Tumor espinal

última fecha actualizada: 06-Jul-2023

Escrito originalmente en inglés

Tumor espinal

Los tumores primarios, que surgen de la columna vertebral y sus estructuras circundantes, y los tumores secundarios (metastásicos) de órganos distantes, que se diseminan hematógena y linfáticamente y se encuentran en la columna vertebral y sus tejidos circundantes, son los dos tipos de tumores de columna estudiados. La columna vertebral está predispuesta a la metástasis porque está fuertemente vascularizada y tiene una estrecha asociación con los sistemas regionales de drenaje linfático y venoso (particularmente el plexo venoso de Batson). El tipo de tumor más prevalente en la columna vertebral son los tumores metastásicos (que representan el 96 por ciento de todos los casos). Se sabe que los adenocarcinomas, que surgen con mayor frecuencia en el pulmón, la mama, la próstata, el riñón, el tracto gastrointestinal y la tiroides, se diseminan a la columna vertebral. Se demostró que entre el 55 y el 70 por ciento de los pacientes con cáncer habían experimentado metástasis óseas antes de la muerte, con un aumento del número al 85 por ciento en el caso del cáncer de mama. La cirugía se puede utilizar para tratar hasta el 15% de las personas con metástasis espinales sintomáticas. Las columnas torácica y toracolumbar son los lugares más comunes para la metástasis de la columna vertebral (70 por ciento), con la columna lumbar y el sacro que representan más del 25 por ciento de las lesiones metastásicas. La columna cervical es un lugar menos común para las metástasis.

Se desconoce la verdadera incidencia de tumores primarios de la columna vertebral porque son poco frecuentes y la mayoría de estas lesiones son asintomáticas. Se cree que la incidencia de hemangiomas y enostosis, que alguna vez se pensó que eran los tumores primarios más frecuentes de la columna vertebral, está entre el 12 y el 14 por ciento. Se ha descubierto que esta proporción depende de las lesiones descubiertas por casualidad mientras se realizan procedimientos de diagnóstico por otras razones. Se evitará el uso de procedimientos diagnósticos innecesarios si estas lesiones asintomáticas, que son bastante frecuentes en la columna vertebral y no requieren tratamiento, se diagnostican adecuadamente. A excepción de algunos tumores primarios (osteoblastoma, cordoma) que tienden a afectar la columna vertebral, las neoplasias malignas que se originan en el sistema esquelético rara vez se observan en la columna vertebral. Es fundamental distinguir el tumor espinal primario de las infecciones, especialmente las infecciones espinales. Los tumores malignos primarios de la columna vertebral son el tipo de tumor menos común de la columna vertebral. Solo el 12% de todos los sarcomas óseos y de tejidos blandos tienen una relación con la columna vertebral.

 

Tipos de tumor espinal

El dolor de espalda es causado por cuatro tipos de tumores espinales: tumores de la columna vertebral, tumores intradurales-extramedulares (en las membranas que rodean la médula espinal), tumores intramedulares (dentro de la médula espinal) y tumores extradurales (fuera de la médula espinal) (entre las membranas y los huesos de la columna vertebral). Hay algunos tumores espinales que se desarrollan en los nervios de la médula espinal, los más comunes de los cuales son los ependimomas y varios gliomas.

Un tumor espinal primario es una neoplasia maligna que comienza en el tejido espinal. Un tumor espinal secundario es un tumor que ha migrado a la columna vertebral desde otra ubicación. Los tumores en la mama, la próstata, el pulmón y otros órganos pueden migrar a la columna vertebral. 

 

Causas del tumor espinal

Causas del tumor espinal

El tumor espinal primario no tiene una causa reconocida. Ciertas mutaciones genéticas hereditarias causan algún tumor espinal primario.

Los vasos sanguíneos, las vértebras de la columna vertebral, las meninges, las raíces nerviosas y las células de la médula espinal pueden verse afectados a medida que crece un tumor. El tumor puede causar lesiones al comprimir la médula espinal o las raíces nerviosas. El daño puede volverse irreversible con el tiempo.

