las últimas etapas del embarazo

 

Síntomas de indigestión y acidez estomacal

Los síntomas de indigestión y acidez estomacal incluyen:

  • sensación de ardor o dolor en el pecho
  • sensación de plenitud
  • eructos o gases
  • Sensación de estar enfermo
  • vomitar la comida

Los síntomas generalmente aparecen poco después de comer o beber, pero a veces puede haber un retraso entre comer y desarrollar indigestión.

Puede tener síntomas en cualquier momento durante su embarazo, pero son más comunes a partir de las 27 semanas.

 

Definición de gastritis

La gastritis se refiere a un grupo de afecciones que se desarrollan a partir de la inflamación, irritación o erosión del revestimiento protector del estómago. Más comúnmente resulta de una infección por la misma bacteria que desencadena las úlceras estomacales.

La gastritis es más probable que se desarrolle durante el embarazo. Si está embarazada y tiene síntomas de gastritis, puede estar relacionada con todos los cambios que ocurren en su cuerpo.

La gastritis se desarrolla en cualquiera de las dos formas, dependiendo de la gravedad de la inflamación y la duración del período de incubación. La gastritis aguda y la gastritis crónica comparten síntomas similares, a saber, pérdida de apetito, náuseas y vómitos recurrentes, indigestión y una sensación de hinchazón, especialmente después de una comida.  Sin embargo, el dolor derivado de la gastritis aguda ocurre más repentinamente pero es temporal, mientras que la gastritis crónica causa un dolor más sordo y duradero. Si no se controlan, ambos pueden provocar úlceras o un mayor riesgo de cáncer de estómago.

En cualquier caso, la gastritis no es una gran preocupación con un tratamiento rápido y adecuado.

 

¿Qué tipos de problemas de gastritis se dan en las mujeres embarazadas? ¿Hay que tomar alguno de ellos más en serio que el otro?

La acidez estomacal, los vómitos, el dolor de estómago, la flatulencia y la diarrea plantean inconvenientes menores durante el embarazo, pero podrían indicar problemas de salud graves dependiendo de la gravedad y la frecuencia. Use medidas de autoayuda y remedios caseros para aliviar la irritación insignificante. Visite a su especialista si los problemas persisten.   

 

Diagnóstico de la gastritis

El diagnóstico de la gastritis implica una variedad de pruebas, que incluyen:

  • Endoscopía:

 Se introduce un tubo delgado y flexible en el estómago a través del esófago. El endoscopio está equipado con una pequeña cámara que permite al médico examinar el revestimiento del estómago. La gastritis puede confirmarse cuando la mucosa gástrica está rojiza. Para la confirmación, se requiere una biopsia.

  • Biopsia:

Durante una endoscopia, se recogen pequeñas muestras de tejido y se examinan en el laboratorio. El patólogo examinará las células inflamatorias y el daño al epitelio, entre otras cosas.

 

Efecto de la gastritis en el embarazo

  • Como indicamos anteriormente, estar embarazada aumenta sus posibilidades de desarrollar gastritis no crónica. Si bien una mujer embarazada afectada por gastritis puede encontrar síntomas exacerbados, no hay ningún efecto negativo en el curso del embarazo y el desarrollo del niño.

Sin embargo, las razones de esto son desconocidas. Es posible que tenga los siguientes síntomas:

  • Dolor en la parte superior del abdomen que aparece y desaparece
  • Sensación de malestar o tener arcadas
  • Indigestión
  • Sensación  de plenitud en la parte superior del abdomen después de comer
  • Pérdida de apetito
  • Hinchazón

 

¿Cuáles son las principales causas de la gastritis en el embarazo?

El revestimiento de su estómago secreta moco para protegerse contra el daño de los jugos digestivos corrosivos. La gastritis se produce debido a la inflamación de esta capa de tejido. La fuente principal de la afección es una infección bacteriana de Helicobacter pylori (H. pylori), que puede causar úlceras y, en casos graves, cáncer de estómago. Por lo general, se transmite del contacto de persona a persona, pero también puede transmitirse a través de alimentos o bebidas contaminados.

Otros factores de riesgo también pueden generar gastritis, incluido el abuso de alcohol, drogas y tabaco, el uso rutinario de medicamentos antiinflamatorios, el estrés extremo, los vómitos crónicos y la vejez.

 

Alimentos irritantes

Muchas comidas que preferías antes de quedar embarazada pueden desencadenar un brote de síntomas cuando usted está embarazada. Muchas de estas comidas molestas también son comidas que puede desear durante el embarazo: alimentos picantes, alimentos fritos, alimentos ricos en grasa y alimentos ácidos como la salsa de tomate son todos culpables. Limitar estos elementos le ayudará a evitar el malestar estomacal durante su embarazo.

