Reemplazo total de rodilla

Reemplazo total de rodilla

Visión general

Si su rodilla está significativamente lesionada debido a la artritis o a una lesión, es posible que le resulte difícil realizar actividades simples como caminar o subir escaleras. Incluso puede tener molestias al sentarse o acostarse.

Si las terapias no quirúrgicas, como los medicamentos y las ayudas para caminar, ya no son efectivas, es posible que desee considerar la cirugía de reemplazo completo de rodilla. La cirugía de reemplazo articular es una técnica segura y exitosa para aliviar el dolor, corregir la deformidad de la pierna y permitirle regresar a sus actividades regulares. 

 

¿Qué es el reemplazo total de rodilla (RTR)?

Reemplazo total de rodilla

La artroplastia total de rodilla (ATR) o reemplazo total de rodilla (RTR) es un procedimiento ortopédico popular que incluye el reemplazo de las superficies articulares de la articulación de la rodilla (cóndilos femorales y meseta tibial) con metal liso y plástico de polietileno altamente reticulado. La ATR está destinada a mejorar la calidad de vida de los pacientes con osteoartritis terminal al reducir el dolor y aumentar la función. En los países industrializados, la frecuencia de los procedimientos de ATR ha crecido, con los pacientes más jóvenes que se realizan un RTR.

La cirugía de reemplazo de rodilla se realizó por primera vez en 1968. Las mejoras en los materiales y procedimientos quirúrgicos han aumentado sustancialmente su eficacia desde entonces. Los reemplazos totales de rodilla son uno de los tratamientos médicos más efectivos.

Alguna vez se pensó que la ATR era una cirugía reservada para pacientes ancianos de baja demanda, pero ahora se está volviendo cada vez más popular en las poblaciones de pacientes más jóvenes. El volumen anual de ATR primario solo en la población de Medicare de los Estados Unidos creció un 161,5% entre 1991 y 2010, de más de 93.000 a más de 226.000 casos.

La osteoartritis es la razón más frecuente para un reemplazo primario de rodilla, o ATR. La osteoartritis daña el cartílago de la articulación, haciéndola incapaz de absorber el impacto. El sexo, un aumento del IMC, antecedentes de lesiones de rodilla y comorbilidades son factores de riesgo para la osteoartritis de rodilla. El síntoma más común de las personas con osteoartritis de rodilla es el dolor. El dolor es una sensación subjetiva que está mediada por los sistemas cerebrales periféricos y centrales que están influenciados por variables neuroquímicas, ambientales, psicológicas y hereditarias.

La artroplastia total de rodilla se realiza más típicamente en mujeres y personas mayores. La mayor parte de las operaciones de ATR se realizaron en mujeres tanto en los Estados Unidos como en el Reino Unido. Con una incidencia creciente de pacientes con ATR más jóvenes menores de 60 años, se esperan aumentos dramáticos en los procedimientos de ATR.

 

Anatomía de la rodilla

Anatomía de la rodilla

La rodilla es la articulación más grande del cuerpo, y tener rodillas sanas es necesario para la mayoría de las tareas diarias. (CHECK MAIN ARTICLE: no connection of this phrase with the rest of it “normal anatomy of the knee”) Anatomía normal de la rodilla. Estos componentes colaboran en una rodilla sana para proporcionar una función y movilidad suaves y naturales.

La rodilla está formada por el extremo inferior del fémur, el extremo superior de la tibia y la rótula. Los extremos de estos tres huesos están protegidos por cartílago articular, un material liso que permite que los huesos se muevan libremente dentro de la articulación.

Entre el fémur y la tibia se encuentran los meniscos. Estas cuñas en forma de C funcionan como "absorbedores de impacto", amortiguando la articulación. Los ligamentos grandes conectan el fémur y la tibia y dan estabilidad. La rodilla está sostenida por los largos músculos del muslo.

Una capa delgada llamada membrana sinovial cubre todas las superficies restantes de la rodilla. En una rodilla sana, esta membrana secreta un líquido que lubrica el cartílago, reduciendo la fricción a prácticamente cero.