 

Síntomas del tumor espinal

Síntomas del tumor espinal

Los historiales médicos y los resultados del examen físico en pacientes con un tumor espinal no siempre están relacionados con la afección actual. Sin embargo, para proporcionar al médico algunas pistas sobre la enfermedad, estos datos deben examinarse y evaluarse a fondo. El dolor es el síntoma más prevalente y prominente en pacientes con un tumor espinal. Los pacientes con un tumor espinal, al igual que los pacientes con otros tumores del sistema esquelético, creen que su dolor está relacionado con un incidente traumático reciente, ya sea real o asumido. Esta condición puede implicar una fractura patológica, que es causada por el colapso del cuerpo vertebral como resultado de la degradación actual,resultado de un traumatismo leve. El indicador más común de un tumor espinal es el dolor que comienza gradualmente, empeora constantemente, es frecuentemente persistente por la noche y finalmente preocupa al paciente incluso cuando está en reposo. Una fractura patológica se define como dolor agudo que comienza sin ningún trauma en un paciente que no ha tenido síntomas previos. El dolor en un tumor espinal puede ser causado por una variedad de factores. Un tumor que se forma dentro del cuerpo vertebral y se expande causa remodelación ósea y adelgazamiento de la corteza al principio, más tarde fractura patológica e invasión estructural paravertebral. La principal fuente de molestias al comienzo de la enfermedad es un periostio estirado causado por el agrandamiento cortical. Tras la aparición de la fractura, surgen molestias por compresión neural, deficiencias neurológicas e inestabilidad. Las molestias en la cintura y la espalda son muy frecuentes en la población general. La sensibilidad local se observa en la mayoría de los individuos con el tumor espinal, que es un signo que no se ve en los problemas no traumáticos de la columna vertebral. Debido al dolor, los tumores benignos en los niños pueden causar escoliosis secundaria o tortícolis. Una postura cifótica se puede encontrar en el contexto de una fractura patológica.

Los síntomas radiculares son comunes en personas con un tumor espinal. Los síntomas radiculares también pueden ocurrir como resultado de la invasión o compresión de la raíz nerviosa por parte del tumor, y las fracturas patológicas pueden causar molestias en la raíz. Es crucial evaluar los procesos que llevaron al desarrollo de una deficiencia neurológica en pacientes que han tenido una. Un paciente con un inicio rápido de paraparesia y paraplejia que previamente tenía dolor y un paciente que adquirió un déficit neurológico en meses tienen pronósticos y comportamientos tumorales muy diferentes.

Otro factor a considerar al examinar a los pacientes con un tumor espinal es su edad. Los cánceres hematológicos y las neoplasias malignas metastásicas, que son los tumores más prevalentes de la columna vertebral, generalmente se observan más allá de los 50 años de edad.

Los tumores óseos primarios benignos como los hemangiomas, el granuloma eosinofílico , el osteoma osteoide, el osteoblastoma, el quiste óseo aneurismático y el tumor de células gigantes deben considerarse en primer plano en los casos menores de 18 años. El osteosarcoma y el sarcoma de Ewing son los tumores malignos más frecuentes en pacientes jóvenes.

Al examinar a los pacientes con un tumor en la columna vertebral, hay que investigar los antecedentes actuales y probables de contacto con el cáncer y los carcinógenos. Se han dado casos de pacientes que han desarrollado metástasis en la columna vertebral años después de completar el tratamiento del cáncer.

 

Diagnóstico de tumor espinal

Radiografía del tumor espinal

Radiografía del tumor espinal

En el caso de trastornos de la columna vertebral, las radiografías simples siempre deben ser la primera línea de imágenes. Otras regiones de la columna vertebral y la pelvis, además de la radiografía simple de la ubicación sospechosa, deben verificarse en pacientes con sospecha de neoplasias malignas de la columna vertebral. Las radiografías simples pueden ayudar a identificar aproximadamente el 85% de los tumores benignos, así como algunos tumores malignos y lesiones metastásicas, que tienen una apariencia más específica. En el 45% de los individuos con metástasis en la columna vertebral, se observan signos radiográficos simples. Para que una lesión destructiva de la columna vertebral sea visible en las radiografías simples, se debe perder al menos el 55% del hueso trabecular. Los signos radiográficos simples en muchas neoplasias hematológicas malignas pueden no ser visibles hasta el final de la progresión de la enfermedad. Las lesiones metastásicas pueden tener características radioplásticas, osteolíticas o mixtas. Las metástasis de columna vertebral del carcinoma de próstata y mama suelen ser lesiones osteoblásticas o de tipo mixto, mientras que los carcinomas de pulmón y tiroides, así como el carcinoma de células renales, suelen ser lesiones metastásicas líticas.