Algunos alimentos no suelen desencadenar una reacción instantánea, pero pueden agravar el dolor con el tiempo. Reduzca su consumo de carne roja y comidas procesadas como pan blanco y azúcar para evitar dificultades a largo plazo. Las carnes magras deben sustituirse por carne de res y cerdo, y se debe usar pan integral.

Cafeína

Los alimentos y bebidas con cafeína también contribuyen a los brotes de gastritis. Incluso una sola taza de café puede elevar los niveles de ácido estomacal, lo que resulta en un revestimiento inflamado del estómago. Para evitar este problema, sustituya las bebidas de café por tés de hierbas y los refrescos con cafeína por agua saborizada.

 

Enfermedad de úlcera péptica

El aumento de los niveles de progesterona, según muchos fisiólogos, disminuye la producción de ácido basal e inducido, reduciendo los síntomas relacionados con el ácido. También se cree que el aumento de las cantidades de histamina generada por la placenta contribuye a reducir la secreción de ácido.

La asociación entre H. pylori y el embarazo todavía se está investigando ahora que es evidente que H. pylori juega un papel clave en la enfermedad de úlcera péptica. La infección por H. pylori es común en pacientes de países no industrializados y mujeres de estratos socioeconómicos más bajos.

A pesar de esto, los pacientes con gastritis activa crónica causada por H. pylori representan más del 90% de las enfermedades ulcerosas en personas que no toman medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE).

 

Pruebas de H. pylori

Debido a la relevancia de esta bacteria en la etiología de la úlcera, todos los pacientes con úlceras pépticas deben ser examinados para ello. Los métodos no invasivos incluyen pruebas serológicas y análisis de antígenos en heces, así como histología y pruebas rápidas de ureasa durante la endoscopia.

Las pruebas de aliento con urea tienen un bajo riesgo de radiación y probablemente deben evitarse durante el embarazo. Los pacientes con úlceras pépticas se curarán si se detecta H. pylori y se trata con antibióticos. Debido a que los métodos de erradicación no se han probado durante el embarazo, las pacientes embarazadas con úlceras pépticas que dan positivo para H. pylori se enfrentan a una situación desafiante.

Los antibióticos triples y dobles, así como los inhibidores de la bomba de protones, se incluyen en estos regímenes. La terapia de erradicación generalmente debe retrasarse hasta después del nacimiento, dados los peligros percibidos del tratamiento. La mayoría de las pacientes se beneficiarán de los antagonistas de los receptores H2 de mantenimiento o de los inhibidores de la bomba de protones hasta que la terapia de erradicación esté disponible después del parto.

Se ha demostrado que el metronidazol y la amoxicilina son seguros en el embarazo y se clasifican como medicamentos de clase B. Se pueden tomar con un inhibidor de la bomba de protones durante un curso de 14 días para eliminar H. pylori si la condición de la úlcera es compleja o refractaria a la terapia antisecretora. Otros antibióticos que son eficaces en la erradicación de H. pylori, como la claritromicina (clase C) y la tetraciclina (clase D), deben evitarse durante el embarazo a menos que sea necesario. El bismuto, un medicamento de categoría C, se ha relacionado con la toxicidad prenatal en animales y se ha relacionado con un mayor riesgo de cierre del conducto arterioso fetal.

 

Complicaciones

La gastritis puede convertirse en úlceras estomacales y sangrado si no se trata. Algunos tipos de gastritis persistente, especialmente si tiene un estrechamiento severo del revestimiento del estómago y alteraciones en las células del revestimiento, pueden aumentar su riesgo de cáncer de estómago en circunstancias raras. 

 

Remedios caseros para la gastritis durante el embarazo

Se deben hacer cambios en sus hábitos dietéticos. Elimine los alimentos que son picantes, fritos, ácidos y con alto contenido de grasa, ya que pueden causar brotes de gastritis. Las bebidas con cafeína también son culpables, así que cambie sus cafés y refrescos con tés de hierbas y agua saborizada.

Ciertos platos como la carne roja, la carne de cerdo y los alimentos refinados pueden no provocar una reacción inmediata, pero podrían exacerbar el dolor a largo plazo. En lugar de realizar tres comidas grandes, puede espaciar alrededor de cuatro a seis porciones reducidas a lo largo del día.

