Reemplazo total de cadera

Reemplazo total de cadera

Visión general

Caminar o subir y bajar de una silla puede ser incómodo y difícil si su cadera se ha lesionado por artritis, una fractura u otros trastornos. Su cadera puede sentirse rígida, lo que dificulta ponerse los zapatos y los calcetines. Incluso podría sentirse incómodo mientras duerme.

Si los medicamentos, los cambios en sus actividades diarias y el uso de ayudas para caminar no alivian sus síntomas, es posible que desee considerar la cirugía de reemplazo de cadera. La cirugía de reemplazo de cadera es una operación segura y exitosa que puede reducir el dolor, mejorar la movilidad y ayudarlo a volver a hacer las cosas que le gustan.

 

¿Qué es el reemplazo total de cadera?

Reemplazo total de cadera

La cirugía de reemplazo de cadera implica la extirpación y el reemplazo de partes de la pelvis y el fémur (hueso del muslo) que forman la articulación de la cadera. Generalmente se usa para tratar el dolor de cadera y la rigidez causada por la artritis de cadera . Este tratamiento también se usa para tratar lesiones como una cadera fracturada o en desarrollo incorrecto, así como otros trastornos.

La cirugía de reemplazo de cadera es uno de los procedimientos más efectivos en la historia clínica. Las mejoras en las técnicas quirúrgicas y la tecnología de reemplazo articular han aumentado considerablemente la eficacia del reemplazo total de cadera desde principios de la década de 1960. En los Estados Unidos, se realizan alrededor de 450.000 reemplazos totales de cadera cada año.

 

Anatomía

Reemplazo total de cadera Anatomía

La cadera es una de las articulaciones más grandes del cuerpo. Se utiliza una articulación esférica. El acetábulo, que es una porción del hueso pélvico, forma la cavidad. La bola es la cabeza femoral, que es el extremo superior del fémur (hueso del muslo).

Las superficies óseas de la rótula y la cavidad están recubiertas de cartílago articular, un tejido liso que amortigua los extremos de los huesos y les permite moverse libremente.

La articulación de la cadera está rodeada por un tejido fino denominado membrana sinovial. Esta membrana produce una pequeña cantidad de líquido que lubrica el cartílago y elimina prácticamente toda la fricción durante el movimiento de la cadera en una cadera sana. Los ligamentos (la cápsula de la cadera) son bandas de tejido que unen la rótula a la cavidad y ofrecen soporte a la articulación.

 

Causas comunes de dolor de cadera

Causas comunes del dolor de cadera

La artritis es la causa más frecuente de dolor y deterioro persistente de la cadera. Los tipos más frecuentes de esta enfermedad incluyen osteoartritis, artritis reumatoide y artritis traumática.

  • Osteoartritis. Este tipo de artritis es causada por el desgaste y la tensión relacionados con la edad.  Afecta principalmente a personas mayores de 50 años, y es más común en personas que tienen antecedentes familiares de artritis. El cartílago que amortigua los huesos de la cadera se desgasta. Luego, los huesos se frotan entre sí, lo que resulta en dolor y rigidez en la cadera. La osteoartritis también puede ser inducida o acelerada por anomalías menores en el desarrollo de la cadera durante la infancia.
  • Artritis reumatoide. Esta es una condición autoinmune que causa inflamación y engrosamiento de la membrana sinovial.  La inflamación crónica puede causar degradación del cartílago, lo que resulta en incomodidad y rigidez. La artritis reumatoide es el tipo más frecuente de una afección de artritis inflamatoria.
  • Artritis postraumática. Esto puede seguir a una lesión o fractura grave de cadera.  El cartílago puede dañarse y provocar dolor y rigidez en la cadera con el tiempo.
  • Osteonecrosis. Una lesión en la cadera, como una dislocación o fractura, puede cortar la circulación sanguínea a la cabeza femoral.  Esto se conoce como osteonecrosis (también conocida como necrosis avascular). La falta de circulación puede hacer que la superficie del hueso se desmorone, lo que resulta en artritis. Algunas enfermedades pueden provocar osteonecrosis.
  • Enfermedad de cadera infantil. Los problemas de cadera ocurren en ciertos recién nacidos y jóvenes.  Incluso si los problemas se manejan adecuadamente durante la infancia, pueden inducir artritis más adelante en la vida. Esto ocurre cuando la cadera no se expande correctamente y las superficies articulares están dañadas.

 

¿Cuándo se recomienda la cirugía?

