Trastorno depresivo mayor (depresión clínica) - tipos, síntomas, causas y tratamiento

última fecha actualizada: 29-Jul-2022

General Health

19 minutos de lectura

major-depressive-disorder-88c1ade6-02d7-4d32-99b9-78f2a320dbf0.jpg

La depresión difiere de las fluctuaciones normales del estado de ánimo y las respuestas emocionales a corto plazo a los desafíos cotidianos. Sin embargo, con una gravedad moderada a severa, la depresión puede convertirse en una condición de salud grave. Puede hacer que los afectados sufran mucho y se desempeñen mal en el trabajo, en la escuela y en sus familias. En el peor de los casos, la depresión puede conducir al suicidio.

La depresión es una enfermedad común en todo el mundo, que afecta a más de 264 millones de personas. El trastorno depresivo mayor es una de las formas más comunes de esquizofrenia, que afecta aproximadamente a uno de cada seis de los hombres y una de cada cuatro mujeres en sus vidas.

El trastorno depresivo mayor (TDM) es una afección grave caracterizada por un estado de ánimo bajo, intereses disminuidos, función cognitiva deficiente y síntomas vegetativos como trastornos del sueño o la alimentación. El TDM afecta a uno de cada seis adultos en su vida y  aproximadamente al doble de mujeres que de hombres.

 

Síntomas del trastorno depresivo mayor

Los síntomas del trastorno depresivo mayor (TDM) pueden incluir:

  • sentirse deprimido casi todos los días
  • pérdida de interés en actividades que alguna vez disfrutó
  • cambios en el apetito o el peso
  • problemas para dormir
  • sentirse perezoso o inquieto
  • baja energía
  • sentirse desesperado o sin valor
  • problemas para concentrarse
  •  pensamientos frecuentes sobre la muerte o el suicidio

 

Recaídas de la depresión:

La depresión es muy recurrente. Casi el 50% de las personas que se recuperan del primer episodio de depresión tienen al menos un episodio adicional en sus vidas, y alrededor del 80% de las personas tienen antecedentes de dos episodios. Hay una recurrencia

Luego del primer episodio, los siguientes generalmente comienzan dentro de los cinco años posteriores y, en promedio, una persona con antecedentes de depresión tendrá de cinco a nueve episodios depresivos en su vida.

Síntomas de las recaídas:

  • dificultad para concentrarse
  • sueño perturbador
  • Reducción de  los niveles de energía sensiblemente
  • ansiedad leve persistente

 

Depresión mayor en adultos:

La depresión es un trastorno común en la edad adulta que a menudo conduce a una mala calidad de vida y a un deterioro del funcionamiento de los roles. La depresión también se asocia con altas tasas de comportamiento suicida y muerte. Cuando la depresión ocurre en el contexto de una enfermedad médica, se asocia con mayores costos de atención médica, períodos de hospitalización más largos, mala cooperación en el cumplimiento del tratamiento,y más. Un mal tratamiento se asocia con altas tasas de morbilidad.

Las causas de la depresión en adultos pueden estar relacionadas con la dificultad de cambiar de rol:

  • Baja educación y bajos ingresos
  • Maternidad adolescente 
  • Interrupción del matrimonio
  • Empleo inestable y
  • Trabajo altamente competitivo y estresante

Los principales síntomas de la depresión en adultos incluyen:

  • Sentimiento de tristeza o sentirse deprimido
  • Pérdida de interés o placer y evitar reuniones sociales
  • Disminución de la energía y presencia de fatiga
  • Disminución de la concentración y la atención
  • Disminución de la autoestima y la confianza en sí mismo
  • Pensamientos de culpa e indignidad
  • Una visión sombría y pesimista del futuro
  • Pensamientos o acciones de autolesión o pensamientos suicidas
  • Sueño perturbado o insomnio
  • Apetito marcado o disminuido

 

Criterios del trastorno depresivo mayor DSM-5

4-Major-depressive-1820bb48-dbb3-4a82-831b-372680888c82.jpg

De acuerdo con el DSM-5, se deben cumplir los siguientes criterios para hacer un diagnóstico de depresión mayor:

Al menos cinco de los siguientes síntomas deben estar presentes durante al menos dos semanas y reflejar un cambio con respecto a la funcionalidad anterior. Además, al menos uno de los síntomas es un estado de ánimo bajo o una pérdida de interés o placer.

