Lesiones deportivas

Visión general

Si participas en deportes, eres consciente de las ventajas de hacer ejercicio mientras haces algo que te gusta. Sin embargo, los deportes también pueden poner en peligro tu salud. Cada año, millones de personas son marginadas debido a lesiones deportivas. Si bien es imposible prevenir todas estas lesiones, puede tomar medidas para reducir tu riesgo. Las lesiones causadas por el esfuerzo y el uso excesivo se pueden evitar calentando antes y después de los deportes. Además, preste atención a las demandas de descanso de tu cuerpo.

Las lesiones se clasifican en dos categorías. Las lesiones agudas las cuales ocurren inesperadamente. Las lesiones crónicas se acumulan con el tiempo. La siguiente es una lista de las lesiones deportivas más frecuentes.

 

Lesiones del tendón de Aquiles

El tendón de Aquiles es el tendón que se rompe con más frecuencia en la parte inferior de la pierna. Los adultos en su tercera a quinta década de vida son los más propensos a sufrir la lesión. Las rupturas agudas aparecen con frecuencia con un inicio rápido de molestias acompañadas de un "chasquido" o "estallido" audible en el sitio del daño. Los pacientes pueden experimentar la sensación de que han sido pateados en la parte inferior de la pierna. Una ruptura del tendón de Aquiles causa dolor y deterioro sustanciales.

Las lesiones del tendón de Aquiles son más comunes en aquellos que solo están activos a tiempo parcial. Según estudios, del 20% al 25% de las personas tienen la lesión diagnosticada erróneamente como un esguince de tobillo. Además, las personas de entre la tercera y la quinta década de vida son las más afectadas, con un 10% que informa antecedentes de síntomas prodrómicos. Los factores de riesgo incluyen degeneración intratendinosa pasada (es decir, tendinitis), uso de fluoroquinolonas, inyecciones de esteroides y artritis inflamatorias.

 

Etiología

La ruptura del tendón de Aquiles puede ocurrir como resultado de una rápida flexión plantar fuerte del pie, traumatismo directo o tendinopatía a largo plazo o enfermedades degenerativas intratendinosas. El buceo, el tenis, el baloncesto y el atletismo se encuentran entre los deportes que con frecuencia se relacionan con la ruptura del tendón de Aquiles. El acondicionamiento deficiente antes del ejercicio, el uso prolongado de corticosteroides, el sobreesfuerzo y el uso de antibióticos quinolonas son factores de riesgo para la ruptura del tendón de Aquiles.

Las rupturas del tendón de Aquiles a menudo ocurren de dos a cuatro centímetros por encima de la inserción calcánea del tendón. El tendón de Aquiles izquierdo es más susceptible a la ruptura en personas diestras, y viceversa.

La lesión del tendón de Aquiles parece ser de naturaleza compleja. Los ciclistas, corredores, jugadores de voleibol y gimnastas son los más susceptibles a la dolencia. La pronación extrema del tobillo ejerce una tensión significativa en el tendón, lo que resulta en daños. La combinación de baja altura del asiento y dorsiflexión severa durante el pedaleo también puede desempeñar un papel en las lesiones por uso excesivo en los ciclistas. 

 

Síntomas de la lesión del tendón de Aquiles

Los pacientes con frecuencia se quejan con dolor inmediato e intenso en el área del tendón de Aquiles. Los pacientes con ruptura del tendón de Aquiles no pueden pararse sobre los dedos de los pies o tienen una flexión plantar extremadamente pobre del tobillo en el examen físico. La palpación puede indicar una ruptura del tendón o moretones alrededor del tobillo posterior.

La prueba de Thompson es utilizada por el examinador para determinar la continuidad del tendón de Aquiles en presencia de una presunta ruptura. El paciente se coloca en posición prona, con la rodilla ipsilateral flexionada a unos 90 grados. El pie/tobillo está en una posición relajada. El examinador nota la presencia y el grado de flexión plantar en el pie/tobillo al presionar la pantorrilla. Esto debe compararse con el lado opuesto. Un resultado positivo (anormal) de la prueba está altamente relacionado con la ruptura de Aquiles.