Las lesiones radiopacas que se extienden más allá del rectángulo que define los bordes del cuerpo vertebral suelen ser lesiones malignas iniciales de la columna vertebral, como el osteosarcoma o el condrosarcoma. Una pequeña sombra que limita la aparición de un pedículo en una radiografía anteroposterior, conocida como el “signo del búho guiñando el ojo”, sugiere que la masa tumoral se ha diseminado desde el cuerpo vertebral hasta el área paraespinal. El signo del búho guiñando el ojo es el marcador radiográfico directo más común de una lesión metastásica. La presencia de una o más lesiones líticas es otra evidencia radiográfica común para el tumor espinal. La destrucción ósea está indicada por lesiones líticas. Sin embargo, la naturaleza del tumor en la columna vertebral, así como todos los tumores óseos, puede determinarse por el patrón de destrucción. La destrucción geográfica indica una progresión más lenta del tumor, las lesiones apolilladas indican una progresión más rápida del tumor y la destrucción permeativa indica una progresión rápida del tumor. El colapso del cuerpo vertebral, también conocido como fractura por compresión, es otra característica radiográfica común. Es difícil distinguir entre las fracturas por compresión osteoporótica patológicas y benignas . En circunstancias en las que las radiografías simples son negativas o cuestionables, la gammagrafía ósea es el método de diagnóstico más útil. Los radioisótopos se utilizan en la gammagrafía ósea, que es un proceso de diagnóstico. A pesar de que la gammagrafía ósea tiene una baja especificidad, excepto en algunas neoplasias malignas como el osteoma osteoide, es una herramienta de diagnóstico valiosa debido a su alta sensibilidad y capacidad para escanear todo el cuerpo, que no está disponible con otros métodos de diagnóstico. También se puede utilizar para guiar la biopsia e identificar la enfermedad primaria en cánceres metastásicos con orígenes primarios poco claros.

 

Tomografía computarizada del tumor espinal

En la evaluación de tejidos mineralizados, la tomografía computarizada (TC) es el método más ventajoso. La TC, que es superior a la radiografía convencional en términos de su capacidad para examinar estructuras anatómicas complicadas como la columna vertebral en tres dimensiones, se puede utilizar para analizar incluso estructuras anatómicas complejas como la columna vertebral. Sin embargo, la afinidad y eficacia inadecuadas del método en tumores de tejidos blandos son limitaciones.

 

Resonancia magnética del tumor espinal

Resonancia magnética del tumor espinal

En el examen de la médula ósea y el canal espinal, la relación del tumor con las estructuras neurovasculares y la vasculatura tumoral, la resonancia magnética (IRM) supera a todos los demás métodos de diagnóstico en las neoplasias malignas de la columna vertebral. La resonancia magnética es una buena herramienta para examinar los niveles adyacentes con imágenes sagitales grandes y transversales en individuos con afectación del canal espinal. Se ha observado deterioro neurológico en niveles adyacentes o distantes en el 12% de las metástasis de la columna vertebral con invasión del canal espinal. La capacidad de la resonancia magnética para distinguir entre fracturas por compresión osteoporótica y fracturas espinales patológicas es crucial. Las fracturas patológicas muestran una baja intensidad de señal en las exploraciones ponderadas en T1 y una alta intensidad de señal en las exploraciones ponderadas en T2, aunque las compresiones osteoporóticas muestran una baja intensidad de señal en ambas exploraciones, a pesar de la falta de consenso hasta el momento. Este descubrimiento, sin embargo, no se aplica a las fracturas osteoporóticas agudas. Debido al edema y la congestión dentro del hueso trabecular, las fracturas por compresión osteoporótica en la condición aguda (3-6 semanas después de la fractura) mostrarían una baja intensidad de señal en las exploraciones ponderadas en T1 y una alta intensidad de señal en las exploraciones ponderadas en T2. El patrón de señal de la médula ósea debe investigarse en tales circunstancias. Los tumores intra y extradurales, así como los tumores intra y extramedulares, se pueden distinguir mediante una resonancia magnética mejorada con contraste de gadolinio.

 

Biopsia de tumor espinal

La biopsia es el paso final y más importante en el diagnóstico del tumor espinal, especialmente aquellos con un origen primario poco claro. Todas las técnicas diagnósticas deben utilizarse racionalmente antes de planificar la biopsia, y se debe identificar la ubicación precisa de la lesión. La aspiración con aguja fina, la biopsia de corte verdadero, la biopsia incisional o por escisión son todas opciones para biopsias de tumores espinales. Se utilizan métodos percutáneos como la biopsia con aguja fina y la biopsia de corte verdadero. Es importante recordar que las células tumorales contaminan las rutas de biopsia, por lo que las biopsias deben realizarse lejos de las estructuras neurovasculares a través de pequeñas incisiones que eventualmente se pueden extirpar junto con la masa tumoral en un procedimiento quirúrgico definitivo.

