Rinitis crónica

Fecha de Última Actualización: 13-Apr-2023

Originalmente Escrito en Inglés

Rinitis crónica

Visión general

La rinitis es la inflamación e hinchazón de la membrana mucosa de la nariz. Hay dos formas de rinitis: alérgica y no alérgica. La rinitis alérgica es causada por una reacción de hipersensibilidad tipo 1 que causa irritación de la membrana mucosa nasal.

La rinitis infecciosa, la rinitis atrófica, la rinitis vasomotora, la rinitis inducida por fármacos, la rinitis ocupacional, la rinitis gustativa, la rinitis hormonal y la rinitis no alérgica con síndrome de eosinofilia (RNASE) son ejemplos de rinitis crónica no alérgica. La causa más común de rinitis infecciosa es una infección del tracto respiratorio superior que se desarrolla como rinosinusitis.

La congestión nasal, la rinorrea y el goteo posnasal son síntomas clínicos de la rinitis. Los pacientes con rinitis alérgica con frecuencia sufren irritación nasal, estornudos y empeoramiento de los síntomas durante temporadas específicas o cuando se exponen a ciertos alérgenos (por ejemplo, polvo, caspa de animales, esporas de moho o polen de plantas). La rinitis atrófica puede ser primaria (idiopática) o secundaria (adquirida) (por ejemplo, debido a enfermedades granulomatosas). Este tipo de rinitis se caracteriza por una cavidad nasal con mal olor y llena de costras y anosmia.

Los pacientes con RNASE pueden tener poliposis nasal e hiposmia. Evitar los alérgenos e irritantes, los tratamientos antiinflamatorios (por ejemplo, corticosteroides, antihistamínicos) y/o descongestionantes se utilizan para tratar la rinitis alérgica (por ejemplo, fenilefrina). El lavado nasal y las técnicas quirúrgicas pueden ayudar a las personas con rinitis atrófica y vasomotora a aliviar sus síntomas.

 

Tipos de rinitis crónica

Tipos de rinitis crónica

  • Rinitis alérgica (mediada por IgE) 
  • Rinitis no alérgica (no mediada por IgE):
  1. Rinitis no alérgica con síndrome de eosinofilia (RNASE).
  2. Rinitis inducida por fármacos.
  3. Rinitis medicamentosa.
  4. Rinitis hormonal incluyendo rinitis del embarazo.
  5. Rinitis ocupacional.
  6. Rinitis gustativa.
  7. Rinitis atrófica.
  8. Rinitis vasomotora.
  9. Rinitis infecciosa (generalmente como rinosinusitis).

 

¿Qué es la rinitis alérgica?

¿Qué es la rinitis alérgica?

La rinitis alérgica es una dolencia común, e incluso cuando se identifica una causa de sus síntomas, el problema aún puede volverse crónico. Esto podría deberse al hecho de que tiene varias alergias y los desencadenantes son difíciles de evitar debido a su mala respuesta a la terapia u otras circunstancias.

Muchas personas con rinitis alérgica tienen picazón o ojos llorosos además de síntomas nasales. Controlar los síntomas de la rinitis alérgica crónica es fundamental para evitar complicaciones como la sinusitis crónica.

La rinitis alérgica generalmente causa síntomas similares a los del resfriado, como estornudos, picazón y secreción nasal. Estos síntomas generalmente comienzan poco después de haber estado expuesto a un alérgeno. Algunas personas solo contraen rinitis alérgica durante unos meses a la vez porque son sensibles a los alérgenos estacionales, como el polen de árboles o pastos. Otras personas contraen rinitis alérgica durante todo el año.

La mayoría de las personas con rinitis alérgica tienen síntomas leves que se pueden tratar de manera fácil y efectiva. Pero para algunas personas los síntomas pueden ser graves y persistentes, causando problemas de sueño e interfiriendo con la vida cotidiana. Los síntomas de la rinitis alérgica ocasionalmente mejoran con el tiempo, pero esto puede llevar muchos años y es poco probable que la afección desaparezca por completo.

Si aún no ha reconocido sus alérgenos específicos, este podría ser un primer paso crucial para controlar su enfermedad. Esto a menudo es realizado por un inmunólogo, pero también puede ser solicitado por un alergólogo, un otorrinolaringólogo (otorrinolaringólogo), o incluso un médico general. El polvo, el moho y la caspa de las mascotas son las causas más frecuentes de rinitis crónica durante todo el año (perenne). 

Los medicamentos como los antihistamínicos también pueden ayudar a controlar sus síntomas. En los Estados Unidos, varios antihistamínicos diferentes ahora son accesibles sin receta, incluyendo difenhidramina, loratadina, cetirizina y fexofenadina. Astepro (clorhidrato de azelastina) es un aerosol nasal que también está disponible sin receta médica.

