hemorroide

última fecha actualizada: 04-Oct-2023

Escrito originalmente en inglés

Hemorroide

Las hemorroides,también conocidas como plies, se refieren a las venas hinchadas y agrandadas alrededor del recto inferior y el ano. Son muy similares a las varices y comprenden dos categorías. Incluyen aquellos que se desarrollan dentro del recto, hemorroides internas, y los que ocurren debajo de la piel en el ano, hemorroides externas. 

Las hemorroides son comunes y afectan a uno de cada cuatro individuos de vez en cuando. Por lo general, son dolorosos y causan molestias extremas. Sin embargo, son tratables y fácilmente manejables. Dado que las hemorroides tienden a empeorar con el tiempo, los proveedores médicos recomiendan buscar tratamiento inmediato tan pronto como ocurran. Además de evitar el agravamiento, esto también ayuda a prevenir complicaciones adicionales y otros problemas de salud.

 

Tipos de hemorroides

Las hemorroides pueden ocurrir en o sobre el recto. Estos son los tipos más comunes de hemorroides según la ubicación de las venas inflamadas;

Hemorroides externas: Se refiere a las venas agrandadas e hinchadas que se desarrollan debajo de la piel. El canal en el ano permite que las heces salgan. Las hemorroides externas tienden a ser dolorosas y con picazón y, a veces, sangran. Ocasionalmente pueden coagularse si se llenan de sangre. Aunque esto no es dañino, puede causar dolor severo e hinchazón.

Hemorroides internas: Aquí es donde se producen las venas inflamadas en el recto. El recto es una sección del tracto digestivo que une el colon o el intestino grueso y el ano. Tales hemorroides internas a veces pueden sangrar, pero por lo general son indoloras. 

Hemorroides prolapsadas: Las hemorroides pueden prolapsar tanto interna como externamente. Esto significa que pueden estirarse o abultarse fuera del ano. Además, estas hemorroides prolapsadas pueden sangrar y causar molestias. 

Hemorroides trombosadas: una afección en la que se forma un coágulo de sangre (trombosis) dentro del tejido de las hemorroides se denomina hemorroide trombosada. Pueden desarrollarse en el ano como hinchazón o bultos. Las hemorroides trombosadas son típicamente un tipo de complicación de hemorroides donde se desarrolla un coágulo de sangre. Sin embargo, los coágulos de sangre también pueden ocurrir en hemorroides internas y externas. 

 

Causas de las hemorroides

La causa principal de las hemorroides implica demasiada presión que puede hacer que las venas dentro del ano se estiren e incluso se hinchen o protruyen. Algunos de los factores que contribuyen al aumento de la presión alrededor del recto inferior incluyen;

  • Sentado en el inodoro durante períodos prolongados
  • Obesidad (sobrepeso)
  • Esfuerzo durante las deposiciones
  • Estreñimiento o diarrea intensos
  • Embarazo
  • Tener relaciones sexuales anales
  • Levantar con frecuencia cosas pesadas
  • Consumir una dieta baja en fibra

 

Signos y síntomas de las hemorroides

Los signos y síntomas comunes de las hemorroides pueden incluir los siguientes;

  • Dolor e irritación de hemorroides alrededor del área anal
  • Picazón severa en el ano
  • Bulto doloroso o con picazón e hinchazón alrededor del ano
  • Deposiciones dolorosas e incomodidad
  • Fuga de la materia fecal

Las hemorroides causan dolor e incomodidad. Sin embargo, no son fatales, y por lo general desaparecen incluso sin ningún tratamiento. Por otro lado, debe consultar a un médico si nota algún sangrado o experimenta deposiciones negras. El sangrado puede ser el resultado de un problema diferente que no sean las hemorroides. Puede ser colitis ulcerosa, cáncer de colon o enfermedad de Crohn. Debido a esto, es importante que lo revisen.

 

Factores de riesgo de las hemorroides

Las hemorroides son una afección genética que se puede transmitir de generación en generación. Si uno de sus padres o ambos tienen el trastorno, usted tiene mayores posibilidades de desarrollarlos. Además, las hemorroides tienen más probabilidades de desarrollarse si usted hace mucho trabajo pesado, es obeso o pone su cuerpo bajo mucho estrés.

Las hemorroides pueden formarse debido al esfuerzo al tener o intentar tener una evacuación intestinal. Esto podría deberse a que usted está sufriendo de diarrea o estreñimiento de hemorroides o si pasa demasiado tiempo en el inodoro. Las hemorroides también pueden ser irritadas por el coito anal.

