Piedras en las amígdalas – Qué son y qué hacemos con ellas

última fecha actualizada: 28-Apr-2022

21 minutos de lectura

1-Tonsil-stones-3e5cd558-d58d-4c7c-9b21-8c2055731c45.jpg

¿Qué son las amígdalas?

Las amígdalas son dos estructuras ubicadas en la parte posterior de la garganta, una a cada lado. Son masas de tejido y tienen una forma ovalada, que se asemeja a algunas glándulas. El exterior de las amígdalas está formado por una mucosa rosada similar a la de la boca. Dentro del tejido de las amígdalas, hay algunas células diseñadas para proteger contra las infecciones, conocidas como linfocitos, que hacen que las amígdalas formen parte del sistema linfático.

Debido a que cada individuo tiene sus propias características con respecto a la forma en que su cuerpo lucha contra la infección, las amígdalas pueden volverse bastante problemáticas para algunas personas. Muchos profesionales médicos consideran que las amígdalas funcionan como una barrera contra las bacterias o virus que viajan a través de la garganta, atrapándolos en su interior. Sin embargo, para algunas personas, las amígdalas no funcionan tan bien como eso, causando más problemas de los que realmente deberían.

En el pasado, un procedimiento común para las personas que tenían problemas con sus amígdalas era la amigdalectomía, una cirugía para extirpar las amígdalas. Esto fue sugerido por los médicos tan pronto como un paciente mostraba signos de cualquier tipo de disfunción de las amígdalas. Sin embargo, en la actualidad, este procedimiento no es tan común, la investigación muestra que la extirpación de las amígdalas no necesariamente hace que el paciente sea menos propenso a las infecciones. Hoy en día, este procedimiento quirúrgico se recomienda para aquellos que tienen infecciones recurrentes de las amígdalas o aquellos que tienen amígdalas que son demasiado grandes, causando molestias.

 

Condiciones médicas de las amígdalas

Las afecciones médicas más comunes asociadas con las amígdalas son la amigdalitis aguda, la amigdalitis crónica, el absceso periamigdalino, la faringitis estreptocócica, las amígdalas agrandadas y los cálculos en las amígdalas.

 

Amigdalitis aguda y crónica

Como su nombre indica, la amigdalitis es una infección de las amígdalas con una bacteria o un virus que hace que las amígdalas se inflamen. Algunos de los síntomas más comunes son dolor de garganta, fiebre, dolores de cabeza, las amígdalas que se vuelven rojas, dificultad para tragar, cambios en la voz, dolor de oído, ampollas en la garganta, absceso amarillo o blanco en las amígdalas. Dependiendo de cuánto duren estos síntomas, la amigdalitis puede ser aguda, con síntomas que duran de 3 a 4 días hasta 2 semanas, recurrentes si la persona se infecta varias veces en un año, o crónica si los síntomas son persistentes durante un largo período de tiempo.

 

Absceso periamigdalino

La infección de las amígdalas provoca la formación de una bolsa de pus alrededor de la amígdala, empujando la amígdala hacia la línea media de la garganta, donde se encuentra la úvula (la úvula es el tejido colgante visible en la parte posterior de la garganta). Esto hace que toda el área sea extremadamente dolorosa, a veces dificultando incluso abrir la boca. En caso de absceso periamigdalino, la recomendación es drenarlo lo antes posible porque si no se trata puede propagar la infección más profundamente en la garganta, lo que lleva a algunas complicaciones potencialmente mortales (una de ellas es la obstrucción de las vías respiratorias).

 

Faringitis estreptocócica

La faringitis estreptocócica es una infección causada por Streptococcus pyogenes o estreptococo del grupo A. Esto suele ser más común en los niños y afecta a las amígdalas, haciéndolas rojas, hinchadas, dolorosas y, en algunos casos, puede provocar la formación de pus blanco o amarillo en las amígdalas o alrededor de ellas. Esta es una afección grave que debe diagnosticarse y tratarse adecuadamente porque si no se trata, puede causar fiebre reumática, que afecta las válvulas cardíacas, las articulaciones y el sistema nervioso o glomerulonefritis, que afecta los riñones. Esto generalmente ocurre más adelante en la vida y la mayoría de las personas cuando son jóvenes no saben que estas pueden ser complicaciones graves de "solo un simple resfriado" que se trata mal.