  • El individuo está deprimido durante la mayor parte del día, casi todos los días, siendo notado por ellos mismos o por otros.
  • Él o ella no está interesado en todas o la mayoría de las actividades durante la mayor parte del día, casi todos los días.
  • Todos los días, el individuo gana o pierde una gran cantidad de peso o tiene una disminución o aumento del apetito.
  • Casi todos los días, él o ella sufre de insomnio o hipersomnia.
  • Todos los días, tiene un impedimento psicomotor que es visible para los demás, así como autoinformado.
  • Casi todos los días, él o ella se siente agotado o cansado.
  • Casi todos los días, el individuo tiene pensamientos de inutilidad o culpa extrema.
  • Todos los días, la capacidad del individuo para pensar, enfocarse o hacer juicios se deteriora.
  • Él o ella tiene pensamientos recurrentes de suicidio, ideación suicida (sin un plan en particular), un intento de suicidio o un plan definido para suicidarse.
  • Los síntomas mencionados anteriormente producen angustia clínicamente sustancial o dificultan el desempeño diario
  • El episodio depresivo no se debe a los efectos fisiológicos de un medicamento u otra afección médica.
  • La aparición del episodio no se explica mejor por una enfermedad específica o indefinida del espectro de la esquizofrenia u otros trastornos psicóticos.
  • La persona nunca ha experimentado un episodio maníaco o hipomaníaco.

El diagnóstico del trastorno depresivo mayor se basa en la frecuencia de los episodios recurrentes, la gravedad de los episodios, la existencia de características psicóticas y el estado de remisión. Esta es la clasificación:

Severidad

  • Leve
  • Moderado
  • Severo
  • Con características psicóticas
  • En emisión parcial
  • En plena remisión
  • No especificado

 

Epidemiología

El trastorno depresivo mayor es una condición mental común. Tiene una prevalencia de por vida que oscila entre el 5 y el 17 por ciento, con un promedio del 12 por ciento. La tasa de prevalencia en las mujeres es aproximadamente el doble que la de los hombres. Esta disparidad se ha atribuido a las variaciones hormonales, las consecuencias de la maternidad, las diferentes presiones psicológicas en hombres y mujeres, y un modelo conductual de indefensión aprendida. A pesar de que la edad promedio de inicio es de aproximadamente 40 años, nuevos estudios revelan un aumento en la incidencia en la población más joven debido al uso de alcohol y otras sustancias de abuso.

El TDM es más frecuente en aquellos que están divorciados, separados, en duelo o que no tienen interacciones interpersonales significativas. No hay diferencias en la prevalencia del TDM entre razas o posiciones socioeconómicas. Las personas que sufren de TDM con frecuencia tienen enfermedades concurrentes como el abuso de sustancias, el trastorno de pánico, el trastorno de ansiedad social y el trastorno obsesivo-compulsivo.

La existencia de estas enfermedades comórbidas en personas con TDM aumenta su riesgo de suicidio. La depresión es más común en personas mayores que tienen problemas médicos concomitantes. También es más común en entornos rurales que en áreas urbanas.

 

Fisiopatología del trastorno depresivo mayor

Se cree que la génesis del trastorno depresivo mayor es multifacética, con variables biológicas, genéticas, ambientales y psicológicas que juegan un papel importante. Anteriormente se pensaba que el TDM era causado principalmente por anomalías en los neurotransmisores, particularmente la serotonina, la norepinefrina y la dopamina.