Si está embarazada, entonces está en riesgo de contraer hemorroides. A medida que el útero se expande, ejerce demasiada presión sobre la vena del colon, lo que hace que se abulte o se estire.

 

Diagnóstico de hemorroides

El médico a menudo diagnostica las hemorroides dependiendo de los síntomas y signos, así como de la prueba física. Si es necesario, es posible que también tenga que someterse a lo siguiente;

Examen rectal digital: Consiste en insertar un dedo lubricado y enguantado dentro del recto para comprobar si hay algo inusual, incluidos los crecimientos.

Anoscopia: Durante este procedimiento, el médico utiliza un tubo iluminado conocido como anoscopio para revisar el revestimiento del recto y el ano en busca de cualquier anomalía.

Sigmoidoscopia: Consiste en el uso de un tubo iluminado conectado a una cámara en la punta (sigmoidoscopio). Permite al médico revisar el interior de la región inferior del recto y el colon. La sigmoidoscopia rígida y la sigmoidoscopia flexible son ejemplos de los procedimientos. 

Aunque estas pruebas pueden causar molestias, por lo general son indoloras. A menudo se realizan sin anestesia en el consultorio de un médico o en una clínica ambulatoria. Es relativamente un procedimiento corto; por lo tanto, regresará a casa ese mismo día.

A veces, el médico puede realizar una colonoscopia para verificar los resultados de otras pruebas o para buscar síntomas de cáncer de colon. La anestesia es necesaria para este procedimiento ambulatorio.

 

Tratamiento de hemorroides

En la mayoría de los casos, las hemorroides generalmente se resuelven por sí solas sin ninguna forma de tratamiento. Sin embargo, los síntomas como sangrado y dolor pueden persistir durante una semana o un poco más.

Los proveedores médicos categorizan y tratan las hemorroides dependiendo de la extensión del prolapso, que se divide en los siguientes grados;

  • Hemorroides de grado 1. Estos son los que sangran pero no prolapsan
  • Las hemorroides del grado 2 prolapsaron en la parte externa del canal anal pero disminuyen espontáneamente.
  • Las hemorroides de grado 3 sobresalen en la parte externa del canal anal y deben reducirse manualmente.
  • Las hemorroides de grado 4 suelen ser irreductibles y continuamente prolapsas. Las hemorroides de grado 4 incluyen aquellas que están agudamente trombosadas y aquellas que incluyen prolapso de la mucosa rectal.

 

Mientras tanto, los proveedores médicos pueden recomendar lo siguiente para controlar los síntomas;

Medicamentos:

El médico puede recomendar ungüentos de venta libre, cremas, almohadillas o supositorios de hemorroides si la afección está causando molestias menores. Tal medicación para hemorroides consiste en ingredientes como avellana bruja, hidrocortisona y lidocaína. Funcionan aliviando la incomodidad y la picazón por un corto tiempo.

Usted debe, sin embargo, evitar el uso de la crema de esteroides de venta libre durante una o más semanas a menos que su médico lo diga. Esto se debe a que podrían adelgazar la piel.

Enfoques mínimamente invasivos:

El médico puede prescribir una de las técnicas mínimamente invasivas para el sangrado recurrente y las hemorroides dolorosas. Estos procedimientos normalmente se pueden realizar sin anestesia en el consultorio del médico o en un centro ambulatorio.

  • Ligadura de banda elástica

Este procedimiento consiste en colocar una o dos pequeñas bandas elásticas en la base interna de las hemorroides para detener el sangrado. Después de una semana, las hemorroides se desacodarán y eventualmente se caerán.

Sin embargo, las bandas de hemorroides son incómodas y pueden provocar sangrado. Esto puede comenzar de dos a cuatro días después de la operación, aunque no suele ser grave. Las complicaciones más severas pueden ocurrir en raras ocasiones.

  • Inyectables (escleroterapia)

Para reducir el tejido de las hemorroides, el médico puede inyectarlo con contenido químico. Aunque la inyección es indolora, puede ser menos eficiente, a diferencia de la ligadura de banda elástica.

  • Coagulación (láser, infrarrojo o bipolar)

Esta técnica utiliza luz infrarroja o láser o a veces calor. Se marchitan y endurecen las diminutas hemorroides internas sangrantes. Sin embargo, tiene algunos efectos secundarios y normalmente desencadena algunas molestias.