 

Amígdalas agrandadas

Las amígdalas hipertróficas son amígdalas agrandadas que determinan la obstrucción de la respiración, afectando principalmente los patrones de sueño de la persona. Esta condición puede ser responsable de ronquidos o, en casos más graves, apnea del sueño. Otros síntomas pueden ser sueño agitado con despertar frecuente, somnolencia excesiva o problemas cardíacos. Las amígdalas crónicamente agrandadas también pueden provocar sinusitis, obstrucción nasal o infecciones del oído (que afectan a la trompa de Eustaquio que conecta la garganta con el oído interno). Esta condición médica también se considera responsable en algunos casos de la maloclusión, que es la desalineación entre los dientes superiores e inferiores.

 

Piedras en las amígdalas

Los tonsilolitos son partes de bacterias o desechos que se endurecen, convirtiéndose en pequeñas formaciones llamadas piedras de amígdalas. Profundizaremos en el tema de las piedras de las amígdalas a medida que avancemos.

 

¿Son estas condiciones médicas contagiosas?

Esto depende en gran medida de lo que causa la condición médica asociada con las amígdalas. Por ejemplo, los casos virales de amigdalitis, como el causado por la mononucleosis, son contagiosos. Este es también el caso de las infecciones bacterianas, como la faringitis estreptocócica. Sin embargo, si la amigdalitis es causada por una afección médica crónica (por ejemplo, sinusitis, rinitis crónica) es muy menos probable que sea contagiosa.

 

¿Son contagiosas las piedras en las amígdalas?

Las piedras de las amígdalas por sí solas no son contagiosas. Sin embargo, a menudo coexisten con la amigdalitis que, como se discutió anteriormente, puede ser contagiosa, dependiendo de lo que la esté causando.

 

Definición de piedra de amígdalas

Los cálculos de amígdalas (médicamente conocidos como tonsilolitos) son formaciones dolorosas y duras ubicadas sobre o dentro de las amígdalas. Pueden ser amarillos o blancos y generalmente son partes de bacterias o algún otro tipo de restos que se adhieren a las amígdalas.

Los tonsilolitos son acumulaciones calcificadas de desechos celulares y bacterias que se encuentran en la cripta amigdalina. Los tonsilolitos son más comunes en los jóvenes que en los adultos. Los tonsilolitos varían en tamaño desde notables hasta del tamaño de un guisante.

Es extremadamente raro que las personas tengan piedras grandes en las amígdalas. Por lo general, las personas tienen uno o unos pocos cálculos en las amígdalas, pero la mayoría de las veces las personas solo tienen pequeñas formaciones en las amígdalas que no causan ningún síntoma.

Los tonsilolitos son calcificaciones que se desarrollan en las criptas de las amígdalas palatinas. Las sales de calcio, ya sea solas o en combinación con otras sales minerales, componen estos cálculos.

Los tonsilolitos tienen la capacidad de inducir halitosis en la boca. Durante el metabolismo bacteriano, se generaron sustancias químicas malolientes como compuestos volátiles de azufre y gases derivados del azufre. Cuando la cantidad de gases producidos alcanza un nivel particular, surge un olor característico a azufre.

 

¿Cómo son las piedras de amígdalas?

Los amigdalitos están formados por fosfato de calcio y/o sales de carbonato. Estos están organizados en una estructura similar a la hidroxiapatita Ca5[OH | (PO4)3 cristales óseos. El fluoruro, el carbonato o el cloruro pueden reemplazar el ion hidroxilo (OH) en la hidroxiapatita. El cristal de hidroxiapatita tiene una gravedad específica de 3,08 y una dureza de 5 en la escala de Mohs. También se ha identificado una matriz proteica como un componente de la composición de los amigdalinos.

 

Epidemiología

Los tonsilolitos, también conocidos como concreciones amigdalares, afectan hasta al 10% de la población y son comúnmente causados por episodios de amigdalitis. Las pequeñas concreciones en las amígdalas son frecuentes, pero las piedras genuinas son poco comunes. Son más frecuentes en los jóvenes y menos comunes en los niños.