Normalmente, todos estos elementos actúan en tándem. Sin embargo, la enfermedad o lesión puede alterar este equilibrio, causando molestias, debilitamiento muscular y disminución de la función.

 

¿A quién se le ofrece la cirugía de reemplazo de rodilla?

Candidato de reemplazo total de rodilla

Debido a que un reemplazo de rodilla implica una cirugía significativa, a menudo se recomienda solo cuando las terapias alternativas, como la fisioterapia o las inyecciones de esteroides, no han logrado aliviar el dolor o mejorar la movilidad.

Es posible que le ofrezcan una cirugía de reemplazo de rodilla si:

  • Tiene dolor intenso, hinchazón y rigidez en la articulación de la rodilla y su movilidad se reduce
  • Su dolor de rodilla es tan severo que interfiere con su calidad de vida y sueño
  • Las tareas cotidianas, como ir de compras o salir del baño, son difíciles o imposibles
  • Se siente deprimido debido al dolor y la falta de movilidad
  • No puedes trabajar o tener una vida social

También debe estar lo suficientemente bien de salud para manejar tanto una operación importante como la recuperación posterior.

 

Características del dolor de rodilla de la artritis severa 

artritis severa

(check main article: should be “Characteristics of knee pain in severe arthritis”

El signo más visible de la artritis de rodilla es el dolor. El dolor de rodilla de la mayoría de los pacientes empeora gradualmente con el tiempo, sin embargo, hay casos en que los síntomas se vuelven seriamente graves. La carga de peso y las actividades casi a menudo agravan la incomodidad. El dolor de rodilla puede convertirse en un problema suficientemente grave en algunas personas como para impedir incluso las actividades diarias ordinarias.

 

Rigidez

Ciertos tipos de artritis causan rigidez matutina. Los pacientes que tienen rigidez de rodilla matutina pueden encontrar alguna mejoría en la flexibilidad de la rodilla durante el día. Los enfermos de artritis reumatoide pueden tener rigidez matutina más frecuente que las personas con osteoartritis. 

 

Hinchazón y calor

Los pacientes artríticos pueden experimentar hinchazón y calor en las rodillas. Si el edema y el calor son significativos y se acompañan de molestias severas, incapacidad para doblar la rodilla y problemas para soportar peso, tales síntomas pueden indicar una infección. Dichos síntomas graves requieren una intervención médica inmediata.

 

Ubicación

La articulación de la rodilla se divide en tres "compartimentos" que pueden verse afectados por la artritis. La mayoría de los pacientes tienen síntomas, así como resultados de rayos X que indican la afectación de dos o más de estos compartimentos, como molestias en el lado lateral y detrás de la rótula. Los pacientes que tienen artritis en dos o los tres compartimentos y optan por someterse a una cirugía casi siempre tendrán un reemplazo completo de rodilla.

 

Preparación para la cirugía de reemplazo de rodilla

preparación para el reemplazo total de rodilla

Antes de entrar al hospital, aprenda todo lo que pueda sobre su procedimiento. Su hospital debe incluir materiales informativos de texto, así como películas.

Mantenga tanta actividad como sea posible. Su rehabilitación será ayudada si fortalece los músculos alrededor de la rodilla. Continúe realizando actividades ligeras, como caminar y nadar, si es posible, en las semanas y meses previos a su cirugía. Es posible que lo envíen a un fisioterapeuta, que le proporcionará ejercicios beneficiosos.

 

Detalles técnicos del reemplazo total de rodilla

Detalles técnicos del reemplazo total de rodilla

Para prevenir la infección, la cirugía de reemplazo total de rodilla comienza con una preparación estéril de la piel por encima de la rodilla. Esto es seguido por el uso de un torniquete para prevenir la pérdida de sangre durante el procedimiento.

Después de eso, se realiza una incisión cutánea bien posicionada en la parte frontal de la rodilla, a menudo de 6 a 7 pulgadas de longitud, aunque esto varía según el tamaño del paciente y la complejidad de la condición de la rodilla, y se evalúa la articulación de la rodilla.