Cirugías:

Si la condición es más intensa, después un procedimiento quirúrgico pudo ser necesario. Los médicos también pueden recomendar la cirugía de hemorroides si otras formas de tratamiento no son efectivas o si el paciente tiene hemorroides grandes.

El procedimiento quirúrgico para tratar las hemorroides puede incluir lo siguiente;

  • Hemorroidectomía (extirpación de hemorroides)

Esto implica la eliminación del exceso de tejido que podría estar desencadenando el sangrado. El cirujano puede realizar esta operación bajo una combinación de anestesia local y sedación o anestesia general y raquianestesia.

Un procedimiento de extirpación de hemorroides es el tratamiento más eficiente y completo para las hemorroides graves y recurrentes. Las infecciones del tracto urinario pueden ser el resultado de complicaciones como problemas temporales de vaciado de la vejiga. Tal complicación es generalmente común después de la anestesia espinal.

La mayoría de las personas experimentan alguna incomodidad después de la operación. En tales situaciones, los médicos a menudo recetan algunos medicamentos para ayudar a aliviar el problema. Un baño caliente también podría ser beneficioso.

  • Grapado de hemorroides

La herrhoidopexía grapada es un procedimiento para evitar que la sangre fluya al tejido hemorroidal. Por lo general, está diseñado para tratar solo las hemorroides internas.

El grapado es menos doloroso, a diferencia de la hemorroidectomía, y permite un retorno más rápido a la actividad diaria normal. El grapado, en comparación con la hemorroidectomía, se ha relacionado con una mayor posibilidad de recurrencia, así como con el prolapso rectal. El prolapso rectal es donde una porción del recto sobresale a través del ano.

La retención urinaria, el sangrado y la incomodidad, así como la sepsis (una rara infección mortal de la sangre), son todas complicaciones posibles. Por lo tanto, es esencial consultar al médico sobre una alternativa adecuada para usted.

Remedios caseros:

Estos remedios caseros para hemorroides pueden ayudarlo a aliviar el dolor menor, la inflamación y la hinchazón asociados con el trastorno mientras está en casa;

Consumo de alimentos ricos en fibra: Las verduras, las frutas y los cereales integrales son ejemplos de alimentos ricos en fibra. Incluir esto en su dieta regular ayuda a suavizar las heces, por lo tanto, aumentar la masa. Esto eventualmente evitará el esfuerzo durante las deposiciones, ya que esto puede agravar los síntomas de las hemorroides existentes. Los expertos médicos recomiendan agregar fibra a la dieta gradualmente para prevenir problemas con los gases. 

Remojarse con frecuencia en un baño caliente: Empapar la región anal con agua tibia es esencial. Los médicos recomiendan hacer esto durante aproximadamente 10 a 15 minutos al menos 2 o 3 veces al día. Alternativamente, puede usar un baño de asiento que se ajuste a su inodoro. 

Uso de tratamientos tópicos: La aplicación del supositorio de hemorroides de venta libre o la crema que contiene hidrocortisona es útil. También puede utilizar una almohadilla con contenido anestésico o avellana bruja.

Tomar analgésicos orales: La aspirina, el paracetamol como Tylenol y el ibuprofeno como Motrin IB y Advil pueden ayudar temporalmente a aliviar el dolor y la incomodidad.

La aplicación de estos remedios caseros puede ayudar a aliviar y curar los síntomas de las hemorroides en una semana. Sin embargo, debe ver a un médico si no ve ningún cambio o mejoría después de una semana o si el sangrado y el dolor se vuelven intensos.

 

Prevención de hemorroides

Las hemorroides suelen ser una afección prevenible. Mantener las heces más suaves es la mejor manera de prevenir las hemorroides. Esto se debe a que pueden pasar fácilmente; por lo tanto, no tienes que esforzarte. Los siguientes consejos también le ayudarán a prevenir el trastorno y minimizar los síntomas;

Beber muchos líquidos: Beber al menos de 6 a 8 vasos de agua o cualquier otro líquido todos los días hace que las heces sean más suaves. Sin embargo, debe tener en cuenta que el alcohol no juega un papel. 

Evite el esfuerzo: Demasiado esfuerzo o contención de la respiración al intentar pasar las heces conduce a un aumento de la presión dentro de la vena alrededor del recto inferior.