Los tonsilolitos pueden desarrollarse a cualquier edad, sin embargo, son más frecuentes en adultos que en niños. Algunas personas solo desarrollan uno, pero otras pueden tener muchos al mismo tiempo. Incluso cuando algunos individuos se deshacen de uno, otro se forma en otro lugar.

 

Factores de riesgo para los cálculos en las amígdalas

Dada la estructura de las amígdalas, las personas que tienen más criptas tienen más probabilidades de desarrollar piedras en las amígdalas porque hay más espacio para que se acumulen los desechos. Además, otro factor de riesgo pueden ser las infecciones múltiples de las amígdalas durante un período de tiempo o edad, porque los cálculos en las amígdalas se encuentran más comúnmente en niños y adolescentes.

 

Causas de la piedra en las amígdalas

Además de tener linfocitos que luchan contra bacterias y virus, las amígdalas tienen una estructura que consiste en túneles y rincones, llamados criptas. Estos son los lugares donde cualquier tipo de desechos, como bacterias, células muertas, saliva, restos de comida y moco se atascan y comienzan a acumularse. A estas alturas, es posible que te estés preguntando "cómo se forman las piedras de las amígdalas". Bueno, con el tiempo, esta acumulación es la que endurece o calcifica en una piedra de amígdalas. Este proceso es más común, sobre todo, en personas con amigdalitis recurrente (generalmente crónica) o en aquellos que tienden a tener sus amígdalas inflamadas durante largos períodos de tiempo.

 

Patofisiología

Se desconoce el proceso por el cual se forman estos cálculos, aunque parecen ser causados por la acumulación de material atrapado dentro de las criptas, así como por el crecimiento de bacterias y hongos, a menudo junto con la amigdalitis purulenta crónica recurrente.

Una conexión entre biopelículas y Tonsilolitos fue descubierta en 2009. La noción de que las bacterias crean una estructura tridimensional, con bacterias latentes en el núcleo para servir como un nido continuo de infección, es fundamental para el concepto de biopelícula.

Debido a su estructura impenetrable, la biopelícula es resistente a la terapia con antibióticos. Se encontraron biopelículas comparables a las biopelículas dentales en el tonsilolito utilizando microscopía confocal y microelectrodos, con respiración de oxígeno en la capa superior del tonsilolito, desnitrificación en el centro y acidificación en la parte inferior.

 

Clasificación

Los tonsilolitos, también conocidos como piedras de amígdalas, son calcificaciones que se desarrollan en las criptas de amígdalas palatinas. También se ha demostrado que se desarrollan en el techo de la boca y en la garganta. Las amígdalas tienen grietas en las que las bacterias y otros materiales, como las células muertas y el moco, pueden atascarse. Cuando esto sucede, los deseschos pueden concentrarse en las grietas, lo que resulta en formaciones blancas.

Los tonsilolitos ocurren cuando el material atrapado se acumula y es expulsado de la amígdala. Por lo general, son suaves, pero a veces pueden ser gomosos. Esto es más común en personas que tienen irritación crónica de las amígdalas o han tenido varios episodios de amigdalitis. Con frecuencia están relacionados con el goteo post-nasal.

 

Tonsilolitos gigantes

Los tonsilolitos gigantes son mucho menos comunes que las piedras normales de las amígdalas. Los tonsilolitos gigantes con frecuencia se diagnostican erróneamente como otras enfermedades orales, como abscesos periamigdalinos y tumores de amígdalas.

 

Síntomas de cálculos en las amígdalas

Tonsil stones symptoms

A veces puede ser difícil para el ojo desnudo detectar una piedra de amígdalas, incluso cuando son de tamaño considerable. Sin embargo, estas piedras pueden causar muchos problemas para las personas, algunos de los síntomas incluyen:

  • Mal aliento: la halitosis o mal aliento es uno de los principales signos de cálculos en las amígdalas; el mal aliento de la piedra de las amígdalas es causado por el hecho de que las bacterias y los hongos se alimentan de la acumulación de desechos que conducen a un olor distinto y específico (olor a piedras de amígdalas); este olor particular está determinado por los altos niveles de compuestos volátiles de azufre en el aliento que se han encontrado en la mayoría de los pacientes que tienen algún tipo de amigdalitis;
  • Infección por cálculos en las amígdalas: teniendo en cuenta que la infección de las amígdalas puede conducir a la formación de cálculos en las amígdalas, algunas personas los experimentan al mismo tiempo; esto hace que sea difícil evaluar cuál de las dos condiciones causa el dolor en la garganta; sin embargo, los cálculos en las amígdalas pueden causar una gran cantidad de molestias y dolor (dolor de cálculos en las amígdalas), especialmente si son más grandes;
  • Tos: dependiendo del tamaño y la ubicación, una piedra en las amígdalas puede irritar la garganta, lo que hace que la persona tosa repetidamente.
  • Acúmulos blancos: un síntoma físico de una piedra en las amígdalas es que pueden ser visibles al inspeccionar el área como un nudo blanco en la parte posterior de la garganta (por supuesto, teniendo en cuenta que algunas piedras en las amígdalas son tan pequeñas que solo se pueden encontrar durante las radiografías o las tomografías computarizadas).
  • Dificultades para tragar: dependiendo del tamaño y la ubicación de la piedra de las amígdalas, puede causar dificultades para tragar, lo que hace que sea doloroso comer o beber.
  • Dolor de oído: esto puede ser el resultado de una piedra de amígdalas sola o de la combinación de piedras en las amígdalas y amigdalitis; si el paciente tiene un cálculo en las amígdalas, dependiendo de en qué parte de la amígdala se encuentre, puede desencadenar algunas vías nerviosas que son comunes con el oído; como consecuencia, el dolor también puede irradiarse en el oído, siendo esto más una sensación, un dolor "falso", considerando que la causa se encuentra en la garganta; sin embargo, si el cálculo de las amígdalas coexiste con la amigdalitis, el dolor de oído también podría ser una consecuencia de esto último, siendo posible que la infección en la amígdala se propague al oído también.
  • Hinchazón de las amígdalas: una piedra en las amígdalas puede hacer que la amígdala se inflame, pero también puede infectarse, lo que hace que la amígdala se hinche.
  • Dolor de cálculos en las amígdalas

 

Diagnóstico de la amigdalitis

El diagnóstico de una piedra de amígdalas depende en gran medida del tamaño y la ubicación de esta acumulación calcificada. Por lo general, el diagnóstico de amigdalitis generalmente se basa en un examen físico. El médico observa la parte posterior de la garganta para evaluar el estado de las amígdalas (si están rojas, inflamadas o tienen pus en ellas o alrededor de ellas), toma la temperatura de su cuerpo y verifica si hay signos de infección en la nariz y los oídos.

Asegúrese de distinguir entre una piedra de amígdalas y una mancha de pus blanco, común en la amigdalitis. Sin embargo, si la piedra no es visible, pero el médico tiene una sospecha, puede realizar una exploración para confirmar el diagnóstico o para evaluar mejor el número, la posición y las dimensiones de las piedras.

Además del examen físico, es posible que su médico desee realizar algunas pruebas para determinar la causa de la infección. Las dos pruebas más comunes son el hisopo de garganta que verifica la infección con estreptococo del grupo A y los análisis de sangre que generalmente se usan para diagnosticar la mononucleosis.

 

Radiología de amigdalitos

Aunque una pantomografia es una modalidad confiable y convencional para evaluar la presencia de tonsilitos, la superposición de una lesión que involucra un lado de la mandíbula puede resultar en un pseudotonsilito o imagen fantasma en el lado contralateral, lo que lleva a una mala interpretación de las lesiones bilaterales.

Cuando se coloca un elemento entre la fuente de rayos X y el centro de rotación del casete, se genera una imagen fantasma. Los tonsilitos a menudo se ven en la pantomografía como muchas radioopacidades pequeñas y mal definidas.

También es común que un proveedor de atención médica descubra un cálculo en las amígdalas durante un examen para otra afección médica (o incluso durante un examen físico de rutina). También pueden notar una piedra en las amígdalas durante una tomografía computarizada o una radiografía para otra cosa. Incluso su dentista puede detectar una piedra en las amígdalas durante un examen dental.

 

Piedra de amígdalas en la garganta

Ahora, abordemos una de las condiciones médicas asociadas con las dos estructuras de forma ovalada en nuestras gargantas: las piedras en las amígdalas.