Esto se ha demostrado mediante el uso de varios antidepresivos en el tratamiento de la depresión, como los inhibidores selectivos de los receptores de serotonina, los inhibidores de los receptores de serotonina-norepinefrina y los inhibidores de los receptores de dopamina-norepinefrina. Se encontró que los metabolitos de serotonina disminuyen en personas que tienen pensamientos suicidas. Las hipótesis recientes, sin embargo, sugieren que está relacionado en gran medida con sistemas neurorreguladores y circuitos cerebrales más sofisticados, lo que resulta en interrupciones posteriores de los sistemas neurotransmisores.

GaBA, un neurotransmisor inhibidor, así como el glutamato y la glicina, ambos neurotransmisores excitatorios significativos, se han identificado por tener un papel en la génesis de la depresión. Las personas deprimidas tienen reducidos los niveles de GABA en el plasma, el LCR y el cerebro. Se cree que el GABA funciona como un antidepresivo al bloquear las vías ascendentes de la monoamina, incluidos los sistemas mesocortical y mesolímbico.

Se han investigado las características antidepresivas de los fármacos que se oponen a los receptores NMDA. Los desequilibrios de la tiroides y la hormona del crecimiento también se han relacionado con la génesis de los trastornos del estado de ánimo. Múltiples adversidades y traumas en la infancia se han relacionado con el desarrollo de la depresión más adelante en la vida.

El estrés temprano severo puede producir cambios dramáticos en las respuestas neuroendocrinas y conductuales, lo que lleva a anomalías anatómicas en la corteza cerebral y depresión severa más adelante en la vida. Las imágenes cerebrales estructurales y funcionales de las personas deprimidas revelaron mayores hiperintensidades en las áreas subcorticales y una disminución del metabolismo cerebral anterior en el lado izquierdo.

Los estudios de familia, adopción y gemelos han encontrado que los genes tienen un papel en el riesgo de depresión. Los gemelos con TDM tienen una tasa de concordancia muy alta, según la investigación genética, especialmente los gemelos monocigóticos. También se ha encontrado que las experiencias de vida y las cualidades de la personalidad juegan una influencia.

De acuerdo con la teoría de la indefensión aprendida, el inicio de la depresión está relacionado con la experiencia de ocurrencias incontroladas. La depresión, según la teoría cognitiva, surge como resultado de errores cognitivos en aquellos que están predispuestos a la depresión.

 

Enfermedades somáticas asociadas con la depresión

Las sensaciones somáticas son particularmente frecuentes en la depresión y otras enfermedades mentales. Aunque los síntomas somáticos son comunes en individuos deprimidos, tienen mucho menos peso que los síntomas depresivos centrales en el diagnóstico de depresión.

Las etapas clínicas del estado de ánimo triste se caracterizan por síntomas corporales dolorosos y no dolorosos.

 

Diagnóstico del trastorno depresivo mayor

El trastorno depresivo mayor se diagnostica principalmente por la historia clínica del paciente y una evaluación del estado mental. Junto con la sintomatología, la entrevista clínica debe incluir un historial médico, antecedentes familiares, antecedentes sociales e historial de consumo de drogas. La información colateral de la familia / amigos de un paciente es un componente crítico del examen psiquiátrico.

Aunque no hay pruebas objetivas disponibles para diagnosticar la depresión, se realizan análisis de laboratorio de rutina, como un hemograma completo con un panel metabólico diferencial e integral, hormona estimulante de la tiroides, T4 libre, vitamina D, análisis de orina y exámenes toxicológicos para descartar causas orgánicas o médicas de depresión.

Las personas que sufren de depresión con frecuencia se presentan a sus médicos de atención primaria por problemas somáticos relacionados con su depresión, en lugar de buscar un experto en salud mental. En casi la mitad de los casos, los pacientes niegan haber experimentado síntomas depresivos, y con frecuencia son remitidos a terapia por miembros de la familia o enviados por empleadores para ser examinados para detectar el aislamiento social y la disminución de la actividad. En cada cita, es fundamental evaluar a un paciente para detectar pensamientos suicidas u homicidas.