Su plato debe consistir en alimentos que sean fáciles de descomponer para su estómago, por ejemplo, productos lácteos bajos en grasa, sopa, gachas de avena, así como carne magra al vapor o hervida y pescado. Acompáñelo todo con un jugo fresco hecho de frutas y verduras.

 

Coma saludablemente

Es posible que pueda controlar su indigestión con cambios en sus hábitos alimenticios.

La indigestión es más probable si usted está demasiado saciada. Puede ser beneficioso comer comidas pequeñas con frecuencia en lugar de comidas más grandes tres veces al día y evitar comer dentro de las tres horas posteriores a acostarse por la noche. Puede ser tentador comer más de lo habitual durante el embarazo, pero esto puede ser perjudicial tanto para usted como para su bebé.

Los cambios en la dieta y el estilo de vida pueden ser suficientes para controlar sus síntomas, especialmente si son leves. Obtenga más información sobre una dieta saludable para el embarazo y los alimentos que debe evitar.

Las bebidas que contienen cafeína y los alimentos que son ricos, picantes o grasos también pueden ayudar a aliviar los síntomas. Si su condición es leve, un simple cambio en la dieta puede aliviar sus síntomas. Ciertos alimentos se han relacionado con un mayor riesgo de gastritis. Para ayudar a prevenirlo, evite los alimentos calientes y picantes, los alimentos ácidos y los alimentos procesados o envasados. También debe evitar todo el alcohol y limitar su consumo de cafeína, como se recomienda.

 

Algunos alimentos pueden ayudar a aliviar los síntomas de la gastritis, y es posible que desee incluirlos en su dieta. Estos cambios saludables en la dieta incluyen el consumo de alimentos que:

  • Son ricos en fibra, como zanahorias, brócoli, avena y frijoles
  • No ácidos, como las verduras
  • Bajos en grasa, como pechuga de pavo, pollo y pescado.
  • Contienen flavonoides, como arándanos, jugo de arándano, manzanas, ajo, apio, cebollas y té

 

Manténgase erguida

Cuando coma, siéntase derecha. Esto aliviará parte de la presión en su estómago. Cuando se vaya a acostar, apoye la cabeza y los hombros hacia arriba para evitar que el ácido estomacal suba mientras duerme..

 

Deje de fumar

Fumar durante el embarazo puede causar indigestión y tener un impacto negativo en la salud tanto de usted como de su hijo por nacer. Los productos químicos que inhala cuando fuma pueden contribuir a la indigestión. Estos productos químicos pueden relajar el anillo muscular en el extremo inferior de la garganta, permitiendo que el ácido estomacal pase más fácilmente. Esto se conoce como reflujo ácido.

Fumar también aumenta el riesgo de que:

  • Su bebé nazca con bajo peso al nacer
  • Su bebé nazca prematuramente
  • Su bebé padezca síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL)

Hay mucha ayuda disponible para dejar de fumar.

 

Evite el alcohol

El consumo de alcohol puede resultar en indigestión. Potencialmente puede causar daño a largo plazo al bebé si se usa durante el embarazo. Es mejor no beber alcohol durante el embarazo.

 

¿Qué medicamentos se recomiendan para aliviar estas molestias?

El médico podrá determinar si el medicamento que está tomando actualmente es seguro para usted y su bebé. Si es necesario, podrán recomendar una medicina o tratamiento alternativo.

Entre los medicamentos utilizados para tratar la indigestión y la acidez estomacal durante el embarazo se encuentran:

  • Antiácidos: para equilibrar el ácido en el estómago
  • Alginatos: para aliviar la indigestión causada por el reflujo ácido al evitar que el ácido estomacal suba por la garganta

Si los antiácidos y los alginatos no alivian sus síntomas, su médico puede recetar un medicamento para reducir la cantidad de ácido en su estómago. Los siguientes son dos medicamentos que se usan comúnmente durante el embarazo y se sabe que no son dañinos para un bebé nonato:

  • ranitidina – una tableta que toma dos veces al día
  • omeprazol – una tableta que toma una vez al día

 

No se encontró que los antiácidos que contienen aluminio, calcio y magnesio sean teratogénicos en estudios con animales y se recomiendan como tratamiento de primera línea de la acidez estomacal y el reflujo ácido durante el embarazo. Los antiácidos de venta libre como Gaviscon pueden ayudarle a lidiar con los síntomas ocasionales de acidez estomacal. El médico también puede recetar bloqueadores de histamina-2 (como ranitidina o cimetidina) o inhibidores de la bomba de protones (como omeprazol) si sus síntomas no responden bien a los antiácidos.