 

¿Qué es la rinitis crónica no alérgica?

rinitis crónica no alérgica

La rinitis no alérgica se refiere a un grupo de síntomas que son similares a las alergias nasales y la fiebre del heno, pero que no tienen una causa conocida. Rinitis no infecciosa, rinitis idiopática, rinitis vasomotora y rinitis intrínseca son todos nombres para esta afección. Para ser considerado crónico, los síntomas deben durar al menos un año.

La rinitis crónica no alérgica exhibe los mismos síntomas que la rinitis alérgica, es decir, síntomas nasales como congestión y secreción nasal. Las personas con rinitis no alérgica, por otro lado, rara vez tienen síntomas oculares.

 

Tipos de rinitis crónica no alérgica

Tipos de rinitis crónica no alérgica

  • Rinitis medicamentosa:  Se cree que la congestión nasal de rebote es causada por el uso a largo plazo de descongestionantes tópicos y algunos medicamentos orales que contraen los vasos sanguíneos de la nariz. La retirada de las gotas nasales, los ciclos breves de medicación con esteroides sistémicos y, en ciertas circunstancias, la resección quirúrgica de los cornetes si se han hipertrofiado son todos tratamientos.
  • Rinitis del embarazo: Las mujeres embarazadas pueden experimentar rinitis crónica como resultado de cambios hormonales. El moco nasal se vuelve edematoso, obstruyendo las vías respiratorias. En tales casos, algunas personas pueden contraer una infección secundaria y posiblemente sinusitis. Al prescribir medicamentos, se debe tener extrema precaución. Las terapias locales, como el uso restringido de gotas nasales, esteroides tópicos y cirugía limitada (criocirugía) a cornetes, generalmente son adecuadas para relacionar los síntomas. No se ha demostrado la seguridad de los antihistamínicos más nuevos para los fetos en desarrollo, y deben evitarse.
  • Rinitis de luna de miel: Esto generalmente es seguido por congestión nasal como resultado de la excitación sexual. El trastorno parece estar genéticamente determinado e inducido por la existencia de tejido eréctil en la nariz, que puede congestionarse durante la excitación sexual como consecuencia secundaria de las señales del sistema nervioso autónomo que activan los cambios en los genitales de hombres y mujeres. También existe un síndrome conocido como estornudos inducidos sexualmente, en el que las personas estornudan, a menudo sin control, cuando participan o piensan en la actividad sexual. Un efecto adverso frecuente de Viagra o antagonistas comparables de la fosfodiesterasa tipo 5 es la congestión nasal, que se cree que está relacionada con la rinitis de luna de miel.
  • Rinitis gustativa:  Los alimentos picantes pueden causar rinorrea, congestión nasal, lagrimeo, transpiración y enrojecimiento de la cara en ciertas personas. Se puede aliviar mediante el uso de un aerosol nasal anticolinérgico como el bromuro de ipratropio unos minutos antes de una comida.
  • Rinitis por flujo no aéreo: Se observa en individuos que se han sometido a una laringectomía, una traqueostomía o atresia coanal. La nariz no se utiliza para el flujo de aire, y los cornetes se hinchan como resultado de la ausencia de control vasomotor. Existe un riesgo adicional de infección en la atresia coanal debido a la retención de la secreción en la cavidad nasal, que normalmente debería fluir fácilmente hacia la nasofaringe.

 

Causas y factores de riesgo para la rinitis crónica no alérgica

Causas y factores de riesgo para la rinitis crónica no alérgica

Por lo general, aparece en la edad adulta y los síntomas continúan durante todo el año. La rinitis no alérgica, a diferencia de la rinitis alérgica, no activa el sistema inmunológico. La rinitis alérgica afecta a aproximadamente a 58 millones de estadounidenses. En comparación, millones de personas sufren de rinitis no alérgica.

Con frecuencia se desconoce qué causa la rinitis no alérgica. Y, en muchos casos, la afección solo se establece después de que se hayan descartado otros trastornos, como la rinitis alérgica o la infección. La rinitis no alérgica se desencadena con frecuencia por irritantes ambientales. Algunos se encuentran en casa, mientras que otros son más frecuentes en el trabajo.

Ejemplos de lo que puede desencadenar síntomas incluyen:

  • Escape del coche.
  • Cloro.
  • Humo de cigarrillo.
  • Soluciones de limpieza.
  • Colas.
  • Laca.
  • Látex.
  • Detergentes para ropa.
  • Sales metálicas.
  • Perfume.
  • Esmog.
  • Polvo de madera.

 

Algunos medicamentos pueden desencadenar rinitis no alérgica. Algunos ejemplos son:

  • AINE como la aspirina y el ibuprofeno.
  • Anticonceptivos orales.
  • Medicamentos para la presión arterial como inhibidores de la ECA y betabloqueantes.
  • Antidepresivos.
  • Tranquilizantes.
  • Medicamentos utilizados para tratar la disfunción eréctil.