 

Hágase una autoprueba para la depresión

Tener mal humor o sentirse tenso son ocurrencias regulares para todos nosotros. Cuando estos sentimientos persisten, es posible que sufra de depresión o ansiedad, o ambas. Estas autopruebas contienen preguntas pertinentes que lo ayudarán a evaluar su situación actual y diseñar una estrategia para sentirse mejor cuanto antes.

Cuando usted está pasando por un momento difícil, es natural sentirse deprimido por un tiempo; sentimientos como la melancolía y la pérdida ayudan a definir quiénes somos. Sin embargo, si se siente triste o mal la mayor parte del tiempo durante un período prolongado puede estar sufriendo de depresión.

Realice esta autoprueba para ver si presenta alguno de los síntomas de advertencia de la depresión. Esto no le proporcionará un diagnóstico, pero le ayudará a determinar qué hacer a continuación.

 

Trastorno depresivo mayor con características psicóticas

La depresión psicótica, también conocida como un trastorno depresivo mayor con elementos psicóticos, es una enfermedad médica o de salud mental grave que necesita un tratamiento rápido y un monitoreo constante por parte de un especialista médico o de salud mental.

La enfermedad depresiva mayor es una condición mental prevalente que puede tener un impacto perjudicial en muchos aspectos de la vida de una persona. Tiene un efecto sobre el estado de ánimo y el comportamiento, así como diferentes procesos corporales como comer y dormir. Las personas que sufren de depresión grave con frecuencia pierden interés en las cosas que antes amaban y tienen dificultades para realizar las tareas diarias. Incluso pueden sentir que la vida no vale la pena vivirla.

 

Trastorno bipolar (BD)

La depresión en pacientes con trastorno bipolar (TDC) presenta un desafío clínico significativo. Como la esquizofrenia es dominante, incluso en el BD tratado, la depresión se asocia no solo con la esquizofrenia, sino contrastornos médicos comunes y tieney alto riesgo de suicidio.

 

Diagnóstico del trastorno bipolar (BD) y factores de riesgo:

En quizás el 12-17% de los casos, el trastorno bipolar no se reconoce hasta que el estado de ánimo se "transforma" en hipomanía o manía, ya sea espontánea o expuesta a sustancias que elevan el estado de ánimo.

Factores que sugieren un diagnóstico de BD

  • Manía familiar, psicosis, "crisis nerviosa" u hospitalización psiquiátrica
  • Inicio temprano de la enfermedad, a menudo con síntomas de depresión
  • Estado de ánimo ciclotímico
  • Recurrencias múltiples (por ejemplo, 4 episodios de depresión en el transcurso de 10 años)
  • Depresión con agitación distintiva, ira, insomnio, irritabilidad, verborragia
  • Presencia de síntomas "mixtos" o hipomaníacos, o psicóticos.
  •  Empeoramiento clínico, especialmente con propiedades mixtas durante el tratamiento antidepresivo
  • Pensamientos y acciones suicidas
  • Abuso

 

Trastorno depresivo mayor en niños y adolescentes:

1-Major-depressive-disorders-c97d0d04-e9a8-47b3-9943-9e75e89cf47c.jpg

El trastorno depresivo mayor (TDM) puede tener un impacto significativo en el inicio en la infancia y la adolescencia. El rendimiento escolar deteriorado, los problemas interpersonales más adelante en la vida, la paternidad temprana y un mayor riesgo de otros trastornos de salud mental y trastornos por uso de sustancias se han asociado. Los niños con TDM infantil a menudo están infradiagnosticados y subtratados, con solo el 50% de los adolescentes diagnosticados antes de llegar a la edad adulta.

Los síntomas de la depresión en niños de 3 a 8 años incluyen:

  • Presencia  de quejas razonables.
  • Irritación mayor a lo normal
  •  Los típicos signos de depresión están disminuidos
  • Preocupación
  • Cambios de comportamiento observables

Una vez que un niño se convierte en un adolescente y un adulto, la presentación de los síntomas es consistente con los criterios del Manual Diagnóstico y Estadístico para los Trastornos Mentales (DSM-5):

  • Jóvenes con hipersomnia leve
  • Cambios en el peso y aumento del apetito
  • Falta de ideales en comparación con los adultos

 

Depresión posparto

La depresión posparto afecta a una de cada siete mujeres (PPD). Si bien la mayoría de las mujeres se recuperan rápidamente de la tristeza propia de este período, la PPD dura mucho más tiempo y tiene un impacto significativo en la capacidad de las mujeres para volver a la vida normal.