 

Manejo de la ruptura de Aquiles

Manejo quirúrgico versus no quirúrgico

El reposo, la elevación, el control del dolor y los aparatos ortopédicos funcionales son los tratamientos de primera línea para la ruptura del tendón de Aquiles. Actualmente se debaten las posibles ventajas frente a los riesgos de la cirugía quirúrgica. Tanto los métodos operativos como los no quirúrgicos han mostrado altos resultados funcionales y satisfacción del paciente en los estudios.

Las tasas de curación con escayola en serie o férula funcional son comparables a las de la anastomosis quirúrgica del tendón, sin embargo, la reincorporación al trabajo puede retrasarse un poco en las personas tratadas médicamente. Se requiere tratamiento físico y ortopédico para todos los pacientes para ayudar a fortalecer los músculos y aumentar el rango de movimiento del tobillo.

La rehabilitación es esencial para recuperar la función completa del tobillo. Si bien la técnica de tratamiento adecuada aún se está debatiendo, la opinión general incluye lo siguiente:

  • El tratamiento no quirúrgico se recomienda con frecuencia para aquellos con comorbilidades médicas importantes o aquellos que tienen vidas relativamente inactivas.
  • El diálogo paciente/cirujano debe incluir una revisión completa de la investigación existente que demuestre resultados exitosos con ambos regímenes de tratamiento, especialmente.

Hay varios métodos para reparar el tendón de Aquiles, pero todos incluyen volver a unir los extremos cortados. El tendón plantaris o la aponeurosis del gastronemio se pueden usar para fortalecer la reparación.

En general, los índices de recuperación de la colocación de yesos y de la reparación quirúrgica son comparables. La discusión sobre un retorno temprano a las actividades después de la cirugía se pone cada vez más en duda. Se debe usar un yeso durante al menos 6-12 semanas si se usa uno. Las ventajas de una técnica no quirúrgica incluyen no cargos de hospitalización, sin problemas de heridas y sin riesgo anestésico. El mayor inconveniente es la posibilidad de re-ruptura, que es tan alta como el 40%.

 

Ligamento cruzado anterior (LCA) 

El ligamento cruzado anterior (LCA) estabiliza y mantiene unida la articulación de la rodilla. La rotura del LCA es una lesión deportiva que puede producirse al aterrizar de forma incorrecta, al cambiar de dirección o al detenerse rápidamente, o como resultado de un impacto directo en la rodilla.  Las personas que tienen un desgarro del LCA pueden escuchar un estallido y posteriormente notar que su rodilla ya no funciona. Un LCA desgarrado causa dolor, edema y pérdida del rango de movimiento.

Caminar puede ser un desafío. Un LCA roto debe ser reparado quirúrgicamente, generalmente con un injerto de otro ligamento en el cuerpo del paciente. Se requiere una rehabilitación significativa después de la cirugía para restaurar la fuerza y la función de la articulación de la rodilla. Algunos pacientes pueden optar por no someterse a la cirugía en función de su edad, estado de salud y grado preferido de actividad. Los aparatos ortopédicos y la fisioterapia no curarán el problema en este escenario, aunque pueden traer algún alivio.

 

Rodilla del saltador

La "rodilla del saltador", también conocida como tendinopatía rotuliana, es una dolencia dolorosa de la rodilla causada por pequeños desgarros en el tendón rotuliano que se desarrolla principalmente en deportes que exigen saltos intensos y que resultan en dolor localizado del tendón rotuliano. Los desgarros generalmente son causados por una acumulación de tensión en el tendón rotuliano o cuádriceps. Como su nombre indica, la dolencia está muy extendida en atletas que compiten en deportes de salto que requieren un alto nivel de velocidad y potencia extensora de piernas.