 

Los alimentos y bebidas también pueden ser desencadenantes. Algunos ejemplos son:

  • Alimentos calientes como la sopa.
  • Alimentos picantes.
  • Bebidas alcohólicas, especialmente cerveza y vino.

 

Otros desencadenantes incluyen:

  • Drogas ilegales: La cocaína y otras drogas callejeras esnifadas a menudo causan rinitis crónica no alérgica.
  • Cambios climáticos: La rinitis no alérgica puede desencadenarse por cambios repentinos en el clima o la temperatura. Los esquiadores, por ejemplo, con frecuencia adquieren secreción nasal. Además, algunas personas se ven afectadas negativamente por cualquier forma de exposición al frío. Las personas incluso pueden comenzar a estornudar después de salir de un ambiente fresco y con aire acondicionado en algunos casos.
  • Cambios hormonales: La rinitis no alérgica a menudo ocurre durante períodos de desequilibrio hormonal. Por ejemplo, puede ocurrir durante la pubertad, la menstruación o el embarazo. Por lo general, comienza durante el segundo mes de embarazo y dura hasta el parto. Las afecciones hormonales como el hipotiroidismo también pueden desencadenar síntomas.

 

Evaluación de la rinitis crónica no alérgica

Evaluación de la rinitis crónica no alérgica

No existe una prueba específica que pueda determinar si se tiene rinitis no alérgica. Su médico le realizará un chequeo físico y le preguntará acerca de sus síntomas. Una prueba de alergia es el único método para garantizar que las alergias no sean la fuente de sus síntomas. Hay varios tipos de pruebas que su médico puede recetarle:

  • Análisis de sangre: Esta prueba evalúa el nivel de anticuerpos de inmunoglobulina E (IgE) en la sangre para determinar si su sistema inmunitario ha respondido a ciertos alérgenos.
  • Prueba cutánea: Su médico usará una aguja para pinchar su piel y exponerla a una pequeña cantidad de algo a lo que muchas personas son alérgicas, como moho, polen o caspa de mascotas. Si usted es alérgico a cualquiera de estos, desarrollará un bulto en la piel que se parece a una picadura de insecto.
  • Endoscopia nasal: Para examinar los senos paranasales y las fosas nasales, el médico insertará un pequeño tubo de fibra óptica llamado endoscopio en las fosas nasales.
  • Tomografía computarizada: Esta es una radiografía computarizada que produce imágenes extremadamente detalladas de sus senos paranasales.

 

¿Es curable la rinitis crónica no alérgica?

¿Es curable la rinitis crónica no alérgica?

La rinitis no alérgica no se puede curar. Pero puede ser controlado por:

  • Evitar los desencadenantes de la rinitis
  • Uso de remedios caseros como la irrigación nasal
  • Tomar medicamentos de venta libre y recetados

Las vacunas contra la alergia (inmunoterapia) no se usan para tratar la rinitis no alérgica. Si tiene rinitis no alérgica, es importante que no fume y no permita fumar en su hogar. Otras estrategias para reducir la exposición a los desencadenantes incluyen:

  • Si tiene síntomas, evite usar estufas y chimeneas de leña.
  • Si los productos químicos de limpieza, los aerosoles domésticos, los perfumes y los productos perfumados crean problemas, evítelos.
  • Pida que la familia, los amigos y los compañeros de trabajo se abstengan de usar productos perfumados que agravan los síntomas.
  • Evite usar cualquier producto químico o material que le haga estornudar o tener secreción nasal.
  • Discuta sus medicamentos actuales con su médico. Si un medicamento que necesita causa su rinitis no alérgica, su médico puede recomendar una sustitución.

Es crucial recordar que si está regando, enjuagando o lavando los senos paranasales, los CDC recomiendan usar agua destilada, estéril o previamente hervida para preparar la solución de riego. También es fundamental enjuagar el dispositivo de riego después de cada uso y dejarlo abierto al aire seco.

La irrigación nasal, cuando se realiza una o dos veces al día, puede ser extremadamente beneficiosa en el tratamiento del goteo posnasal. También es una buena manera de limpiar los senos paranasales antes de utilizar aerosoles nasales con medicamentos.