La PPD tiene un impacto en la madre y su vínculo con su hijo. La PPD afecta la reacción cerebral materna y el comportamiento. La depresión posparto es más frecuente dentro de las 6 semanas posteriores al parto. La PPD afecta del 6,5 por ciento al 20 por ciento de las mujeres. Es más frecuente en niñas adolescentes, madres que tuvieron recién nacidos prematuros y mujeres que viven en ciudades.

Según un estudio, las madres afroamericanas e hispanas informaron el comienzo de los síntomas dentro de las 2 semanas posteriores al nacimiento, pero las madres blancas informaron la aparición de los síntomas más tarde.

 

Trastorno disfórico premenstrual

Los síntomas premenstruales son un grupo de síntomas psicológicos, conductuales y físicos que ocurren en un patrón cíclico antes de la menstruación y posteriormente desaparecen después del período menstrual en mujeres en edad reproductiva. La mayoría de las mujeres tienen un dolor relativamente leve y los síntomas no interfieren con su vida personal, social o profesional; sin embargo, del 5% al 8% de las mujeres experimentan síntomas de moderados a graves, que pueden causar un sufrimiento considerable y deterioro funcional.

Todas las mujeres en edad reproductiva, desde la menarca hasta la menopausia, pueden tener síntomas premenstruales. Los síntomas premenstruales son un problema típico para las mujeres en edad reproductiva. En los Estados Unidos, alrededor del 70 al 90 por ciento de las mujeres en edad reproductiva informan al menos algo de dolor premenstrual.

Aproximadamente un tercio de estas mujeres presentan síntomas lo suficientemente graves como para justificar un diagnóstico de síndrome premenstrual. El TDPM, el tipo más grave de síntomas premenstruales, se ha observado en el 3% al 8% de estos pacientes con síndrome premenstrual.

 

Tratamientos para el trastorno depresivo mayor

Tratamiento del trastorno depresivo mayor (TDM) en adultos:

Las opciones de tratamiento para el trastorno depresivo mayor incluyen fármacos, tratamiento psicológico, tratamientos intervencionistas y del estilo de vida. La medicación y / o psicoterapia se utilizan para tratar el TDM al principio.

El tratamiento combinado, que incluye tanto medicamentos como psicoterapia, ha demostrado ser más beneficioso que cualquiera de los tratamientos solos. Se ha demostrado que la terapia electroconvulsiva es más efectiva que cualquier otro tratamiento para la depresión mayor grave.

Psicoterapia del paciente:

La educación y el tratamiento de la depresión se pueden proporcionar a todos los pacientes. Cuando sea apropiado, se puede dar educación a los miembros relevantes de la familia.

La educación sobre las opciones de tratamiento disponibles ayudará a los pacientes a tomar decisiones informadas, anticipar los efectos secundarios y seguir el tratamiento prescrito. Otro aspecto importante de la educación es informar a los pacientes y a los familiares preocupados sobre el retraso en la duración del inicio de la acción antidepresiva.

Farmacoterapia y tratamiento agudo:

Los antidepresivos se pueden utilizar como la modalidad de tratamiento primario para los pacientes con depresión moderada o grave.

Las características clínicas que pueden sugerir que el medicamento es la modalidad terapéutica preferida incluyen antecedentes de respuesta positiva previa a los antidepresivos, la gravedad de los síntomas, trastornos significativos del sueño y trastornos del apetito., agitación o expectativa de la necesidad de mantenimiento.

Los pacientes con depresión severa con características psicóticas requerirán terapia antidepresiva y antipirética y / o electroconvulsiva (TEC).