El voleibol, la pista (salto largo y alto), el baloncesto, las carreras de larga distancia y el esquí son ejemplos de actividades que con frecuencia resultan en fuertes cargas excéntricas de cuádriceps. El trastorno es más frecuente en adolescentes y adultos jóvenes, con predominio masculino. La rodilla de un saltador, contrariamente a la suposición popular, no incluye la inflamación de los tendones extensores de la rodilla.

 

Etiología

La rodilla del saltador es una lesión por uso excesivo del mecanismo extensor de la rodilla causada por el estrés mecánico repetitivo de la actividad deportiva, como saltar, aterrizar, acelerar, desacelerar y cortar. El microdesgarro de los tendones extensores de la rodilla puede producirse como resultado de la repetición reiterada de estos movimientos durante una única sesión de entrenamiento o por una recuperación inadecuada entre sesiones.

El polo inferior de la rótula, donde se une el tendón rotuliano, es el componente más probable del mecanismo extensor de la rodilla que se verá afectado. Otras áreas menos comúnmente implicadas de la rodilla incluyen la inserción del tendón del cuádriceps en el polo superior de la rótula y la inserción del tendón rotuliano en la tuberosidad tibial.

En aras de la simplicidad, y dado que la mayoría de los casos de rodilla de saltador están causados por un problema con el tendón rotuliano en su inserción en la parte inferior de la rótula, utilizaremos los términos tendinopatía rotuliana y tendinitis rotuliana indistintamente. Es importante señalar que la "tendinitis" rotuliana es un término erróneo porque muchos médicos creen que la enfermedad es más tendinosis que tendinitis. Las células inflamatorias clásicas suelen faltar en las investigaciones publicadas.

 

Síntomas de la rodilla del saltador

La tendinopatía rotuliana se diagnostica principalmente clínicamente mediante una historia completa y un examen físico. Las preguntas apropiadas para impulsar el diagnóstico incluyen: deporte jugado, horario de práctica y competencia, posición que juega el atleta y grado de rendimiento. Por lo general, el paciente puede quejarse de molestias y sensibilidad bien localizadas en el punto inferior de la rótula.

La tendinopatía rotuliana exhibe muchos de los mismos síntomas que otras enfermedades de la rodilla, como molestias al sentarse durante mucho tiempo, ponerse en cuclillas y subir escaleras. Los pacientes también pueden reportar dolor durante actividades que requieren una flexión prolongada de la rodilla, a veces conocida como el "signo del cine". Las molestias relacionadas con la carga generalmente aumentan con el estrés en los extensores de la rodilla durante las actividades que almacenan y liberan energía en el tendón rotuliano. La carga causa molestias repentinas en los tendones, que normalmente desaparecen prácticamente rápidamente a medida que se retira el peso. Cuando un paciente está descansando, rara vez siente molestias.

Para descubrir deficiencias importantes en la cadera, la rodilla y el área del tobillo / pie, se requiere un examen completo de las extremidades inferiores completas. La tensión excesiva en los tendones extensores de la rodilla a menudo es causada por la desalineación del pie, el talón o la tibia, lo que aumenta el riesgo de tendinopatía.

Existen varias escalas para evaluar el uso excesivo de tendones. El puntaje de la Evaluación del Tendón Deportivo del Instituto Victoriano (VISA) es una medida más precisa. La escala fue especialmente diseñada para evaluar los síntomas y el funcionamiento en la tendinopatía rotuliana. La fiabilidad y estabilidad inter e intraobservador de la escala son elevadas. Se trata de un cuestionario rápido que mide los síntomas, las pruebas funcionales sencillas y la capacidad para hacer deporte.

 

Evaluación de la rodilla del saltador

Actualmente no existe un método de diagnóstico estándar de oro ampliamente reconocido. El ultrasonido tiene varias ventajas, incluido el hecho de que ahorra tiempo y dinero, no es invasivo, consistente y preciso, y proporciona una visión dinámica de las estructuras de la rodilla. El ultrasonido y la resonancia magnética (IRM) se pueden usar para diagnosticar problemas del tendón rotuliano. Las imágenes también se pueden utilizar para ayudar a los médicos a determinar el grado de una afección.