Evite sentarse en el inodoro por mucho tiempo: Sentarse durante mucho tiempo en el inodoro puede resultar en un aumento de la presión de las venas dentro del ano.

Alivia tus intestinos inmediatamente sientes el impulso: Es esencial pasar la evacuación intestinal tan pronto como sientas el impulso. Cualquier retraso puede hacer que el impulso desaparezca, y esto hace que las heces se sequen; por lo tanto, se hace difícil de pasar.

Ejercicio regular: Mantenerse activo puede ayudar a evitar el estreñimiento y minimizar la presión dentro de las venas anales. Tal presión ocurre generalmente debido a la prolongada sentada o de pie. Por otro lado, hacer ejercicio regularmente es esencial para reducir el exceso de peso que podría estar causando hemorroides. 

Suplementos de fibra: La mayoría de las personas no consumen la cantidad recomendada de fibra en su dieta, que es de 20 a 30 gramos por día. Suplementos de fibra de venta libre, incluyendo psyllium (Metamucil) y metilcelulosa (Citrucel), han demostrado mejorar los síntomas generales de las hemorroides y sangrado. 

Siempre asegúrese de beber al menos ocho vasos de agua u otros líquidos al día si está tomando suplementos de fibra. Esto se debe a que estos suplementos pueden desencadenar o agravar el estreñimiento.

 

Complicaciones de las hemorroides

Aunque es raro, las hemorroides se pueden asociar a algunas complicaciones, tales como;

Anemia: Esto ocurre ocasionalmente cuando la hemorroide se asocia con una pérdida grave de sangre. La anemia es una condición por la cual no hay suficientes glóbulos rojos sanos en el cuerpo para transportar oxígeno a las células. 

Coagulación de la sangre: En casos raros, puede ocurrir un coágulo de sangre en la hemorroide trombosada. Si bien esto generalmente es inofensivo, podría causar dolor intenso. 

Hemorroides estranguladas: Las hemorroides pueden ser estranguladas si se corta el flujo de sangre hacia las hemorroides internas. Esto generalmente causa mucho dolor. 

Prolapso: Las hemorroides prolapsadas pueden resultar en incomodidad y dolor al pasar una evacuación intestinal o sentarse.

Infección: A veces, las bacterias pueden entrar en contacto con hemorroides sangrantes, por lo tanto, infectar el tejido. Si la infección no se trata, podría conducir a complicaciones graves, incluida la muerte del tejido, fiebre y abscesos. 

 

Alimentos para hemorroides

Los proveedores médicos siempre recomiendan comer más fibra y mantenerse hidratado para prevenir las hemorroides y reducir los síntomas. Pero, ¿cuáles son los alimentos más apropiados para comer? Los siguientes son algunos de los alimentos que podrían ayudar con el dolor y la picazón.

  • Fibra

Típicamente, hay dos categorías de fibra; fibra soluble y fibra insoluble. La fibra soluble normalmente se ablanda y se disuelve con agua, formando goo similar a un gel. Esto hace que las heces sean más suaves, bien formadas y fáciles de pasar. Además, no causa estreñimiento e implica poca o ninguna irritación.

Por otro lado, la fibra insoluble no se disuelve y también puede denominarse rugosidad. Es útil para mantener el contenido que fluye a través y fuera del sistema, así como para equilibrar la química dentro de los intestinos.

  • Granos:

Para obtener fibra más insoluble, puede considerar la pasta, cambiar el pan blanco y las galletas saladas por otras hechas con trigo sarraceno, harinas integrales, harina de maíz molida en piedra o centeno. La fibra soluble también está presente en la cebada y la avena cocida.

Para el desayuno, puede probar un paquete de avena instantánea en lugar de un bagel blanco simple. Contiene el doble de fibra por menos en comparación con la mitad de las calorías. Si tienes los bocadillos, opta por las palomitas de maíz sin mantequilla. Las ensaladas y sopas se pueden remamar con salvado de avena o germen de trigo.

  • Nueces, frijoles y lentejas:

Cuando se trata de la familia de las leguminosas, usted tendrá un montón de explosión para su comida. Una media taza de frijoles, incluyendo frijoles azul marinos, de riñón, lima y negros, proporcionará aproximadamente un tercio de las necesidades diarias. Dependiendo de la variedad que desees, tendrá alrededor de 7 a 10 gramos de fibra, incluyendo soluble e insoluble.

