Autismo

Fecha de Última Actualización: 13-Jun-2023

Originalmente Escrito en Inglés

Autismo

El autismo: a menudo conocido como trastorno del espectro autista (TEA), es una enfermedad compleja caracterizada por problemas de comunicación y comportamiento. Puede manifestarse en varios síntomas y habilidades o destrezas. Además, puede ser un problema pequeño o una afección grave que requiera tratamiento y atención a tiempo completo en un centro pediátrico.

La comunicación tiende a ser difícil para los niños con autismo. Algunos tienen dificultades para comprender lo que otros piensan y sienten. Esto dificulta la comunicación, ya sea a través de palabras, gestos, tacto o expresiones faciales.

Además, los pacientes con autismo pueden experimentar dificultades de aprendizaje y sus habilidades pueden desarrollarse al azar. Por ejemplo, uno puede tener dificultades con la comunicación y sobresalir en el arte, la música, la aritmética o incluso la memoria. Como resultado, pueden desempeñarse predominantemente bien en pruebas analíticas o de resolución de problemas. Actualmente, el diagnóstico de autismo es mayor en número que antes.

 

Signos y síntomas del autismo

Los síntomas del autismo suelen aparecer entre los 12 y los 24 meses de edad en la primera infancia. Estos síntomas, por otro lado, pueden surgir tarde o temprano. Un retraso significativo en el desarrollo social o del lenguaje puede ser uno de los primeros signos.

Los síntomas del autismo se clasifican en dos categorías: problemas de comunicación e interacción social y conducta o acciones restringidas o repetitivas.

Los problemas de comunicación e interacción social incluyen lo siguiente;

  • Dificultades de comunicación, como desafíos para discutir emociones, intereses o mantener un diálogo de ida y vuelta.
  • Problemas de comunicación no verbal, incluida la dificultad para mantener el contacto visual o incluso leer el lenguaje corporal.
  • Dificultad a la hora de formar y mantener una relación.

Los siguientes son síntomas de patrones de comportamiento o actividades restringidos o repetitivos;

  • Acciones, movimientos o patrones de habla repetitivos
  • Un compromiso estricto con un conjunto de rutinas o comportamientos.
  • Un cambio en la sensibilidad a cierta información sensorial del entorno, incluida una respuesta negativa a un sonido en particular.
  • Preocupaciones o intereses enfocados

 

Causas del autismo

Causas del autismo

No existe una etiología única para el trastorno del espectro autista. Posiblemente haya múltiples causas, especialmente con la complejidad del trastorno y el hecho de que los signos y la intensidad varían. Es posible que tanto la genética como el entorno jueguen un papel importante.

  • Genética

El trastorno de autismo parece ser causado por una serie de genes. Puede estar relacionado con una condición genética, como el síndrome de X frágil o el síndrome de Rett en otros niños. Por otro lado, las variaciones genéticas (mutaciones) tienden a aumentar la probabilidad de autismo en algunos niños.

Otros genes pueden influir en el crecimiento del cerebro o en la comunicación entre las células cerebrales. También pueden afectar la gravedad de los síntomas asociados. Mientras que otras mutaciones genéticas parecen ser hereditarias, otras ocurren por casualidad.

  • Aspectos ambientales

Por el momento, los investigadores todavía están investigando si las infecciones virales, los medicamentos o las dificultades del embarazo, así como la contaminación del aire, juegan un papel en la aparición de la enfermedad del espectro autista.

 

Factores de riesgo del autismo

El autismo es cada vez más común entre los niños. No está claro si esto se debe a un diagnóstico y notificación tempranos mejorados, un aumento real en el porcentaje de casos, o ambos.

Todos los niños, independientemente de su raza y origen, se ven afectados por condiciones de autismo. Por otro lado, ciertos aspectos tienden a aumentar el riesgo de un niño. Los posibles factores contribuyentes pueden incluir los siguientes;

  • Antecedentes familiares: en una familia en la que a un niño se le diagnostica autismo, las posibilidades de que a otro niño se le diagnostique son altas. Además, es bastante raro que los padres u otros miembros de la familia con autismo tengan dificultades leves con la comunicación y las habilidades sociales.
  • El sexo de su hijo: en general, los niños varones tienen cuatro veces más probabilidades, a diferencia de las mujeres, de tener una condición de autismo.
  • Otras condiciones de salud: el autismo u otros síntomas relacionados con el autismo son más comunes en niños con trastornos médicos particulares. Algunas de estas condiciones médicas son el síndrome X frágil, que es una enfermedad hereditaria que causa problemas intelectuales, y la esclerosis tuberosa, una condición en la que se forman tumores benignos en el cerebro. El síndrome de Rett es otra anomalía genética que aumenta el riesgo de autismo en las niñas.
  • Bebés que nacen prematuramente: el trastorno de autismo es más probable en bebés que nacen antes de las 26 semanas de embarazo.
  • Edades de los padres: podría haber un vínculo entre el trastorno de autismo y los niños nacidos de padres ancianos. Sin embargo, se necesita un estudio de investigación adicional para confirmar esto.

Otros factores de riesgo que pueden aumentar las posibilidades de desarrollar autismo incluyen;

  • mutaciones genéticas
  • Relativamente bajo peso al nacer
  • Inconsistencia metabólica
  • Exposición a metales pesados, así como toxinas en el medio ambiente.
  • Una historia previa de infecciones virales.
  • Exposición al ácido valproico (Depakene) y talidomida (Thalomid) durante el embarazo

 

Diagnóstico de autismo

Durante los controles de rutina, el pediatra buscará signos o síntomas de retraso en el desarrollo. Si el niño muestra algún signo de discapacidad por autismo , el cuidador principal puede derivarlo a un especialista en autismo para una evaluación más detallada. Puede ser un neurólogo pediátrico, un psiquiatra o psicólogo infantil, o un pediatra del desarrollo.