Se recomiendan radiografías anteroposteriores, laterales para descartar cualquier lesión o enfermedad ósea aguda. En situaciones crónicas, las alteraciones radiográficas en el tendón pueden incluir elongación del polo afectado de la rótula, calcificación, un espolón de tracción inferior conocido como osteofito y aumento de la densidad dentro de la matriz del tendón rotuliano. Estos cambios, sin embargo, son poco comunes en los primeros seis meses de síntomas.

En casos crónicos y para la planificación quirúrgica, se recomendaría una resonancia magnética. Puede demostrar engrosamiento del tendón rotuliano, que es más diagnóstico que la presencia de edema. Se han encontrado focos de mayor intensidad de señal en las imágenes T1 y T2. Las resonancias magnéticas pueden detectar la falta del borde posterior de la almohadilla de grasa en casos crónicos.

La sección proximal del tendón con frecuencia se daña y engrosa. Aunque normalmente no se recomienda, se puede realizar una gammagrafía ósea en las primeras etapas de la enfermedad. Esta prueba mostrará un aumento de la acumulación de sangre y la actividad de trazador localizado en el área afectada.

 

Manejo

No existe una opción de terapia basada en la evidencia para la rodilla del saltador. La respuesta refractaria al tratamiento también es común para la dolencia, dejando a los médicos y pacientes buscando otros tratamientos.

En las primeras fases de la afección, la mayoría de las personas con rodilla de saltador se manejan médicamente y con rehabilitación. La detección temprana y el diagnóstico de la rodilla del saltador son críticos ya que puede desarrollarse.

Aunque los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos se han utilizado durante mucho tiempo, últimamente se han vuelto menos prudentes a medida que más médicos reconocen que la afección no es inflamatoria. Como resultado, los AINE pueden no dar un beneficio a largo plazo en la tendinopatía. No se recomiendan las inyecciones de corticosteroides ya que aumentan el riesgo de ruptura del tendón rotuliano.

Tratamiento que no es quirúrgico y se centra en lo siguiente: Para evitar la atrofia tendinosa y muscular, use reposo relativo en lugar de inmovilidad. La crioterapia alivia el dolor e inhibe el proceso de neovascularización, los cuales conducen a la enfermedad.

La modificación de las actividades y el entrenamiento deportivo, incluido el calentamiento adecuado y la fisioterapia, pueden promover el cuádriceps y la flexibilidad muscular de los isquiotibiales. El entrenamiento excéntrico puede desempeñar un papel importante en la recuperación de la rodilla de un saltador.

Se ha demostrado que el entrenamiento excéntrico tiene la misma eficacia que la terapia quirúrgica. Antes de recomendar la terapia quirúrgica, se aconseja que el entrenamiento excéntrico se realice durante doce semanas.

Los atletas deben evitar acciones que empeoren el problema, como saltos excesivos o carga de impacto de la rodilla. La intensidad del tratamiento de rehabilitación y el ejercicio específico del deporte se puede elevar gradualmente cuando la incomodidad disminuye. La venda o la correa infrapatelar pueden ayudar a reducir la tensión sobre el tendón rotuliano. Alivia la tensión del tendón rotuliano cambiando el ángulo entre la rótula y el tendón rotuliano.

Los nuevos enfoques han evolucionado últimamente como resultado de la resistencia a varias primeras terapias. La punción seca, las inyecciones esclerosantes, la terapia con plasma rico en plaquetas, el tratamiento con ondas de choque extracorpóreas, la inyección de aprotinina (un potente inhibidor de las metaloproteinasas de la matriz) y la termoterapia de hipertermia son ejemplos de estos tratamientos.

En situaciones de desgarros parciales del tendón y dolor en estadio III de Blazina que persiste durante el descanso y la actividad, con frecuencia es necesaria la terapia quirúrgica. Además, todavía se utiliza como última opción en pacientes refractarios crónicos que no han respondido a la terapia conservadora.