Después de eso, se utilizan varillas de alineación especializadas y plantillas de corte para extraer suficiente hueso del fémur (hueso del muslo), tibia (hueso de la pierna) y rótula para facilitar la inserción de los implantes de reemplazo articular. El tamaño y la alineación adecuados del implante, así como el equilibrio de los ligamentos, son cruciales para la función postoperatoria normal y el alivio del dolor.

Una vez más, estas etapas son difíciles, y se necesita una experiencia sustancial en el reemplazo total de rodilla para garantizar que se realicen de manera consistente, caso tras caso. Los componentes provisionales (de prueba) del implante se utilizan para garantizar que se ajusten bien a los huesos y se coloquen correctamente. En este punto, se confirma una excelente función, incluida la flexión completa (doblamiento), la extensión (enderezamiento) y el equilibrio del ligamento.

Finalmente, la solución salina se usa para limpiar el hueso antes de que los componentes de reemplazo articular se unan en su lugar utilizando cemento óseo de polimetilmetacrilato. Se utilizan puntos de sutura y grapas para sellar la herida quirúrgica.

 

Anestésico

La cirugía de reemplazo total de rodilla se puede realizar con anestesia epidural, espinal o general. Normalmente elegimos la anestesia epidural porque puede dar hasta 48 horas de alivio del dolor postoperatorio y permite un progreso de la terapia física más rápido y placentero.

 

Duración de la cirugía de reemplazo total de rodilla

No hay dos reemplazos de rodilla que sean similares, y los plazos quirúrgicos varían. Un procedimiento normal de reemplazo completo de rodilla toma aproximadamente 80 minutos.

 

Dolor y manejo del dolor

Utilizamos un catéter epidural (un tubo flexible muy delgado que se coloca en la parte inferior de la espalda durante la cirugía) para tratar las molestias postoperatorias siempre que sea posible. Este dispositivo es comparable a los utilizados para ayudar a las mujeres a dar a luz más fácilmente. Dejamos la epidural en su lugar durante dos días después de la cirugía, siempre y cuando esté dando un alivio adecuado del dolor. Después de retirar la epidural, los analgésicos generalmente ofrecen suficiente alivio del dolor. Los pacientes que han tenido una epidural exitosa deben anticipar caminar con muletas o un andador y mover su rodilla a través de un rango de movimiento casi completo el día después de la cirugía.

 

Uso de medicamentos

Después del alta hospitalaria, la mayoría de los pacientes tomarán analgésicos orales, generalmente Percocet, VicodIn (check original: VICODIN) o Tylenol, durante una a tres semanas, principalmente para ayudar con la fisioterapia y los ejercicios en el hogar para la rodilla.

Después de este tratamiento, se prefiere la rehabilitación agresiva y se requiere un alto grado de deseo del paciente para obtener el mejor resultado potencial. Los analgésicos orales ayudan en este proceso en las semanas posteriores a la cirugía.

La mayoría de los pacientes requieren analgésicos narcóticos durante 2 a 6 semanas después de la cirugía. Los pacientes no deben conducir mientras toman estos medicamentos.

 

Después de la cirugía de ATR

Después de la cirugía de ATR

La cirugía de ATR generalmente toma de 1 a 2 horas. Dentro de las 24 horas posteriores a la cirugía, la mayoría de los pacientes comienzan la fisioterapia durante su estadía en el hospital. Antes de ser dado de alta del hospital, generalmente se inician ejercicios de rango de movimiento y fortalecimiento, crioterapia y entrenamiento de la marcha, y se le entrega un régimen de ejercicios para el hogar. Se ha demostrado que los regímenes acelerados de fisioterapia minimizan el tiempo de estancia en un hospital agudo.

Los pacientes a menudo son dados de alta del hospital después de unos días y se someten a fisioterapia de seguimiento en un entorno ambulatorio o de atención domiciliaria dentro de una semana del alta.

Se aconseja a las personas que se han sometido a cirugía primaria de ATR con prótesis cementada utilizando un método quirúrgico típico que sigan los protocolos postoperatorios para la evaluación y el cuidado. Siempre se deben seguir las instrucciones de los cirujanos.