 

Tratamiento del tumor espinal

Cirugía de tumor espinal

Cirugía de tumor espinal

El objetivo principal del tratamiento para los tumores de columna vertebral es el control local de la enfermedad y al menos un año de supervivencia para las metástasis de la columna vertebral. El tratamiento más eficaz para el dolor y los problemas neurológicos producidos por la inestabilidad espinal es la cirugía. Las indicaciones para la cirugía incluyen inestabilidad espinal, colapso vertebral con o sin déficits neurológicos, neoplasias malignas resistentes a la radioterapia, dolor insoportable que no responde a la terapia convencional y deterioro neurológico antes, durante o después de la radioterapia. La descompresión de la compresión tumoral en la médula espinal, el establecimiento de una columna vertebral sólida libre de tumor y la morbilidad mínima son los principios generales de la cirugía de tumores espinales.

Los métodos quirúrgicos paliativos en tumores metastásicos de la columna vertebral incluyen la descompresión del canal espinal posterior con instrumentación posterior, la restauración de la pérdida ósea del cuerpo vertebral con técnicas de aumento de cemento y la espondilectomía total con estabilización anterior y posterior. Además de estos métodos quirúrgicos, la laminectomía total / parcial, la resección total / parcial del cuerpo vertebral, la resección fragmentada y el legrado se pueden utilizar para tratar un tumor espinal primario.

La espondilectomía total, también conocida como vertebrectomía, es una técnica de escisión grande para tumores de la columna vertebral que se puede realizar en una o dos etapas. En una espondilectomía total de dos etapas, primero se utiliza la instrumentación posterior, seguida de la laminectomía total a través de la sección pedicular bilateral. Luego, el paciente se coloca en posición supina y se extrae el cuerpo vertebral mediante un enfoque anterior. Las raíces nerviosas segmentarias y los vasos, así como los discos caudales y craneales, se ligan y diseccionan durante la espondilectomía total. El defecto anterior debe repararse una vez que se ha extirpado el cuerpo vertebral. Tomita et al. establecieron una espondilectomía completa en bloque de una etapa. Después de la disección forzada del cuerpo vertebral de las estructuras cercanas y los vasos principales que se encuentran anteriores a la columna vertebral, el cuerpo vertebral se elimina mediante un enfoque posterior.

En el tumor espinal, la resección radical es difícil. Se requiere la extirpación total del cuerpo vertebral del nivel afectado, así como de ese nivel del saco dural, la médula espinal y los nervios espinales, según los principios quirúrgicos oncológicos. A pesar de que es excesivamente mórbida, esta cirugía rara vez se realiza como operación de salvamento.

 

Tumor espinal benigno

Tumor espinal benigno

Los tumores primarios benignos más frecuentes de la columna incluyen osteoma osteoide, osteoblastoma, osteocondroma, tumor de células gigantes del hueso, quiste óseo aneurismático, granuloma eosinofílico y neurofibroma. El tumor espinal benigno primario es más común que los tumores malignos primarios. La recaída es común en tumores agresivos benignos, incluidos los tumores de células gigantes del hueso, el osteoblastoma y el quiste óseo aneurismático. Como resultado, se deben usar medicamentos adyuvantes locales y resección marginal en el tratamiento quirúrgico de estos tumores.

Los osteocondromas, al igual que otros tumores benignos de la columna vertebral, surgen de los elementos posteriores y se vuelven sintomáticos cuando el canal espinal se ve comprometido o las raíces nerviosas se comprimen. Es importante recordar que si la tapa del cartílago de los osteocondromas no se extirpa por completo, el tumor puede regresar.

Un tumor espinal benigno primario común es el osteoma osteoide. El osteoma osteoide es frecuente en adolescentes y adultos jóvenes con escoliosis secundaria dolorosa y dolor que aumenta por la noche y se alivia con medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, particularmente acetilsalicilato. Todo el nidus se elimina en el tratamiento del osteoma osteoide. Después del tratamiento, los síntomas desaparecen por completo.