Tradicionalmente, el desbridamiento abierto del polo inferior de la rótula, así como el desbridamiento del tendón rotuliano mediante la extirpación de las regiones angiofibroblásticas y degenerativas, era el estándar de oro para la terapia quirúrgica de la tendinopatía rotuliana.

Después de eso, el tendón se vuelve a unir usando suturas o anclajes según sea necesario. La artroscopia de rodilla ha adquirido recientemente el favor para el desbridamiento y liberación de tejidos. Se ha informado que la cirugía artroscópica se lleva a cabo a través de un portal rotuliano inferior recto.

 

Lesiones del manguito rotador

Aunque la articulación del hombro es una articulación esférica, compromete la estabilidad para la movilidad. La glenoides es un borde poco profundo que se ha descrito como parecido a una pelota de golf o una pelota de baloncesto en un plato. El manguito rotador se compone de cuatro músculos que se originan en la escápula y se insertan en la cabeza humeral superior para ayudar con la estabilidad. El subescapular se adhiere al tubérculo menor del húmero y actúa como un rotador interno.

Durante los primeros 30 grados de abducción, los músculos supraespinosos se unen al tubérculo más grande del húmero y operan como un abductor. El infraespinoso también se adhiere al tubérculo más grande, aunque es algo inferior al supraespinoso y sirve como rotador externo. El redondo menor se inserta inferior al infraespinoso en la tuberosidad más grande y sirve como rotador externo. Además, todos sirven como estabilizadores de la articulación glenohumeral.

El daño del manguito rotador puede progresar de una lesión a una tendinopatía, luego a desgarros parciales y, por último, a desgarros totales. La edad es un factor crucial. Las lesiones variaron de 9.7 por ciento en individuos de 20 años o menos a 62 por ciento en pacientes de 80 años o más (si los síntomas estaban presentes o no).

Un desgarro en el manguito rotador del hombro contralateral también es posible con el aumento de la edad y la incomodidad unilateral. La edad promedio de un paciente sin rotura del manguito en una investigación que comparó individuos con molestias unilaterales en el hombro fue de 48,7 años. Las rasgaduras bilaterales tienen un 50% más de probabilidades más allá de los 66 años. Además, la edad se asoció con la existencia y el tipo de lágrima, pero no con el tamaño de la lágrima.

Desafortunadamente, hay una escasez de información sólida sobre la mejor manera de manejar los desgarros en personas menores de 40 años. Los desgarros son más traumáticos y es probable que reaccionen mejor a la cirugía, aunque la función de la atención no quirúrgica debe aclararse.

 

Síntomas de lesiones del manguito rotador

Los orígenes de la enfermedad del manguito rotador pueden remontarse a una molestia. El dolor puede ser repentino y severo como resultado de una experiencia traumática, o puede ser gradual y leve al principio, pero aumentando lentamente. En general, las personas activas se presentarán cuando ya no puedan realizar su deporte, actividad o trabajo sin dolor. Para mantenerse activos, con frecuencia se esfuerzan por ajustar o cambiar su biomecánica. Solo se presentarán cuando ya no puedan adaptarse.

Para mantener la velocidad, un lanzador de béisbol, por ejemplo, comenzará a cambiar su acción de un movimiento aéreo a un lanzamiento más lateral. ¿Buscarán atención médica si el dolor persiste o la velocidad disminuye lo suficiente? Dependiendo de cuándo aparezca el paciente, el tendón puede ser tendinopatía, un desgarro parcial o un desgarro total.

 

Manejo de lesiones del manguito rotador

El tratamiento está determinado por la edad del paciente, las demandas funcionales y la agudeza frente a la cronicidad del desgarro. En el caso de desgarros completos en individuos menores de 40 años, a menudo se recomienda un tratamiento quirúrgico, seguido de una rehabilitación adecuada. Estas son a menudo lesiones graves que se curan de manera efectiva después de la cirugía. Sin embargo, los datos son limitados y se centran principalmente en investigaciones de personas mayores.

Algunas sugerencias fueron creadas por la Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos. Concluyeron que la evidencia de alto nivel de terapia quirúrgica para los desgarros de espesor completo era insuficiente. Sobre la base de la evidencia disponible y el juicio de expertos, el panel identificó criterios de uso adecuados en el mismo artículo.