 

Los medicamentos para la rinitis no alérgica incluyen:

  • Antihistamínicos nasales: Los medicamentos recetados como la azelastina (Astelin) y la olopatadina (Patanase) ayudan a reducir el goteo posnasal, la congestión y los estornudos en minutos. Funcionan mejor cuando se usan regularmente.
  • Glucocorticoides nasales: Tomar budesonida (alergia a Rhinocort), fluticasona (Flonase) o triamcinolona (Nasacort Allergy 24hr) a diario puede ayudar a aliviar los síntomas. Estos aerosoles nasales son accesibles sin receta médica. Puede tomar muchos días o semanas observar los resultados completos. Las personas pueden beneficiarse de una combinación de antihistamínicos nasales y glucocorticoides nasales en algunos casos.
  • Ipratropio nasal: El bromuro de ipratropio (Atrovent) es ampliamente considerado como la terapia más efectiva para la secreción nasal acuosa causada por ciertas comidas y bebidas.
  • Descongestionantes: Los medicamentos descongestionantes orales como la pseudoefedrina pueden ayudar a aliviar la congestión. Pero estos generalmente no se recomiendan a menos que los antihistamínicos nasales y los glucocorticoides nasales no ayuden a los síntomas. Los aerosoles nasales descongestionantes que contienen oximetazolina y fenilefrina no deben usarse durante más de 2 a 3 días a la vez. Hacerlo puede causar congestión por uso excesivo (rebote).

En ciertas circunstancias, la cirugía para extirpar pólipos nasales, corregir un tabique desviado o reducir los cornetes (la porción de la nariz que calienta e hidrata el aire) podría mejorar la forma en que funcionan los medicamentos para la rinitis no alérgica. La cirugía, por otro lado, solo se considera como una terapia después de que todas las demás opciones no hayan logrado aliviar los síntomas.

 

¿Cómo se previene la rinitis crónica no alérgica?

previene la rinitis crónica no alérgica

No siempre puede detener sus síntomas si tiene rinitis no alérgica, pero hay cosas que puede hacer para que sea menos probable que ocurran:

  • Manténgase alejado de sus desencadenantes: Si sabe qué desencadena sus síntomas, puede evitarlos y sentirse mejor.
  • Reduzca el uso de descongestionantes nasales: Es posible que tenga la tentación de buscar consuelo de ellos, pero si toma aerosoles descongestionantes nasales durante más de unos pocos días, sus síntomas empeorarán.
  • Hable con su médico: Si su terapia actual no está funcionando, su médico puede ser capaz de diseñar un nuevo plan de tratamiento que lo hará.

 

Conclusión

La rinitis

La rinitis es la inflamación e hinchazón de la membrana mucosa nasal. Hay dos formas de rinitis: rinitis alérgica y rinitis no alérgica. La rinitis alérgica se caracteriza por una reacción de hipersensibilidad tipo 1 que causa inflamación de las membranas mucosas nasales.

La rinitis alérgica, de la cual el tipo estacional se llama fiebre del heno, es un tipo de inflamación en la nariz que ocurre cuando el sistema inmunológico reacciona de manera exagerada a los alérgenos en el aire. Secreción o congestión nasal, estornudos, ojos rojos, con picazón y llorosos, e hinchazón alrededor de los ojos son signos y síntomas. El líquido nasal es normalmente claro. Los síntomas generalmente aparecen en cuestión de minutos después del contacto con alérgenos y pueden interferir con el sueño y la capacidad de trabajar o estudiar. Algunas personas solo pueden tener síntomas en ciertos períodos del año, con frecuencia como resultado de la exposición al polen. Muchas personas que sufren de rinitis alérgica también sufren de asma, conjuntivitis alérgica o dermatitis atópica.

La rinitis no alérgica es una inflamación de la sección interna de la nariz causada por algo más que una alergia. La rinitis no alérgica se caracteriza por síntomas como estornudos recurrentes o una nariz congestionada y goteante en ausencia de una respuesta alérgica identificable. La rinitis no alérgica también se conoce como rinitis vasomotora y rinitis perenne. La rinitis no alérgica es común en otorrinolaringología, representando el 40% de todos los casos. La rinitis alérgica es más frecuente que la rinitis no alérgica; sin embargo, ambos trastornos se presentan, exhiben y tratan de manera similar. La irritación nasal y los estornudos paroxísticos están más comúnmente relacionados con la rinitis no alérgica que con la rinitis alérgica.

La exposición temprana a animales puede reducir el riesgo de adquirir estas alergias específicas. Los esteroides nasales, los antihistamínicos como la difenhidramina y el cromolín sódico, y los antagonistas de los receptores de leucotrienos como el montelukast se usan para tratar los síntomas alérgicos. Los medicamentos no siempre controlan completamente los síntomas y pueden tener efectos negativos. La inmunoterapia con alérgenos (AIT), que consiste en exponer a los pacientes a cantidades crecientes de alérgenos, es frecuentemente beneficiosa. El alérgeno puede administrarse como una inyección debajo de la piel o como una píldora administrada debajo de la lengua.

Si los síntomas de la rinitis se acompañan de fiebre, dolor facial, dolores de cabeza, dolor de muelas, fatiga extrema o secreción nasal maloliente, consulte a su proveedor de atención médica de inmediato. Esto puede ser un signo de una infección sinusal que necesita tratamiento con antibióticos.