La columna vertebral es el sitio más frecuente para el osteoblastoma en todo el esqueleto. Aunque el osteoblastoma es histopatológicamente idéntico al osteoma osteoide, tiene características clínicas y radiológicas distintas. Los osteoblastomas, al igual que otros tumores benignos, generalmente surgen de los componentes posteriores. El osteoblastoma, a diferencia del osteoma osteoide, puede desarrollarse en el canal espinal y comprimir el saco dural. Los osteoblastomas se tratan con escisión intralesional o resección marginal, dependiendo del grado histológico. En raras circunstancias, la radiación postoperatoria puede ser posible en términos de manejo local.

El tumor benigno más común de la columna vertebral es el hemangioma. Los hemangiomas afectan principalmente al cuerpo vertebral y son lesiones asintomáticas. Los hemangiomas se observan en el 11% de la población general, según los datos de la autopsia. Los hemangiomas pueden inducir fracturas patológicas incluso si son asintomáticos. Los hemangiomas también pueden inducir síntomas durante el tercer trimestre del embarazo.

En pacientes menores de 20 años, los quistes óseos aneurismáticos (QOA) son frecuentes en los componentes posteriores de la columna vertebral. Los QOA tienen una propensión a involucrar múltiples segmentos. Las lesiones de QOA están en constante crecimiento y expansión, ya sean activas o agresivas (etapas 2-3). Los QOA se tratan con embolización o resección extensa después de la embolización. Los QOA tienen una tasa de recurrencia general del 30 por ciento.

El sacro se ve más típicamente afectado por tumores óseos de células gigantes (TCG) que otras regiones de la columna vertebral. Debido a su ubicación dentro del cuerpo vertebral, la obtención de márgenes quirúrgicos limpios en el tratamiento quirúrgico de los TCG es un desafío. Debido a que la resección fragmentaria se acompaña de un riesgo de recurrencia del 50% en la terapia quirúrgica de los TCG, los márgenes quirúrgicos deben apuntar a una resección extensa. Debido a la alta probabilidad de transformación sarcomatosa, la radiación postoperatoria para el control local es polémica. El osteosarcoma secundario es la consecuencia más común de esta transformación. A pesar de que los TCG son tumores benignos, pueden diseminarse a los pulmones.

El granuloma eosinofílico es un tumor benigno que afecta con mayor frecuencia a niños y adolescentes. El cuerpo vertebral se aplana uniforme y rápidamente como resultado del granuloma eosinofílico. La vértebra plana es la característica radiológica de este tipo de afectación del cuerpo vertebral. Siempre resuelve por sí solo. El tratamiento tradicional es la prevención de la cifosis con observación y, en algunas situaciones, refuerzos.

 

Tumor espinal maligno

Tumor espinal maligno

El osteosarcoma, el sarcoma de Ewing y el condrosarcoma son los tres sarcomas primarios del sistema musculoesquelético más comunes que se encuentran en la columna vertebral. Estos tumores pueden aparecer en cualquier lugar a lo largo de la columna vertebral. Los niños y adolescentes tienen más probabilidades de desarrollar osteosarcoma y sarcoma de Ewing, pero los adultos y las personas mayores tienen más probabilidades de desarrollar condrosarcomas.

Los pacientes entre las edades de 7 y 20 años tienen más probabilidades de desarrollar sarcoma de Ewing. Debido a la naturaleza inflamatoria de los sarcomas de Ewing, es posible que se malinterprete como una infección, retrasando su detección. La hinchazón, el dolor localizado, la fiebre y una elevación en la velocidad de sedimentación son síntomas comunes en los pacientes con sarcoma de Ewing. Solo el 6% de los pacientes con sarcoma de Ewing tienen afectación de la columna vertebral. El sarcoma de Ewing se encuentra más típicamente en la pelvis en pacientes con afectación del esqueleto axial. A diferencia de los huesos largos, donde la respuesta perióstica y la destrucción permeable son comunes, el principal hallazgo radiológico de la afectación espinal del sarcoma de Ewing son las lesiones líticas acompañadas de masas de tejidos blandos en el cuerpo vertebral. El sarcoma de Ewing se puede distinguir de la espondilodiscitis por la preservación de discos contiguos. En la mayoría de las infecciones espinales pediátricas, la enfermedad comienza en el espacio del disco y progresa a las placas terminales vertebrales, pero en el sarcoma de Ewing, la afectación comienza en el hueso trabecular central del cuerpo vertebral, con la afectación de la placa terminal que aparece más tarde en la invasión de los tumores. Los sarcomas de Ewing en las extremidades y la columna vertebral reaccionan eficazmente a la quimioterapia debido a la alta proliferación celular del tejido tumoral. En el sarcoma de Ewing, es posible una resección amplia con márgenes quirúrgicos claros después del tratamiento neoadyuvante. En casos de márgenes quirúrgicos contaminados, se debe administrar radiación postoperatoria. 