 

Cálculos de amígdalas vs. amigdalitis

¡No confundas a los dos! Como hemos visto antes, la amigdalitis es una infección de las amígdalas causada por una bacteria o un virus, mientras que los cálculos en las amígdalas pueden ser una consecuencia de infecciones recurrentes de las amígdalas.

En resumen, algunas causas de cálculos en las amígdalas pueden ser amígdalas agrandadas o amígdalas inflamadas (amigdalitis aguda o crónica) que facilitan la acumulación de desechos, problemas sinusales crónicos o mala higiene dental.

Ver más sobre Síntomas de la gripe

 

Diagnóstico diferencial

Los métodos de diagnóstico por imágenes pueden detectar una masa radiopaca que puede identificarse erróneamente como un cuerpo extraño, dientes extraviados o arterias sanguíneas calcificadas. Una tomografía computarizada de la zona amigdalar puede revelar imágenes calcificadas inespecíficas.

En el contexto del síndrome de Eagle, el diagnóstico diferencial debe incluir amigdalitis aguda y crónica, hipertrofia amigdalar, abscesos periamigdalinos, cuerpos extraños, flebolitos, hueso o cartílago ectópico, ganglios linfáticos, lesiones granulomatosas o calcificación del ligamento estilohioideo.

Cuerpo extraño, granuloma calcificado, cáncer, un proceso estiloide temporal agrandado o, más raramente, hueso aislado, que generalmente se forma a partir de restos embrionarios provenientes de los arcos branquiales, son todos posibles diagnósticos diferenciales para los tonsilolitos.

 

Tratamiento de cálculos en las amígdalas

Si los cálculos en las amígdalas no molestan a una persona, no se necesita tratamiento. No existe una cura específica para los cálculos de amígdalas, sin embargo, puede tratar los síntomas en caso de que le causen molestias. En caso de dolor e hinchazón, se recomiendan analgésicos y medicamentos antiinflamatorios.

Sin embargo, si los cálculos en las amígdalas son una consecuencia de la amigdalitis, tenga en cuenta que las opciones de tratamiento para la infección dependen de su tipo: bacteriano, en cuyo caso los antibióticos son obligatorios o virales, en cuyo caso los analgésicos de venta libre y una buena hidratación son las estrategias de tratamiento.

Sin embargo, su médico puede evaluar su condición e integrar sus síntomas para comprender mejor su causa, así que no espere demasiado antes de consultar con un proveedor de atención médica que pueda ayudarlo a descubrir qué funcionaría mejor para aliviar sus síntomas.

 

Eliminación de cálculos en las amígdalas

  • Extracción manual. Esto no se recomienda hacer en casa porque puede conducir a complicaciones graves, como sangrado de cálculos en las amígdalas o infección. Si las piedras se vuelven grandes y están causando molestias graves, es mejor que busque asistencia médica, dado que existen procedimientos menores diseñados para eliminar las piedras en las amígdalas.
  • Herramienta de eliminación de cálculos de amígdalas. Los removedores de piedras de amígdalas que se presionan manualmente también están disponibles. La presión del agua de un extractor manual de piedras de amígdalas tipo bomba se puede ajustar en función del número de bombas, eliminando eficientemente las piedras de amígdalas.

 

Remedio casero para las piedras de las amígdalas

Si bien no hay opciones de tratamiento exactas para los cálculos de amígdalas, hay algunos remedios y procedimientos médicos que ayudan a eliminar los cálculos de amígdalas. A pesar de que los cálculos en las amígdalas no causan muchos problemas la mayoría de las veces, los pacientes aún quieren que se eliminen, especialmente por el mal olor a cálculos de amígdalas que causan. Otra razón para eliminar los cálculos de las amígdalas es que pueden infectarse.

A continuación, presentamos una lista de remedios y procedimientos que pueden ayudar a controlar los cálculos en las amígdalas.