Tabla de cirugía recomendada

Su médico puede recetarle una cirugía de reemplazo de cadera por una variedad de razones. Las personas que se benefician de la cirugía de reemplazo de cadera con frecuencia tienen:

  • Dolor de cadera que limita las actividades cotidianas, como caminar o agacharse
  • Dolor de cadera que continúa mientras descansa, ya sea de día o de noche
  • Rigidez en una cadera que limita la capacidad de mover o levantar la pierna
  • Alivio inadecuado del dolor con medicamentos antiinflamatorios, fisioterapia o soportes para caminar

 

Candidatos para cirugía

Los reemplazos totales de cadera no tienen restricciones absolutas de edad o peso.

La cirugía se recomienda en función del dolor y la discapacidad del paciente, no de su edad. La mayoría de los pacientes que reciben reemplazo total de cadera tienen entre 50 y 80 años, sin embargo, los cirujanos ortopédicos examinan a cada paciente individualmente. Los reemplazos totales de cadera se han realizado con éxito en pacientes de todas las edades, desde el adolescente joven con artritis juvenil hasta el paciente anciano con artritis degenerativa.

 

¿Cuáles son los diferentes tipos de cirugía de reemplazo de cadera?

cirugía de reemplazo de cadera

Los tres tipos principales de reemplazo de cadera son:

  • Reemplazo total de cadera (más común)
  • Reemplazo parcial de cadera
  • Rejuvenecimiento de cadera

El reemplazo total de cadera es el tipo más común de cirugía de prótesis de cadera. En esta intervención se utilizan implantes artificiales para sustituir secciones de la cadera desgastadas o dañadas. La cavidad se sustituye por un cotilo de plástico resistente que puede tener o no una carcasa metálica de titanio. Se extrae la cabeza femoral y se sustituye por una bola de cerámica o aleación metálica. La bola de sustitución está unida a un vástago metálico que se coloca en la parte superior del fémur.

Existen otros dos tipos de prótesis de cadera, cada una de ellas adecuada para pacientes de edades y niveles de actividad específicos:

  • El reemplazo parcial de cadera (también conocida como hemiartroplastia) consiste en sustituir sólo un lado de la articulación de la cadera, la cabeza femoral, en lugar de ambos lados, como en el caso de la artroplastia total de cadera. Este tratamiento se suele realizar en personas mayores que han sufrido una fractura de cadera.
  • La prótesis de superficie de la cabeza femoral y la cavidad se suele realizar en pacientes más jóvenes y activos.

 

La evaluación ortopédica

La evaluación ortopédica

Una evaluación con un cirujano ortopédico consta de varios componentes:

  • Historial médico. Su cirujano ortopédico le hará preguntas sobre su salud general y el nivel de su malestar en la cadera y cómo afecta su capacidad para realizar las actividades diarias. 
  • Examen físico. Esto evaluará la movilidad, la fuerza y la alineación de la cadera. 
  • Radiografías. Estas imágenes ayudan a determinar la extensión del daño o la deformidad en la cadera. 
  • Otras pruebas.  Ocasionalmente, es posible que se necesiten otras pruebas, como una resonancia magnética (IRM), para determinar el estado del hueso y los tejidos blandos de la cadera.

 

Decidir someterse a una cirugía de reemplazo de cadera

Su cirujano ortopédico revisará los resultados de su examen con usted y decidirá si la cirugía de reemplazo de cadera es la mejor opción para aliviar el dolor y mejorar la movilidad. También se pueden explorar otras opciones de tratamiento, como medicamentos, fisioterapia o cirugía.

Además, su médico ortopédico describirá los posibles riesgos y consecuencias de la cirugía de reemplazo de cadera, incluidos los relacionados con la operación en sí, así como los que podrían desarrollarse posteriormente.

Cuando no entienda algo, no tenga miedo de preguntarle a su médico. Cuanto más sepa, mejor podrá lidiar con los cambios que la cirugía de reemplazo de cadera traerá a su vida.

 

Preparación para la cirugía

Preparación para la cirugía de reemplazo total de cadera

Evaluación médica

Si elige someterse a una cirugía de reemplazo de cadera, su cirujano ortopédico puede solicitarle que su médico de atención primaria le haga un examen físico completo antes del procedimiento. Esto es necesario para garantizar que usted esté en buena salud para someterse a una cirugía y recuperarse por completo. Antes de la cirugía, muchas personas con problemas médicos crónicos, como enfermedades cardíacas, pueden ser evaluadas por un especialista, como un cardiólogo.

 

Pruebas

Es posible que se requiera una muestra de sangre y orina, un electrocardiograma (EKG) y radiografías de tórax para ayudar a planificar su cirugía.