Aunque el osteosarcoma es el tumor maligno primario de hueso más frecuente, rara vez afecta a la columna vertebral. La columna vertebral es la fuente de alrededor del 3% de todos los osteosarcomas. La aparición más frecuente de osteosarcoma clásico es en la segunda década de la vida. Los osteosarcomas secundarios, que resultan de la transformación sarcomatosa de enfermedades pre-sarcomatosas como la enfermedad ósea de Paget y la displasia fibrosa, pueden tener un segundo pico de ocurrencia en la sexta década de la vida. La columna vertebral y la pelvis son los sitios más comunes de los osteosarcomas de Paget. El tratamiento para los osteosarcomas de la columna vertebral es idéntico al de los osteosarcomas de las extremidades. En los últimos 45 años, el tratamiento del osteosarcoma ha progresado. Antes de la década de 1970, la tasa de supervivencia a 5 años para los osteosarcomas era del 15 por ciento, con un 75-80 por ciento de los pacientes que vivían sin indicación de enfermedad. El osteosarcoma se trata actualmente con dos rondas de quimioterapia neoadyuvante , seguidas de una resección amplia o radical y al menos cuatro rondas adicionales de quimioterapia. El pronóstico de un tumor está determinado por su respuesta a la quimioterapia.

Los condrosarcomas son más frecuentes en la columna vertebral que los otros sarcomas primarios. El condrosarcoma es resistente a la quimioterapia y la radioterapia debido a la naturaleza extremadamente avascular del tejido cartilaginoso, por lo tanto, el tratamiento quirúrgico con márgenes quirúrgicos amplios o radicales es el determinante clave del pronóstico. El objetivo principal del tratamiento quirúrgico debe ser la resección radical.

El cordoma es un tumor que crece a partir de restos de las células notocordales y no surge del sistema musculoesquelético. A pesar de que no es un tumor esquelético primario, el cordoma afecta a la columna vertebral y es particularmente destructivo para el sacro y las vértebras lumbares inferiores. Uno de los tumores sacros más prevalentes es el cordoma. El sacro representa el 65% de los cordomas, mientras que la base del cráneo representa el 20%, y el resto del esqueleto axial representa el 15%. Los cordomas se encuentran más comúnmente en la línea media del sacro y la mitad caudal. Los síntomas más típicos son estreñimiento, coccigodinia, hemorroides e incontinencia urinaria. En un examen rectal digital, la mitad de los cordomas sacros son palpables. El cordoma se evalúa mejor mediante resonancia magnética porque es un tumor de tejidos blandos. Debido a que los márgenes quirúrgicos son tan importantes en el pronóstico del cordoma, la resección amplia debe ser el objetivo, particularmente en el tratamiento del cordoma sacro.

 

Conclusión

Tumor espinal

El componente más grande del esqueleto axial que soporta órganos importantes es la columna vertebral. Las neoplasias malignas más comunes que afectan la columna vertebral son los tumores metastásicos. Los tumores óseos benignos son los cánceres más comunes que afectan la columna vertebral, seguidos de los tumores metastásicos. Los sarcomas óseos primarios son los tumores menos comunes que afectan la columna vertebral. Puede ser difícil diferenciar entre los tumores primarios y metastásicos en la columna vertebral. En la columna vertebral, los tumores metastásicos de origen poco claro también son comunes. La localización de las lesiones primarias es importante en el tratamiento del tumor espinal metastásico. Como resultado, en el caso de metástasis iniciales desconocidas, la biopsia es un paso vital que influye en las opciones de tratamiento. Es importante recordar que las lesiones metastásicas que afectan a la columna vertebral son parte de la neoplasia maligna sistémica. La importancia de la estadificación quirúrgica para decidir la estrategia de tratamiento no puede exagerarse. El alivio del dolor con el mantenimiento de las funciones mecánicas y neurológicas de la columna vertebral debe ser el objetivo del tratamiento para los tumores metastásicos. La eliminación de la enfermedad local mientras se mantienen las capacidades mecánicas y neurológicas de la columna vertebral debe ser el objetivo del tratamiento primario del tumor. Todas las operaciones diagnósticas e intervencionistas en tumores primarios o metastásicos de columna, así como el manejo general del paciente, deben realizarse en un enfoque multidisciplinario, como con todos los procedimientos de cirugía oncológica.