  • Hacer gárgaras. Hacer gárgaras intensamente con agua salada y tibia es un remedio para la piedra de las amígdalas que puede ayudar con la incomodidad y el dolor, así como con el mal olor del que son responsables las piedras. Además, las gárgaras también pueden ser útiles en caso de que una piedra de amígdalas se atasque, lo que ayuda a desatascarla.
  1. El enjuague bucal se puede usar en lugar de agua salada al hacer gárgaras. Asegúrese de que el enjuague bucal esté libre de alcohol, ya que el alcohol puede secar la mucosa oral, aumentando la diseminación celular y agravando el desarrollo de cálculos en las amígdalas. Si es factible, use enjuagues bucales oxigenantes, que ayudan a prevenir el crecimiento de bacterias anaeróbicas, que pueden causar cálculos en las amígdalas y mal aliento.
  2. Hacer gárgaras con agua tibia y salada también puede ayudar a aliviar el dolor de la amigdalitis, que comúnmente se acompaña de cálculos en las amígdalas. Las criptas de las amígdalas también se pueden mantener libres de piedras, excepto de los Tonsillolitos más resistentes, haciendo gárgaras vigorosas todas las mañanas.

 

  • Toser. Algunas personas descubren que tienen cálculos en las amígdalas cuando tosen en un pañuelo desechable. La tos continua también puede ayudar a aflojar los cálculos de las amígdalas atascados en la garganta.

 

  • Antibióticos. Por lo general, los antibióticos no se recomiendan para los cálculos en las amígdalas, ya que no tratan la causa. Sin embargo, su médico podría recetarle algunos antibióticos en caso de que sus cálculos en las amígdalas hayan desarrollado una infección bacteriana. Tenga en cuenta, sin embargo, los efectos secundarios de los antibióticos y que nunca debe tomarlos sin consultar con un profesional médico.

 

  • Hidratarse. Para evitar los cálculos en las amígdalas, manténgase hidratado bebiendo mucha agua. El agua también puede ayudar a alterar la química en la boca al aumentar la producción natural de saliva.

 

  • Deje de fumar. Elimine fumar y otros productos de tabaco de su dieta, ya que pueden estar contribuyendo a las bacterias en su garganta que están generando cálculos en las amígdalas.

 

  • Criptólisis de amígdalas con láser y criptólisis por coblación. Estos procedimientos se utilizan para eliminar y cicatrizar las criptas de las amígdalas donde se encuentran las piedras de las amígdalas. Mientras que la criptólisis de amígdalas con láser utiliza un láser para lograr este resultado, la criptólisis por coblación no utiliza ningún tipo de calor, logrando los mismos resultados, pero sin la sensación de ardor del láser. Estos procedimientos generalmente se realizan bajo anestesia local, con molestias mínimas y muy poco tiempo de recuperación.

 

  • Curetaje. Los cálculos de amígdalas más grandes pueden requerir legrado (recolección) u otros métodos de eliminación, mientras que los fragmentos más pequeños aún pueden requerir un riego extenso para lavarse a fondo. Las lesiones más grandes pueden requerir escisión local, sin embargo, estos tratamientos pueden no ser suficientes para aliviar el mal aliento que generalmente se asocia con esta enfermedad.

 

  • Amigdalectomía. La amigdalectomía por cálculos de amígdalas es un procedimiento diseñado para extirpar las amígdalas por completo. En general, hay dos razones principales para querer extirpar las amígdalas: la primera, si la disfunción de las amígdalas está dificultando la respiración, especialmente durante el sueño, y la segunda, si su garganta se infecta varias veces en un año, lo que hace que sus amígdalas también se infecten (amigdalitis). Este es un procedimiento que se realiza con mayor frecuencia en niños, pero también hay casos de adultos que se extirpan las amígdalas.

Tonsillectomy

Los pacientes pueden experimentar dolor de garganta y oído durante varios días después de la cirugía, lo que dificulta la recuperación. Otra alternativa es usar un láser para hacer una amigdalectomía parcial, un procedimiento conocido como criptólisis de amígdalas, que cierra las fisuras en las amígdalas donde las partículas pueden acumularse, evitando que se formen cálculos en las amígdalas.

Mientras que en el pasado la amigdalectomía se recomendaba y se realizaba casi tan pronto como alguien mostraba algún signo de infección de garganta, hoy en día este procedimiento no es tan común como solía ser. Los profesionales de la salud recomiendan la amigdalectomía para pacientes que tienen infecciones recurrentes de las amígdalas (amigdalitis crónica) que pueden causar una gran cantidad de molestias e interrupciones en las actividades de la vida cotidiana.