 

Preparación de la piel

Antes de la cirugía, su piel debe estar libre de infecciones o irritaciones. Póngase en contacto con su cirujano ortopédico para recibir terapia para mejorar su piel antes de la cirugía si alguno de los dos está presente.

 

Medicamentos

Informe a su cirujano ortopédico sobre cualquier medicamento que esté tomando actualmente. Ellos o su médico de atención primaria le aconsejarán sobre qué medicamentos suspender y cuáles continuar tomando antes de la cirugía.

 

Pérdida de peso

Si tiene sobrepeso, su médico puede aconsejarle que baje algo de peso antes de la cirugía para reducir la carga en su nueva cadera y, tal vez, los peligros de la cirugía.

 

Evaluación Dental

Las infecciones después del reemplazo de cadera son poco comunes, pero pueden ocurrir si las bacterias ingresan al torrente sanguíneo. Debido a que los procedimientos dentales pueden introducir bacterias en el torrente sanguíneo, los procedimientos dentales mayores (como las extracciones dentales y el trabajo periodontal) deben completarse antes de la cirugía de reemplazo de cadera. La limpieza dental de rutina debe posponerse durante muchas semanas después de la cirugía.

 

Evaluación urinaria

Las personas que tienen antecedentes de infecciones urinarias recientes o frecuentes deben ser evaluadas por un urólogo antes de la cirugía. Los hombres mayores con enfermedad de la próstata deben pensar en terminar su terapia antes de someterse a una cirugía.

 

Planificación del hogar

Varias modificaciones pueden hacer que su hogar sea más fácil de transitar durante su recuperación. Los siguientes elementos pueden ayudar con las actividades diarias:

  • Barras de seguridad o pasamanos bien sujetos en su ducha o baño
  • Pasamanos seguros a lo largo de todas las escaleras
  • Barras de seguridad o pasamanos bien sujetos en la ducha o la bañera
  • Pasamanos seguros en todas las escaleras
  • Una silla estable para su recuperación temprana con un respaldo firme, dos apoyabrazos y un relleno firme en el asiento (que permita que las rodillas permanezcan más bajas que las caderas).
  • Un asiento de inodoro elevado
  • Un banco o silla de ducha estable para el baño
  • Una esponja de mango largo y una manguera de ducha
  • Un bastón para vestirse, un ayudante para calcetines y un calzador de mango largo para ponerse y quitarse los zapatos y los calcetines sin doblar excesivamente la nueva cadera.
  • Un alcanzador que le permita sujetar cosas sin doblar demasiado la cadera.
  • Almohadones firmes para sillas, sofás y automóviles que le permitan sentarse con las rodillas más bajas que las caderas.
  • Retire todas las alfombras y cables eléctricos sueltos de las zonas de su casa por las que camine.

 

Técnica quirúrgica

Técnica quirúrgica de reemplazo total de cadera

Abordajes

La cirugía de RTC se puede llevar a cabo de varias maneras. Los siguientes son los tres abordajes más comunes:

  1. Posterior

Este es el método más popular para tratar los problemas iniciales y de revisión del RTC. Esta disección no utiliza un plano intervertebral real. La brecha intermuscular se crea mediante disección roma de las fibras del glúteo mayor e incisión cortante distal de la fascia lata. Los rotadores externos cortos y la cápsula se disecan meticulosamente durante la disección profunda. Estas estructuras se protegen cuidadosamente antes de volver al fémur proximal a través de túneles transóseos.

Evitar los abductores de la cadera es una ventaja significativa de esta estrategia. Otras ventajas son la gran exposición que ofrece tanto para el acetábulo como para el fémur, así como la opción de conversión extensible proximal o distal. Históricamente, varios estudios que comparaban este método con el abordaje anterior directo (AD) descubrieron que el primero presentaba una mayor tasa de luxación.

  1. Anterior directo (AD)

Los cirujanos especialistas en RTC están utilizando cada vez más el método AD. El intervalo internervoso se define como la distancia entre el tensor de la fascia lata (TFL, nervio glúteo superior) y el sartorio (nervio femoral) en el extremo superficial y el glúteo medio (nervio glúteo superficial) y el recto femoral (RF, nervio femoral) en el lado profundo. Los defensores del RTC AD señalan las tasas teóricamente más bajas de luxación postoperatoria de cadera y la evitación de la musculatura de abducción de la cadera.