  • Frutas y verduras:

Los alimentos vegetales son siempre una buena opción. Después de adelgazar las pieles de manzanas, ciruelas, peras o papas, debe considerar mantenerlos. Contienen compuestos vitales insolubles de fibra y flavonoides que ayudan a controlar y reducir el sangrado de hemorroides.

Los flavonoides son abundantes en productos de colores brillantes como uvas, bayas, tomates, col rizada y verduras oscuras y frondosas. Cuanto más frescos estén, mejor. Cuando esté listo para consumirlos, puede tratar de mantenerlos enteros y evitar dañar las hojas o la piel. No se recomienda cocinarlos hasta que cambien de color.

 

Alimentos a evitar

Si bien la fibra es altamente esencial, consumir alimentos que contienen una pequeña cantidad de fibra puede desencadenar o empeorar el estreñimiento y, finalmente, las hemorroides. Por lo tanto, sería útil si limita el consumo de tales alimentos. Entre ellos se incluyen;

  • Carne
  • Queso, leche y otras lecherías
  • Bagels y pan blanco
  • Alimentos procesados, incluidas las comidas rápidas y los alimentos congelados

 

Hemorroides y fisuras anales

La picazón, la incomodidad y el sangrado son todos los signos comunes de las hemorroides y las fisuras anales. Las hemorroides son causadas por venas inflamadas, mientras que una fisura anal ocurre debido a un desgarro en el revestimiento del ano. Dado que estas dos condiciones son similares, el médico llevará a cabo un examen físico y puede solicitar pruebas para determinar la causa de los síntomas.

 

Hemorroides y embarazo

Las hemorroides pueden ser una irritación adicional durante el embarazo ya que el cuerpo está experimentando muchos cambios físicos. Pero afortunadamente, por lo general son inofensivos tanto para su salud como para la del bebé. Además, son solo un problema temporal. Las hemorroides a veces pueden empeorar durante el trabajo de parto al empujar, pero generalmente desaparecen después de que nace el bebé.

Otras mujeres desarrollan hemorroides durante su primer embarazo. Por otro lado, usted tiene una alta probabilidad de recurrencia si los ha tenido antes durante el embarazo.

El útero de una mujer se hace más grande y presiona contra la pelvis a medida que el feto crece.

Como resultado, ejerce demasiada presión sobre las venas alrededor del recto y el ano. Eventualmente, tienden a hincharse y a volverse dolorosas.

La hormona progesterona, que se eleva durante el embarazo, también puede conducir a la aparición de hemorroides. Cuando relaja las paredes de las venas, las hace más vulnerables a la hinchazón. Las hemorroides también pueden desarrollarse debido a un aumento en el flujo sanguíneo durante el embarazo, lo que hace que las venas se hinchen.

Otros factores adicionales que pueden contribuir a los desarrollos de las hemorroides durante el embarazo pueden incluir los siguientes;

  • Esfuerzo debido a llevar demasiado peso del embarazo
  • Esfuerzo al tratar de pasar las deposiciones
  • De pie o sentado por un período más prolongado

 

Hemorroides vs hernia

Las venas inflamadas alrededor del recto y el ano se conocen como hemorroides. Se pueden encontrar cerca de la abertura anal en el interior o exterior del canal anal. Una hemorroide podría estar presente durante varios años, pero a menudo pasa desapercibible hasta que comienza a sangrar.

Cuando una sección del órgano o tejido del cuerpo asoma o sobresale de los agujeros dentro de las paredes musculares que generalmente mantienen las partes del cuerpo en su lugar, se llama hernia. Una hernia femoral o inguinal es un tipo de hernia que ocurre con mayor frecuencia en la región de la pared abdominal inferior. En caso de que una hernia no se repare por sí sola, podría ser necesario un procedimiento quirúrgico.

 

En conclusión

Las hemorroides son venas inflamadas que normalmente ocurren en el recto o el ano. Pueden causar dolor e incomodidad, aunque no siempre experimentarás ningún síntoma visible. Las hemorroides internas y externas, que no trombosis ni prolapso, generalmente se resuelven de forma independiente sin desencadenar ningún síntoma.

Con el tratamiento adecuado para las hemorroides,es probable que la afección mejore. Además, adherirse a las instrucciones del médico y mantener un régimen como evitar estar de pie y sentado durante un ejercicio largo y regular puede ayudar a mejorar las hemorroides.