En la mayoría de los casos, hacer un diagnóstico de autismo puede ser difícil debido a la amplia gama de síntomas y gravedad. No existe una prueba médica exacta que pueda usarse para diagnosticar la afección. Un especialista, por otro lado, podría hacer lo siguiente para hacer un diagnóstico;

  • Observe y examine al niño mientras le pregunta cómo han evolucionado con el tiempo sus habilidades de comunicación, interacciones sociales y conducta.
  • Llevar a cabo pruebas de habla, audición y lenguaje, así como evaluaciones del nivel de desarrollo y preocupaciones sociales y de comportamiento.
  • Dar al menor comunicación organizada e intercambios sociales para observar y calificar las actuaciones.
  • Aplicar el principio del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5) como guía.
  • Consultar a otros especialistas en autismo mientras se hace un diagnóstico.
  • Para saber si el niño tiene una enfermedad genética como el síndrome de Rett o el síndrome X frágil, el pediatra puede sugerir una evaluación genética.

 

Opciones de tratamiento del autismo

Opciones de tratamiento del autismo

No existe una cura exacta para el autismo y ningún tratamiento único funciona para todos. El objetivo del tratamiento disponible es mejorar la capacidad del niño para trabajar. Esto se logra minimizando los síntomas del trastorno y promoviendo el aprendizaje y el crecimiento.

La pronta intervención en los años preescolares del niño podría ayudar en el desarrollo de habilidades importantes. Pueden incluir habilidades comunicativas, sociales, conductuales y funcionales.

En caso de que a su hijo le hayan diagnosticado autismo, busque el consejo de profesionales para desarrollar un plan de tratamiento. Además, cree un equipo de profesionales para ayudar a satisfacer las necesidades de su hijo.

Algunas de las opciones de tratamiento de autismo disponibles son;

  • Terapia del habla y del comportamiento

Muchos programas se enfocan en los problemas sociales, de comportamiento y de lenguaje que son comunes en los niños con autismo. Otros programas enfatizan la reducción de comportamientos desafiantes y la adquisición de nuevas habilidades. Algunos también educan a los niños sobre cómo comportarse en circunstancias sociales o cómo comunicarse de manera más efectiva con los demás.

  • Terapias educativas

Los programas educativos muy estructurados a menudo funcionan con éxito para los niños con autismo. Algunos de los programas más efectivos generalmente involucran un equipo de expertos y varias actividades para desarrollar habilidades sociales, comportamiento y comunicación. Los niños en edad preescolar que reciben intervenciones conductuales intensas y personalizadas con frecuencia logran avances significativos.

  • Terapia familiar

Los padres, así como otros miembros de la familia, pueden aprender a jugar y relacionarse con los niños de manera que mejoren las habilidades de interacción social y controlen los comportamientos problemáticos. La terapia familiar también educa sobre las habilidades de la vida cotidiana y la comunicación con los niños.

  • Terapias adicionales

La terapia del habla, por ejemplo, puede ayudar a promover las habilidades de comunicación, mientras que la terapia ocupacional educa sobre las actividades de la vida diaria. Por otro lado, la fisioterapia mejora la movilidad y la estabilidad puede ser efectiva. Todo esto generalmente depende de las necesidades generales del niño. Un psicólogo puede aconsejar sobre cómo tratar la conducta problemática.

  • medicamentos

Aunque ningún fármaco puede tratar eficazmente los síntomas primarios del autismo, puede ayudar a regularlos. Si el menor es hiperactivo, por ejemplo, el médico puede recomendar ciertos medicamentos. Es posible que su hijo reciba medicamentos antipsicóticos para abordar problemas de comportamiento graves y antidepresivos para controlar la ansiedad.

Asegúrese de informar a todos los médicos de su hijo sobre cualquier medicamento y suplemento que esté usando. Esto se debe a que ciertos suplementos y medicamentos pueden interactuar y provocar efectos secundarios graves.

 

Complicaciones del autismo

Los problemas de comunicación, interacción social y comportamiento pueden dar lugar a las siguientes complicaciones en los niños;

  • Problemas escolares y dificultades para aprender de manera efectiva
  • Problemas con el empleo
  • La incapacidad del niño para vivir por sí mismo
  • Aislamiento social
  • Estrés en la familia del niño.
  • Victimización o ser intimidado por otros

 

Perspectivas para el autismo

Los autismos no tienen cura. Las intervenciones conductuales tempranas y rigurosas son generalmente las opciones de tratamiento más exitosas. Cuanto antes se inscriba un menor en los programas de terapia, mayores serán sus posibilidades de mejorar.

Tenga en cuenta que el autismo es una condición relativamente compleja. Además, puede tomar algún tiempo para que un niño con autismo descubra el programa adecuado para él.

 

Conclusión

El autismo es un trastorno del neurodesarrollo complicado que afecta la forma en que un niño reacciona e interactúa con otras personas. El autismo tiene una amplia gama de efectos en los menores. Mientras que algunos pacientes autistas son autosuficientes, otros requieren atención y asistencia a tiempo completo.

La terapia del habla y la terapia ocupacional son dos tratamientos comunes que los pediatras suelen recomendar. También se puede acceder a otros tipos de soporte.