Todos los antidepresivos son efectivos, aunque sus perfiles de efectos secundarios difieren. Los siguientes medicamentos han sido aprobados por la FDA para el tratamiento del TDM:

  • Fluoxetina, sertralina, citalopram, escitalopram, paroxetina y fluvoxamina son ejemplos de inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS).. Por lo general, se usan como la primera línea de terapia y son los antidepresivos más comúnmente recetados.
  • Venlafaxina, duloxetina, desvenlafaxina, levomilnacipran y milnacipran son ejemplos de inhibidores de la recaptación de serotonina-norepinefrina (IRSN).. Se usan con frecuencia para tratar a personas deprimidas que también tienen problemas de dolor.
  • La trazodona, la vilazodona y la vortioxetina son moduladores de la serotonina.
  • El bupropión y la mirtazapina son ejemplos de antidepresivos atípicos. Cuando los pacientes tienen efectos adversos sexuales de los ISRS o IRSN, con frecuencia se recomiendan como monoterapia o como medicamentos de aumento.
  • La amitriptilina, la imipramina, la clomipramina, la doxepina, la nortriptilina y la desipramina son antidepresivos tricíclicos (ATC).
  • La tranilcipromina, la fenelzina, la selegilina y la isocarboxazida son ejemplos de inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO). Debido a la alta prevalencia de efectos adversos y muertes en sobredosis, los IMAO y los ATC no se utilizan de forma rutinaria.
  • Otros medicamentos que se pueden usar para aumentar la eficacia de los antidepresivos incluyen estabilizadores del estado de ánimo y antipsicóticos.

 

El papel del yoga y la meditación en el manejo de la depresión:

3-Major-depressive-disorders-7aaaca45-8abe-41ba-bb88-6dc31ad9db5c.jpg

El yoga originario de la antigua India es reconocido como una forma de medicina alternativa que utiliza la práctica de la mente-cuerpo. La filosofía del yoga se basa en 8 extremidades que se describen mejor como principios éticos para vivir una vida significativa y con propósito. Para controlar la depresión:

  • Puede relajar los músculos, lo que resulta en una reducción de los dolores y molestias
  • Crea una energía equilibrada
  • Ayuda a controlar la la respiración y disminuye la frecuencia cardíaca
  • Reduce la presión arterial y los niveles de cortisol
  • Aumenta el flujo sanguíneo
  • Reduce el estrés y la ansiedad debido a la calma
  • Mejora las afecciones médicas preexistentes como la artritis, el cáncer, las enfermedades mentales y más.

 

Tratamiento del trastorno depresivo mayor (TDM) en niños y adolescentes

La psicoterapia es importante tanto para los pacientes como para sus familias para que todos estén al tanto del plan de tratamiento y los objetivos. Cuando se da educación, el tratamiento aumenta. La educación mental puede incluir signos y síntomas de depresión, curso clínico de la enfermedad, riesgo de exacerbación, opciones de tratamiento y consejos de los padres sobre cómo interactuar con un joven deprimido.

Según el estudio de Sandra Mullen, la psicoterapia, junto con los medicamentos, es a menudo el tratamiento recomendado para el trastorno depresivo mayor (TDM) en niños y adolescentes que se examinan para detectar mayor riesgo de depresión, pensamientos suicidas y efectos antidepresivos (ADE), incluida una transición a hipomanía/manía.

 

Tratamiento para la depresión bipolar

La depresión bipolar sigue siendo un desafío clínico. Las opciones de tratamiento son limitadas, especialmente en el manejo de la fase aguda de la depresión bipolar. Actualmente solo hay tres terapias farmacológicas aprobadas: OFC, quetiapina (liberación inmediata o prolongada) y lurasidona (monoterapia con litio o terapia adyuvante o valproato). Los tres agentes tienen perfiles de eficacia similares. Pero difieren en términos de durabilidad.

Agentes y tratamientos no aprobados: Los medicamentos no farmacológicos como lamotrigina, antidepresivos, modafinilo, pramipexol, ketamina y terapia electroconvulsiva (TEC) a menudo se prescriben para tratar la depresión bipolar aguda.