Los autores examinaron cinco tipos de terapia. En primer lugar, el manejo no quirúrgico siempre es apropiado, siempre y cuando resulten en un aumento de la función y una disminución de las molestias. En segundo lugar, las reparaciones pueden ser necesarias incluso si el paciente responde a un tratamiento no quirúrgico. En tercer lugar, para las personas sanas que continúan siendo sintomáticas, la reparación es la terapia correcta.

Cuarto, el desbridamiento/reparación parcial y/o reconstrucción puede estar indicado en situaciones de desgarros persistentes y grandes. Finalmente, la artroplastia puede ser útil para las personas que tienen pseudoparálisis dolorosa debido a un desgarro irreversible.

 

Esguince de tobillo

Los esguinces agudos de tobillo son frecuentes tanto en los departamentos de atención general como en los de emergencias, y pueden causar morbilidad grave a corto plazo, lesiones recurrentes e inestabilidad funcional. El examen y el tratamiento iniciales adecuados pueden reducir la probabilidad de que ocurran estos problemas.

 

Etiología

Los esguinces de tobillo suelen ser causados por lesiones en el ligamento tibiofibular anterior (ATFL) y / o el ligamento calcaneofibular (CFL). Los esguinces de tobillo difieren según la causa de la lesión (traumatismos de alta energía frente a traumas de baja energía), la postura del pie y el estrés rotacional en la articulación y las estructuras ligamentosas de soporte.

Los esguinces de tobillo de bajo grado (grados I y II) causan esfuerzos o pequeños desgarros de los ligamentos estabilizadores, mientras que los esguinces de tobillo de alto grado (grado III) perjudican las estructuras sindesmóticas. En condiciones de alta energía, el proceso puede causar rupturas totales de tendones y fracturas de tobillo y pie.

 

Síntomas de esguince de tobillo

Un profesional debe obtener un historial del mecanismo de daño mientras evalúa una lesión en el tobillo. El médico también debe observar si el daño fue causado por inversión, eversión, estrés rotacional o impacto directo, así como un historial de lesiones previas en el tobillo y la capacidad del paciente para soportar peso después de la lesión.

La inspección, la palpación y las pruebas funcionales deben ser parte del examen físico. Cada uno de los tres ligamentos laterales debe palparse en los lados anterior (ATFL), inferior (CFL) y posterior (PTFL) de los maléolos laterales. El tobillo medial, así como todo el peroné, deben palparse. El peroné proximal debe palparse para detectar molestias y/o crepitaciones, lo que puede indicar un patrón de fractura de maisonneuve.

Este último se caracteriza por una lesión de tobillo de alto grado que incluye una fuerza de rotación ejercitanal con un componente de fractura del fibular acompañante que depende de la inversión o posición de eversión del pie trasero. El patrón de fractura de maisonneuve daña los ligamentos deltoides y sindesmóticos, con la fuerza de fractura propagándose proximalmente y saliendo como una fractura de peroné proximal.

Para descartar una probable lesión de lisfranc, el pie debe palparse para detectar lesiones concomitantes, especialmente alrededor de la base del quinto metatarsiano, el navicular y el mediopié. Durante la parte de inspección de la exploración física, es frecuente detectar equimosis en la base plantar de este último.

 

Manejo

El régimen PRICE se utiliza en el primer tratamiento de esguinces de tobillo (protección, reposo, hielo, compresión y elevación). Descansar el tobillo dañado durante 72 horas antes de reanudar gradualmente las actividades según lo tolerado es un método sensato. Las muletas se pueden usar inicialmente para mayor comodidad si es necesario.

Se puede usar un vendaje elástico, cualquier soporte de tobillo con cordones o un aparato ortopédico semirrígido o inflado para proporcionar compresión. Elevar el tobillo dañado por encima del nivel del corazón con la mayor frecuencia posible durante las primeras 24 a 48 horas puede ayudar a reducir el edema causado por la lesión. Cuando la incomodidad y el edema han disminuido, se pueden iniciar ejercicios de rango de movimiento. La analgesia se puede lograr usando medicamentos antiinflamatorios no esteroideos o paracetamol.