Entre las desventajas se incluye la curva de aprendizaje asociada al abordaje, ya que la bibliografía muestra que las tasas de complicaciones disminuyen después de que un cirujano haya realizado más de 100 casos. Otras desventajas incluyen un mayor riesgo de complicaciones de la herida en pacientes obesos con panículos grandes (sin el uso de una faja abdominal), una exposición femoral difícil, el riesgo de parestesias del nervio cutáneo femoral lateral (NCFL) y una tasa potencialmente mayor de fracturas intraoperatorias del fémur. Por último, muchos cirujanos necesitan tener acceso a una mesa de operaciones especializada con personal cualificado y técnicos quirúrgicos.

  1. Anterolateral (Watson-Jones)

El método anterolateral (AL) es el menos empleado de los tres procedimientos, ya que viola el mecanismo del abductor de cadera. El período utilizado comprende el músculo del TFL y el glúteo medio. Esto puede resultar en una cojera postoperatoria a cambio de una tasa de dislocación teóricamente más baja.

 

 ¿Cuánto tiempo dura?

Reemplazo de la articulación

La respuesta promedio a esta pregunta es que el reemplazo completo de la articulación dura aproximadamente 15-20 años. Las tasas anuales de fracaso son una forma más precisa de pensar en la longevidad.

Según los datos más recientes, tanto los reemplazos de cadera como los de rodilla tienen una tasa de fracaso anual del 0,5-1,0%. Esto indica que si reemplaza su articulación completa hoy, tiene una probabilidad del 90-95% de que dure 10 años y una probabilidad del 80-85% de que dure 20 años. Estas cifras pueden mejorar a medida que avanza la tecnología.

A pesar de estos avances, es fundamental mantener un seguimiento a largo plazo con su cirujano para asegurarse de que su reemplazo esté funcionando correctamente.

 

¿Qué debo esperar después de la cirugía de reemplazo de cadera?

Después de la cirugía de reemplazo de cadera

Después del procedimiento, lo más probable es que lo hospitalicen durante unos días. Se instará a la mayoría de los pacientes a caminar con la ayuda de un soporte para caminar tan pronto como sea posible después de la cirugía. Se le darán instrucciones sobre cómo cuidar su nueva cadera y evitar la luxación de cadera. Durante los primeros tres meses, debe evitar sentarse en asientos bajos, así como correr, agacharse y saltar.

Se requerirá rehabilitación, incluida la fisioterapia y la terapia ocupacional, para fortalecer la articulación de reemplazo y aumentar la flexibilidad. Después de alrededor de 3 meses, debería poder reanudar la mayoría de sus actividades típicas, lo que puede ser más simple porque su molestia en la cadera ha disminuido. Algunas personas requieren de 6 a 12 meses para apreciar plenamente los beneficios de un reemplazo de cadera.

Su cirujano le dirá qué actividades puede realizar después del procedimiento, aunque probablemente deba evitar los deportes de alto impacto.

 

¿La cirugía y la recuperación son muy dolorosas?

El dolor después del reemplazo total de cadera ha recorrido un largo camino en los últimos 10-15 años, gracias al mayor uso de bloqueos nerviosos regionales, bloqueos espinales y otras modalidades de control del dolor. Se cree que el reemplazo total de cadera es menos doloroso que el reemplazo total de rodilla. El rango de movimiento temprano y los métodos de rehabilitación rápida también tienen como objetivo disminuir la rigidez y el malestar tempranos, lo que hace que el tratamiento sea menos incómodo en general que en el pasado.

Puede experimentar molestias relativamente mínimas después del tratamiento, o puede experimentar más dificultad que otros. Cada persona es diferente, y cada persona maneja y experimenta el dolor de manera diferente. Recuerde que, si bien el manejo del dolor ha mejorado considerablemente, la cirugía sin dolor sigue siendo rara. Debe tomar sus analgésicos exactamente según lo prescrito por su cirujano.

 

¿Qué es la cirugía mínimamente invasiva?

La cirugía mínimamente invasiva se refiere a una combinación de acortar la incisión y minimizar la alteración del tejido debajo de la incisión. Esto implica eliminar menos músculo y separar menos tendón del hueso. Además, se han producido avances en el manejo de la anestesia y el dolor durante y después de la cirugía. Todas estas técnicas le permiten sentirse mejor, experimentar menos molestias y restaurar la función más rápidamente que en el pasado. Si bien la cirugía mínimamente invasiva puede tener algunas ventajas tempranas, siempre y cuando los componentes estén colocados correctamente, la cirugía estándar finalmente da como resultado resultados idénticos tres meses después de la cirugía.

 

Preguntas más frecuentes

  • ¿Cuánto tiempo permaneceré en el hospital?