 

Tratamiento para la depresión recurrente:

Algunos pacientes pueden experimentar episodios repetidos de depresión a lo largo de sus vidas a menos que se use terapia de mantenimiento para prevenir la recaída. El tratamiento debe incluir psicoterapia y farmacoterapia, y la dosis generalmente no debe reducirse después de la remisión.

 

Diagnóstico diferencial

Es fundamental descartar el trastorno depresivo causado por otra afección médica, trastorno depresivo inducido por sustancias / medicamentos, distimia, ciclotimia, duelo, trastorno de adaptación con estado de ánimo deprimido, trastorno bipolar, trastorno esquizoafectivo, esquizofrenia, trastornos de ansiedad y trastornos alimentarios al evaluar el TDM. Los síntomas depresivos pueden desarrollarse como resultado de los siguientes factores:

  • Causas neurológicas como accidente cerebrovascular, esclerosis múltiple, epilepsia, enfermedad de Parkinson y enfermedad de Alzheimer
  • Endocrinopatías como diabetes, trastornos de la tiroides y trastornos suprarrenales
  • Alteraciones metabólicas como hipercalcemia, hiponatremia
  • Medicamentos/sustancias de abuso: esteroides, antihipertensivos, anticonvulsivos, antibióticos, sedantes, hipnóticos, alcohol, abstinencia estimulante
  • Deficiencias nutricionales como deficiencia de vitamina D, B12, B6, hierro o deficiencia de folato
  • Enfermedades infecciosas como el VIH y la sífilis
  • Malignidades

 

Pronóstico

Los episodios depresivos en el trastorno depresivo mayor pueden persistir durante 6 a 12 meses si no se tratan. Aproximadamente dos tercios de las personas con TDM consideran el suicidio, y del 10 al 15% se comprometen. El TDM es una afección crónica y recurrente; la tasa de recurrencia después del primer episodio es de alrededor del 50%, 70% después del segundo episodio y 90% después del tercer episodio. Aproximadamente del 5 al 10% de las personas con TDM desarrollan trastorno bipolar.

Los pacientes con episodios moderados, la falta de síntomas psicóticos, un mejor cumplimiento del tratamiento, un sistema de apoyo robusto y un funcionamiento premórbido adecuado tienen un pronóstico positivo para el TDM. En presencia de una condición mental concomitante, trastorno de la personalidad, hospitalizaciones múltiples y edad avanzada de inicio, el pronóstico es adverso

 

Complicaciones

El TDM es una de las principales causas de discapacidad en el mundo. No solo causa un deterioro funcional severo, sino que también tiene un impacto negativo en las conexiones interpersonales, disminuyendo la calidad de vida. Las personas que sufren de TDM tienen un riesgo significativo de adquirir ansiedad comórbida y trastornos por consumo de drogas, lo que aumenta su riesgo de suicidio.

La diabetes, la hipertensión, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica y la enfermedad de las arterias coronarias pueden verse exacerbadas por la depresión. Las personas que están deprimidas son más propensas a participar en una conducta autodestructiva como forma de afrontamiento. Si no se trata, el TDM puede ser bastante debilitante.

 

Conclusión

El trastorno depresivo mayor (TDM) fue clasificado como la tercera causa principal de carga de enfermedad en todo el mundo por la OMS en 2008, y se prevé que la afección ocupe el primer lugar para 2030.

Se diagnostica cuando una persona tiene un estado de ánimo consistentemente bajo o deprimido, anhedonia (pérdida de interés en las actividades de placer), sentimientos de culpa o inutilidad, falta de energía, falta de concentración, cambios en el apetito, retraso o agitación psicomotora, dificultades para dormir o pensamientos suicidas.

Para el tratamiento eficaz y exitoso del TDM, se requiere un enfoque multidisciplinario. Estos servicios de colaboración incluyen médicos de atención primaria y psiquiatras, así como enfermeras, terapeutas, trabajadores sociales y administradores de casos. La detección de la depresión en entornos de atención primaria es crítica.

Artículos

Otros artículos