 

Efectividad del reemplazo total de rodilla

Efectividad del reemplazo total de rodilla

La investigación actual revela que cuando los reemplazos completos de rodilla se realizan de manera efectiva en individuos bien elegidos, la gran mayoría de los pacientes logran el éxito y el implante sirve bien al paciente durante muchos años.

Según varios estudios, el 90-95% de los reemplazos totales de rodilla siguen funcionando normalmente 10 años después de la cirugía. La mayoría de los pacientes pueden caminar sin bastón, subir escaleras y levantarse de las sillas normalmente, y pueden reanudar el grado elegido de actividad recreativa.

Si un reemplazo completo de rodilla requiere revisión (reoperación) en el futuro, casi siempre se puede hacer con éxito. Sin embargo, los resultados de los reemplazos de rodilla de revisión a menudo son peores que los de los reemplazos de rodilla por primera vez.

Existe una fuerte evidencia de que la experiencia del cirujano se corresponde con el resultado de la cirugía de reemplazo total de rodilla. Es preferible que la operación inicial sea realizada por un cirujano con experiencia en este campo, como un cirujano capacitado que haya realizado una especialización y tenga práctica en la cirugía de reemplazo de rodilla. Se ha demostrado que los cirujanos con este grado de experiencia tienen menos problemas y mejores resultados que los cirujanos con menos experiencia. Como resultado, es fundamental que el cirujano que ejecuta el enfoque no sea solo un cirujano ortopédico experto, sino también un experto en cirugía de reemplazo de rodilla.

 

Riesgos

riesgo de reemplazo total de rodilla

El reemplazo total de rodilla, como cualquier tratamiento quirúrgico importante, conlleva algunos riesgos médicos. Los problemas mayores son poco comunes, aunque pueden ocurrir. Los coágulos de sangre, el sangrado y los riesgos médicos o relacionados con la anestesia, como los riesgos cardíacos, los accidentes cerebrovasculares y , en casos raros (grandes estudios han determinado que el riesgo es inferior a 1 en 400), la mortalidad son todos problemas posibles.

La infección (que puede requerir cirugía adicional), la lesión nerviosa, la posibilidad de que la rodilla se vuelva demasiado rígida o demasiado inestable para disfrutarla, la posibilidad de que el dolor persista (o que surjan nuevos dolores) y la posibilidad de que el reemplazo articular no dure toda la vida del paciente o requiera cirugía adicional son todos riesgos asociados con el reemplazo de rodilla.

A pesar de la larga y desalentadora lista de riesgos, la frecuencia general de problemas significativos después del reemplazo total de rodilla es mínima, a menudo inferior al 5%. El riesgo total de la cirugía depende obviamente tanto de la gravedad de la condición de la rodilla como del estado médico general del paciente.

 

Fisioterapia

Fisioterapia

Los pacientes que se someten a un reemplazo total de rodilla participarán en fisioterapia en el hogar o fisioterapia ambulatoria en un sitio cercano a casa después de ser dados de alta del hospital (o rehabilitación hospitalaria)

La fisioterapia puede tomar de seis a ocho semanas, dependiendo de la edad, el estado físico y el nivel de impulso del paciente. Este método generalmente requiere de dos a tres sesiones de terapia cada semana.

El tratamiento físico comienza con ejercicios de rango de movimiento y entrenamiento de la marcha (caminar supervisado con un dispositivo de asistencia como muletas de bastón o andador). Las actividades de fortalecimiento y la transición a caminar regularmente sin ayudas de apoyo se fomentan cuando tales cosas se convierten en una segunda naturaleza.

Entre las citas supervisadas de fisioterapia, todos los pacientes reciben un conjunto de ejercicios en el hogar para realizar, y los ejercicios en el hogar son un componente crucial del proceso de rehabilitación. Sin embargo, la terapia supervisada que se realiza mejor en un estudio de fisioterapia ambulatoria es tremendamente beneficiosa, y se insta a los pacientes que pueden asistir a la terapia ambulatoria a que lo hagan. 

 

¿Necesitaré algún tratamiento después del reemplazo de rodilla?