Para contrarrestar las lesiones recurrentes, los programas de rehabilitación funcional temprana deben centrarse en recuperar el rango de movimiento, seguidos de la propiocepción y el entrenamiento neuromuscular, y el entrenamiento de fuerza (particularmente los músculos peroneos). Una vez que el edema y el dolor han disminuido y el paciente ha demostrado un rango de movimiento completo, la fase de fortalecimiento debe comenzar (activa y pasiva). Los aparatos ortopédicos funcionales deben usarse temprano en las fases de fortalecimiento y cuando el paciente vuelve a hacer ejercicio por primera vez.

 

¿Cómo prevenir o evitar lesiones deportivas?

Estirarse antes y después de hacer deporte o ejercicio es una de las mejores estrategias para evitar lesiones. Tampoco debe participar en un deporte a menos que esté debidamente protegido. Además, su equipo debe estar en buen estado de funcionamiento. Beba mucha agua antes, durante y después de los deportes para mantenerse hidratado. Antes de jugar o hacer ejercicio, beba un par de vasos de agua. Durante sus actividades, tome una bebida cada 20 minutos. Beba agua adicional cuando termine, dependiendo de cuánto haya sudado durante la actividad.

 

¿Cuándo ir al médico?

Si su lesión produce hinchazón severa, moretones o una deformidad evidente, consulte a un médico de forma inmediata. Consulte a su médico si la molestia es grave o si la hinchazón o el dolor no desaparecen en unos pocos días. Él o ella puede aconsejarle que tome medicamentos para sentirse mejor. El ibuprofeno y el paracetamol son ejemplos de tales medicamentos (marca comercial: Tylenol). Estos pueden ayudar con la hinchazón y la incomodidad. Su médico también puede recetarle un dispositivo, como un cabestrillo o una férula, para ayudar en la curación de la región herida.

Los atletas jóvenes son más vulnerables a las lesiones. Los niños que participan en el mismo deporte durante todo el año son particularmente vulnerables. Los movimientos repetitivos de estos deportes pueden tener un impacto en sus placas de crecimiento, que son las áreas de los huesos largos donde ocurre el crecimiento. Algunos médicos aconsejan participar en deportes durante una temporada determinada. Juega fútbol en primavera, béisbol en verano y baloncesto en invierno, por ejemplo, en lugar de todo el año. Esta variación puede ayudar a disminuir el riesgo de estresarse demasiado las mismas articulaciones todo el tiempo.

 

Conclusión 

La actividad física es un componente importante del mantenimiento general de la salud. Sin embargo, se deben tomar ciertas medidas para reducir el riesgo de lesiones deportivas. Las lesiones deportivas se pueden evitar utilizando el equipo adecuado y manteniéndolo.

Las lesiones deportivas son aquellas que ocurren al participar en deportes o hacer ejercicio. El sobreentrenamiento, la falta de condición física y la forma o técnica incorrectas pueden provocar lesiones deportivas. El calentamiento adecuado reduce la posibilidad de lesiones deportivas. Las lesiones deportivas pueden causar moretones, distensiones, esguinces, rasgaduras y huesos fracturados. Los músculos, ligamentos, tendones, fascia y bolsas pueden verse afectados.

Usar el equipo de protección adecuado puede ayudar a proteger el cuerpo de daños. Descansar entre entrenamientos permite que el cuerpo se recupere y se repare. Comenzar lentamente la actividad y ganar gradualmente fuerza, flexibilidad y resistencia permite que los músculos, los huesos y otros tejidos se adapten a entrenamientos más desafiantes, lo que reduce la posibilidad de lesiones. Finalmente, prestar atención al cuerpo y retroceder ante las primeras señales de dolor, incomodidad, tensión o sobrecalentamiento ayudará a disminuir el riesgo de lesiones deportivas.