Aunque no hay evidencia que sugiera que el uso de este medicamento sea perjudicial durante el embarazo, se recomienda que el medicamento solo se use durante el embarazo según sea necesario, cuando no hay otras opciones disponibles. Si experimenta náuseas y vómitos (especialmente durante el primer trimestre), su médico puede recetar ciertos medicamentos antieméticos, como Metoclopramida (marca Maxolon) y Domperidona (marca Motilium). Sin embargo, algunas mujeres con la forma más grave de gastritis durante el embarazo, hiperémesis gravídica, pueden requerir hospitalización e investigación adicionales.

Algunos medicamentos no están aprobados para su uso en mujeres embarazadas. Si ya está tomando medicamentos para la gastritis y está embarazada o tratando de quedar embarazada, debe consultar a un médico para obtener más orientación.

Si toma suplementos de hierro y antiácidos, no los tome al mismo tiempo. Los antiácidos pueden evitar que su cuerpo absorba el hierro.

 

Gastroenteritis en el embarazo

La gastroenteritis infecciosa es una enfermedad frecuente que, en la mayoría de los casos, tiene un resultado benigno durante el embarazo. Sin embargo, causa síntomas desagradables y ansiedad de la madre sobre el bienestar fetal.

En la historia clínica deben mencionarse síntomas como sangre o mucosidad en las heces, frecuencia y volumen de la diarrea y/o vómitos, fiebre, malestar y oliguria. Es necesario determinar la capacidad de tolerar el consumo oral, la interacción con otras personas afectadas y el contacto con alimentos o agua contaminados. También deben interrogarse los signos de parto prematuro y el bienestar fetal, como los movimientos fetales, la actividad uterina y las pérdidas vaginales.

Si bien la mayoría de las formas de gastroenteritis infecciosa en el embarazo no tienen consecuencias a largo plazo para la madre o el feto, la infección por Listeria monocytogenes es más peligrosa. En el embarazo, la listeriosis puede causar náuseas y vómitos, así como fiebre y síntomas similares a los de la gripe.

En la mayoría de los casos, la rehidratación es el tratamiento principal para la gastroenteritis en el embarazo. Muchas mujeres pueden lograr esto de forma ambulatoria, ya sea mediante la rehidratación oral o una breve estancia en el hospital para administrar líquidos intravenosos. Si una mujer no puede aceptar la rehidratación oral, generalmente está enferma o hay una indicación de sufrimiento fetal o trabajo de parto prematuro, es posible que deba ser admitida en el hospital.

Para evitar consecuencias neurológicas graves como la encefalopatía de Wernicke o la desmielinización pontina central, se prefiere la solución salina normal o la solución de Hartman sobre la dextrosa al 5% o la solución salina hipertónica en mujeres severamente deshidratadas. La loperamida es un medicamento de categoría B3 que no se recomienda su uso en mujeres embarazadas. Se usa comúnmente para aliviar la diarrea en pacientes no embarazadas. Si la admisión es esencial, se deben implementar medidas apropiadas de control de infecciones para proteger al personal y a otros pacientes de infectarse.

 

¿Cuándo debe consultar al médico por problemas gastrointestinales durante el embarazo?

Es fundamental notificar a su médico, incluso si solo está experimentando problemas gastrointestinales menores. Él o ella puede aconsejarle sobre las mejores maneras de tratar esos síntomas y luego vigilar durante todo el embarazo para detectar signos de deterioro.

Llame a su médico de inmediato si sus síntomas son graves, se están volviendo graves y son continuos o prolongados. Si tiene alguno de los siguientes síntomas, debe comunicarse con su médico una vez y obtener atención médica.

  • Vómitos de sangre
  • Heces con sangre o negras
  • Pérdida de peso dramática
  • Molestias graves que interfieren con las actividades diarias
  • Episodios de asfixia
  • Dolor o dificultad al tragar
  • Fatiga extrema

 

Conclusión

Los síntomas del embarazo en el sistema digestivo incluyen vómitos, reflujo ácido, estreñimiento y gastritis, una afección causada por la inflamación del estómago, que es un aumento de sus síntomas en el embarazo.

Después de revisar los síntomas más importantes de la gastritis para las mujeres embarazadas, no hay necesidad de preocuparse, ya que no ocurren comúnmente durante el embarazo. Sin embargo, debe prestar atención a los síntomas, especialmente si las heces son oscuras, y consultar a un médico y seguir los consejos anteriores para evitar cualquier complicación que pueda afectar su embarazo.

Artículos

Otros artículos