 

¿Cómo se realiza exactamente la amigdalectomía?

El médico tarda entre 20 y 30 minutos en extirpar las amígdalas, mientras está bajo anestesia general, lo que significa que no sentirá nada. Hay algunos métodos diferentes, dependiendo de lo que sea más adecuado para el paciente y en lo que el médico esté especializado. Algunas de las formas en que se puede realizar la amigdalectomía incluyen disección con bisturí (las amígdalas se extirpan con un bisturí y el sangrado se maneja con electrocauterización y, finalmente, suturas), electrocauterización (elimina las amígdalas y detiene el sangrado usando solo calor), bisturí armónico (elimina las amígdalas y detiene el sangrado al mismo tiempo), láser o técnicas de coblación.

El proceso de recuperación generalmente toma de 10 a 14 días, siendo el dolor el síntoma más incómodo que puede durar incluso dos semanas después de la cirugía.

 

Cómo prevenir los cálculos en las amígdalas

Lo mejor que puede hacer para prevenir la infección viral o bacteriana de las amígdalas es tener un buen régimen de higiene. Esto implica lavarse las manos con frecuencia y evitar compartir artículos que han estado en contacto con su saliva o líquidos (por ejemplo, cubiertos, alimentos, biberones, cepillo de dientes) con otras personas. Además, si se siente enfermo, evite el contacto con otras personas, siempre estornude o tosa en un pañuelo desechable y lávese o desinfecte las manos y consulte con su médico con respecto a sus síntomas.

Hay algunas cosas que puede hacer para prevenir la formación de cálculos en las amígdalas, como mantener una higiene bucal buena y saludable (cepillarse y usar hilo dental regularmente), no fumar o dejar de fumar si es el caso, hacer gárgaras con agua tibia y salada después de comer y mantenerse hidratado. Todo esto ayuda a eliminar las bacterias y prevenir la acumulación en las amígdalas.

 

Cuándo preocuparse por las piedras en las amígdalas

Claro, son inconvenientes y desagradables, pero ¿cómo puede determinar si sus cálculos en las amígdalas deben ser tratados por un médico? Todo se reduce al tamaño y la ubicación de la piedra, así como a su nivel de incomodidad.

Si no está seguro, consulte a su dentista y pregúntele si debe considerar la extirpación de las amígdalas. Una amigdalectomía puede ser la respuesta a sus síntomas recurrentes si tiene infecciones persistentes en las amígdalas o cálculos en las amígdalas.

 

Complicaciones de los cálculos en las amígdalas

Por lo general, los cálculos de amígdalas no son muy problemáticos, pero en algunos casos, pueden provocar complicaciones graves, como la infección por cálculos en las amígdalas que puede convertirse en un absceso que requiere la extirpación inmediata. Además, dependiendo del tamaño, los cálculos grandes en las amígdalas pueden dañar los tejidos que los rodean (las amígdalas son muy sensibles) y causar hinchazón, inflamación e incluso infección de las amígdalas (amigdalitis).

 

Conclusión

Los cálculos en las amígdalas son más comunes de lo que pensamos, especialmente porque a veces no causan ningún síntoma. Mantener una buena higiene bucal previene el desarrollo de cálculos en las amígdalas y si aún aparecen y causan molestias, hay varias maneras de que un médico los retire. Esté atento a las recomendaciones de tratamiento, ya que no existe una cura específica para los cálculos en las amígdalas (aparte de eliminarlos) y no caiga en la trampa de (sobre) usar antibióticos para tratar los tonsilolitos.

Los pacientes con tonsilolitos tienen un aumento de la halitosis y una sensación de cuerpo extraño. Los tonsilolitos son una biopelícula viva, así como una piedra. El desarrollo de tonsilolitos es causado por bacterias que forman una estructura tridimensional con bacterias latentes en el medio que sirven como un nidos de biopelícula continua.

La etiología precisa y la fisiopatología de Tonsilolito aún no se comprenden completamente. Como resultado, se investigó el caso actual de tonsilolito, y se examinó el tonsilolito utilizando métodos físicos, químicos y microbiológicos.

Artículos

Otros artículos