Lo más probable es que lo hospitalicen de uno a tres días, dependiendo de su plan de rehabilitación y de la rapidez con que mejore a través de la fisioterapia. Esto depende principalmente de su condición antes de la cirugía, su edad y cualquier problema médico que pueda afectar su recuperación. Los expertos ortopédicos crearán un plan de alta seguro para usted.

  • ¿Cuándo puedo ducharme?

La mayoría de los cirujanos prefieren no exponer la incisión al agua durante cinco a siete días. Sin embargo, más médicos están empleando cubiertas impermeables que permiten a los pacientes lavarse el día después de la cirugía. El apósito se puede quitar de siete a 10 días después de la cirugía. Después de retirar los apósitos, no debe mojar el sitio durante tres o cuatro semanas, o hasta que la incisión esté completamente curada. En cualquier caso, es fundamental consultar con su cirujano sobre cuándo es seguro ducharse y qué técnica de cierre de heridas / apósitos se utilizarán para su herida quirúrgica.

  • ¿Cuándo puedo caminar después de la cirugía?

Hoy en día, la mayoría de los cirujanos y hospitales dan prioridad a levantarlo de la cama lo antes posible. El día después de la cirugía, la mayoría de los pacientes caminan con la ayuda de un andador. La deambulación temprana reduce la posibilidad de un coágulo de sangre postoperatorio y es un aspecto importante de su rehabilitación. La progresión a necesitar un bastón o nada en absoluto generalmente ocurre dentro del primer mes o dos de la cirugía y depende del progreso de cada individuo. A pesar de la rápida mejoría del movimiento sin ayuda, generalmente no se sugiere que regrese a los deportes hasta el tercer mes después de la cirugía.

  • ¿Cuándo puedo conducir?

La mayoría de los cirujanos permiten que los pacientes conduzcan de cuatro a seis semanas después de la cirugía, o antes si la extremidad operada es la pierna izquierda. Según algunas investigaciones, su velocidad de respuesta no volverá a la normalidad durante al menos seis semanas. No debe conducir mientras toma drogas y debe consultar con su cirujano quirúrgico antes de volver a conducir.

  • ¿Cuándo puedo volver al trabajo?

Regresar al trabajo depende en gran medida de su salud general, nivel de actividad y expectativas laborales. Puede anticipar regresar al trabajo en cuatro a seis semanas si tiene un trabajo sedentario, como el trabajo con la computadora. Si tiene un trabajo más exigente que implica levantar objetos, caminar o viajar, la recuperación completa puede tomar hasta tres meses.

  • ¿Qué restricciones tendré después de la cirugía?

Sus instrucciones de rehabilitación, incluidos los límites, pueden cambiar ligeramente dependiendo de cómo su médico realice su operación. En general, la mayoría de los cirujanos recomiendan que evite ciertas posturas de cadera que podrían aumentar el riesgo de dislocación de cadera durante aproximadamente seis semanas después de la cirugía. Después de seis semanas, los tejidos blandos quirúrgicos se han curado y las limitaciones se alivian con frecuencia, lo que permite actividades más rigurosas.

Muchos cirujanos recomiendan evitar cualquier deporte de impacto repetitivo que pueda causar que el implante se desgaste, como correr largas distancias, baloncesto o esquí magnate. De lo contrario, hay pocos límites después de la cirugía de reemplazo de cadera. Sin embargo, cuanto mejor cuide su reemplazo, más tiempo durará.

  • ¿Necesitaré fisioterapia y, de ser así, por cuánto tiempo?

Primero se someterá a fisioterapia mientras esté en el hospital. Dependiendo de su acondicionamiento y asistencia preoperatoria, puede o no requerir terapia ambulatoria adicional. Caminar con estiramiento general y fortalecimiento muscular del muslo es una gran parte de la rehabilitación después del reemplazo de cadera que puede lograr por su cuenta sin la ayuda de un fisioterapeuta.

 

Conclusión 

Un reemplazo total de cadera implica la extirpación de una articulación de cadera problemática y la inserción de una nueva bola y cavidad en la articulación artrítica de la cadera, aliviando así el dolor de cadera y restaurando la movilidad. El tratamiento normalmente se realiza bajo anestesia espinal, aunque puede combinarse con sedación para dormirlo. El hueso y el cartílago dañados (tejido en el extremo del hueso que amortigua la articulación) se extraen de la articulación de la cadera durante la cirugía de reemplazo de cadera. Estos se reemplazan con componentes de metal o plástico. La cirugía de reemplazo de cadera generalmente toma entre 1 y 2 horas. Se administrará un anestésico general, que lo deja completamente inconsciente, o un anestésico espinal, que adormece la mitad inferior de su cuerpo.