Su equipo de atención médica le recetará medicamentos para ayudarlo a controlar el dolor después de la cirugía, como:

  • Acetaminofén.
  • Opiáceos. (Se proporciona por tiempo limitado después de la cirugía).
  • AINE.

Para prevenir los coágulos sanguíneos y controlar la hinchazón, tu equipo de atención médica también podría recomendarte:

  • Anticoagulantes, como aspirina o enoxaparina inyectable según el riesgo individual de formación de coágulos sanguíneos.
  • Dispositivos de compresión, generalmente utilizados durante la hospitalización. Estos son dispositivos mecánicos que proporcionan compresión intermitente.
  • Manguera de soporte especial.

Para mantener el flujo sanguíneo en casa, su equipo le aconsejará que mueva el pie y el tobillo con frecuencia. También demostrarán ejercicios únicos para ayudar a fortalecer y restaurar la movilidad de la rodilla. Los ejercicios son fundamentales para el éxito de su cirugía de reemplazo de rodilla. El tratamiento físico comenzará en el hogar.

 

¿Cuáles son las alternativas al reemplazo de rodilla?

alternativas de reemplazo total de rodilla

Después de que las terapias alternativas para el malestar de la rodilla han fallado, un médico de atención médica puede proponer una cirugía de reemplazo de rodilla. Entre las primeras alternativas se encuentran:

  • Ejercicio o fisioterapia para fortalecer los músculos alrededor de la articulación que proporcionará estabilidad.
  • Artroscopia de rodilla para problemas mecánicos.
  • Medicamentos como AINE e inyecciones de cortisona.
  • Ayudas o soportes para caminar (por ejemplo, un bastón o andador ) y aparatos ortopédicos.

 

Reemplazo parcial de rodilla unicompartimental

Si la artritis afecta solo un lado de la rodilla, generalmente el lado interno, es posible que se realice un reemplazo parcial (unicompartimental) de rodilla.

Hay tres compartimentos de la rodilla:

  • El interior (medial), 
  • El exterior (lateral) y 
  • La rótula (patelofemoral).

Si su artritis afecta solo un lado de la rodilla, generalmente el lado interno, un reemplazo de media rodilla puede ser una opción (a veces llamado reemplazo unicompartimental o parcial). Debido a que hay menos interferencia con la rodilla que con un reemplazo total de rodilla, esto generalmente resulta en una recuperación más rápida y una mejor función.

Los reemplazos parciales de rodilla se pueden realizar con una incisión (corte) más pequeña que los reemplazos de rodilla completos, gracias a procedimientos conocidos como cirugía invasiva reducida o mínimamente invasiva. Una incisión más pequeña puede acortar aún más el tiempo de recuperación.

Debido a que debe tener ligamentos fuertes y saludables dentro de la rodilla, el reemplazo parcial de rodilla no es para todos. Esto a veces no se descubre hasta el día de la operación.

Según la investigación, las personas que se someten a reemplazos parciales de rodilla tienen más probabilidades de actualizar la rodilla que las personas que reciben reemplazos completos de rodilla: alrededor de una de cada diez personas requiere cirugía adicional después de 10 años. Aunque hay menos interferencia con la rodilla, el procedimiento es generalmente más difícil que el reemplazo total de rodilla. Como resultado, es posible que su cirujano quiera ofrecerle un reemplazo completo de rodilla más predecible.

A cualquier edad, se podría considerar un reemplazo parcial de rodilla. Permite a las personas más jóvenes mantener más hueso, lo cual es beneficioso si se requiere cirugía de revisión más adelante. Para los ancianos, el reemplazo parcial de rodilla es un procedimiento menos exigente con menos molestias y peligro de sangrado. Sin embargo, el resultado del procedimiento está determinado por el tipo de artritis en lugar de su edad.

 

Conclusión 

La rodilla es una articulación de bisagra que permite la movilidad donde el muslo se une a la parte inferior de la pierna. El reemplazo total de rodilla es una técnica quirúrgica que reemplaza la articulación de rodilla dañada con material nuevo. Proporciona resultados consistentes para las personas con osteoartritis degenerativa de cadera en etapa terminal. Puede aliviar específicamente el dolor, restaurar la función y contribuir a una mejor calidad de vida.